Se encuentra usted aquí

7 consejos para ayudar al medio ambiente desde su vestimenta

Porque no hay que dejar de estar a la moda para comprar responsable
Tomado de: GettyImages
Tomado de: GettyImages
Por

No, ser sostenibles a la hora de vestirnos no significa andar por la vida en tapa rabos y dejar de comprar. Por eso en esta guía encontrará todo lo que necesita saber para dar el primer paso y llenar su closet de conciencia.  ¡Es hora de perderle el miedo a la sostenibilidad y unirse al cambio!

Por: María Cometa // @MariaCometa       

Aunque cada día más personas se familiarizan con el concepto de moda sostenible en el mundo y se ha despertado conciencia sobre la problemática que hay detrás de la industria de la moda, a muchos les cuesta imaginarse cómo es un closet sostenible. Algunos creen que se trata de tirar a una caneca en llamas todo lo que provenga de una tienda de fast fashion y ser capaces de sobrevivir con cinco chiros por el resto de nuestros días y es por eso que a muchos les asusta la idea de ser compradores responsables.  Pero no, tener un closet sostenible no consiste en dejar de comprar ni nada por el estilo, simplemente se trata de vestirnos con más sentido.

 

PRIMERO LO PRIMERO:  CAMBIARSE EL CHIP

La realidad es que más allá de tener fuerza de voluntad para no caer en la tentación de la ropa barata y súper trendy, ser sostenibles implica entender que por encima de nuestros deseos está el bienestar del planeta y los derechos humanos de millones de personas que hoy viven bajo esclavitud moderna en las fábricas donde se hace nuestra ropa. Así que reflexionar sobre esto es el primer paso para que pueda elegir lo mejor para su closet, solo así dejamos de comprar por comprar.

EL EXORCISMO

¿Sabe qué tiene en el closet? Seguramente hay cosas que ni siquiera sabía que existían, que nunca usa o que simplemente ya no le gustan. Identifique qué cosas son indispensables y cuáles están haciendo bulto, conserve las prendas que definitivamente viste con frecuencia y saque el resto.  Esto no solo le ayudará a tenerlo más ordenado, sino también a saber qué cosas realmente le hacen falta, ahora sí podrá comprar de forma más inteligente.

NO BOTES, OPTIMIZA.

Lo comprado, comprado está, salir a tirar todo a la basura solo va a generar más contaminación: si es de una marca Fast Fashion pero le gusta y lo usa, consérvelo. El siguiente paso para rehabilitar su closet es buscar la manera de alagar el ciclo de vida de esas prendas que definitivamente le están estorbando. Una forma efectiva de hacerlo es clasificarlas en tres categorías: Donaciones, para que otras personas que las necesitan puedan darles una segunda oportunidad;Intercambios, para hacer swapping con amigos (aquí pueden ir todos los regalos de sus tías que hasta tienen todavía la etiqueta); y Arreglos/Experimentos, pues muchas veces dejamos de usar cosas porque necesitan pequeñas reparaciones o nos cuesta trabajo botarlas porque en el fondo sabemos que tienen potencial. Estas últimas se pueden convertir en piezas increíbles con pequeñas transformaciones,  así que es hora de volver donde la costurera o animarse a probar un DIY.  Lo importante es evitar en lo posible que la ropa termine en la basura.

ARME UN BUEN FONDO DE ARMARIO

El fondo de armario es una selección de prendas básicas atemporales que le aportan versatilidad a su closet. La función de estas piezas es ser un complemento con el que pueda mezclar aquellas estampadas y coloridas. Aunque hay unos básicos que funcionan para todos, como la camiseta blanca, la chaqueta de jean o un blazer negro, por ejemplo, el fondo de armario es algo muy personal. Analice su estilo de vida, qué tipo de ropa usa en el día a día, cómo es su código de vestuario para el trabajo o el estudio, cómo le gusta salir los fines de semana y de acuerdo a eso podrá saber qué prendas son imprescindibles.

REGULE SU PRECIONÓMETRO

Sin duda una de los principales factores que influyen en nuestras decisiones de compra es el precio. Con la llegada del Fast Fashion, nos hemos acostumbrados a los precios muy bajos, pues el verdadero precio de estas prendas en estas tiendas lo paga alguien más a punta de esclavitud.  Si está en proceso de convertirse en un consumidor de moda ejemplar es momento de pensar en un ahorro no solo para tu bolsillo, sino también para el planeta. No se trata tampoco de pagar millonadas, pero sí el precio justo. Recuerde que detrás de cada prenda hay personas que imprimieron esfuerzo y trabajo para confeccionarlas: la ropa no es hecha simplemente por máquinas.

ADQUIERA HÁBITOS DE COMPRA MÁS SOSTENIBLES

  • Pregúntese de dónde viene su ropa
    Acostúmbrese a leer etiquetas pues ahí encontrará información importante sobre de dónde viene la ropa.
  • Prefiera lo local
    Cuando compra a diseñadores y marcas locales, promueve el desarrollo económico de su región o país, ayuda a generar empleo, pero también esto le permite tener un poco más de control para saber bajo qué condiciones y dónde fue hecha.
  • Pruebe otras alternativas como el reciclaje
    Comprar ropa de segunda mano siempre será una de las formas para tener un closet más sostenible, pues dando una nueva vida a estas prendas impide que terminen en la basura y ayuda a activar la economía circular, que consiste en generar desarrollo económico sin necesidad de consumir nuevos recursos. Muchas personas argumentan que no les gusta comprar de segunda porque sienten que cargan con malas energías, pero piense que tiene mucha más mala vibra una prenda hecha con el sufrimiento de una persona. Además, está generando una energía positiva para el medio ambiente.
  • Compre menos y de mejor calidad.
    Una de las cosas a las que es necesario estar dispuestos para tener un closet más sostenible es ir más despacio, comprar menos, pero más inteligente. Elegir calidad sobre cantidad es una regla de oro.
  • Cuide su ropa.
    Siga las instrucciones de cuidado de sus prendas, solo así podrá tenerlas con usted por mucho tiempo.

SEA MÁS VALIENTE A LA HORA DE IMPONER SU ESTILO

Preocúpese por comprar cosas que realmente alimenten su estilo personal y no por seguir las tendencias. Cuando compramos estas cosas que se sienten muy a la moda, suele suceder que luego pasan y ya no las quiere ni ver; así es que se llenan los closets de basura. Cuando está en plan de conocer nuevas propuestas locales, se encuentra con cosas mucho más auténticas que trascienden en el tiempo. 

Tener un closet más sostenible es posible si sigue poco a poco estos consejos, con el tiempo se dará cuenta que esto nada tiene que ver con perder el estilo, sino por el contrario, que nada puede ser más cool que tener un gesto de amor hacia el planeta y las personas, comprando tesoros en lugar de copias baratas. No lo haga solo por seguir la tendencia o por dártelsas de hippie: tómelo como un acto de conciencia y si es un gran amante de la moda, como una manera de reafirmar tu verdadero amor por la ropa.  La industria de la moda es la segunda más contaminante del mundo y también una de que más carecen de ética, pero usted tiene la última palabra.