Se encuentra usted aquí

Maléfica: la villana no villana vuelve más épica que nunca

En cines de todo el mundo desde el 17 octubre.
Disney.
Disney.
Por
Redacción Shock

En 2014, Maléfica fue un éxito tanto con la crítica como con el público (recaudó más de 700 millones de dólares en taquilla). Nos cambió la versión de un clásico cuento de hadas y nos cuestionó sobre qué (o a quién) consideramos "bueno" o "malo". Angelina Jolie logró un personaje icónico que todas querían ser en Halloween. Por eso no es de extrañar que Disney haya preparado una secuela de una de sus cintas recientes más taquilleras.

¿Por qué Angelina Jolie es la perfecta Maléfica?

Esta nueva entrega (en cines desde el 17 de octubre)  transcurre 5 años después de la primera. Aurora ya es reina del páramo y va a casarse con el príncipe Phillip, algo que trae consecuencias no solo para ella y su ahora madrina Maléfica, sino para todos los habitantes de 2 reinos que tradicionalmente han estado enfrentados.

Ya sabemos que Maléfica no es la mala de la historia, así que esta nueva entrega nos presenta a una nueva villana: Michelle Pfeiffer, interpretando a la reina Ingrith. Sin duda, la escena junto a Maléfica y al resto de la familia en el castillo es una de las más divertidas de toda la película. Pfeiffer se luce con una interpretación contundente y muy atrevida. Por su parte, Elle Fanning en su rol de Aurora deja de ser la damisela en peligro y regresa mucho más fuerte y segura.

Sin duda, uno de los elementos más interesantes en esta nueva entrega es la presencia de otras hadas oscuras similares a Maléfica, algo que no habíamos visto anteriormente. Es un grupo de criaturas mágicas que ha sido tradicionalmente oprimido y que por fin va a reclamar lo que le pertenece, una relación muy apropiada con muchos pueblos que a lo largo de la historia lucharon arduamente por sus derechos. Hay una batalla épica tremenda visualmente que sin duda aleja a la historia del clásico cuento de hadas.

Los páramos y todos los paisajes que vemos en la cinta son sumamente atractivos. Su director, Joachim Rønning, sabe cómo llevarnos por escenarios y personajes fantásticos que cobran vida frente a nuestros ojos.

En su segunda entrega, Maléfica mantiene su fórmula del éxito: usar los cuentos de hadas como una excusa para hablarnos de algo más (recordemos que la primera parte de Maléfica plantea una discusión sobre el abuso sexual). Una historia de castillos, reinas y princesas en la que también se abordan temas como el racismo, la discriminación, el cuidado del planeta y los recursos naturales, y aspectos filosóficos de nuestra existencia en la tierra y la convivencia con otras personas. Serán felices y comerán perdices, pero el camino no es tan sencillo como nos lo contaron de niños.

 

Más contenido sobre: