Se encuentra usted aquí

Hay que darse duro en la cabeza para emprender

¿Un emprendedor nace o se hace a los totazos?
Foto: Gettyimages
Foto: Gettyimages
Por
Redacción Shock

Para emprender hay que saber que uno se va a dar duro, que se va a estrellar; que toca echar reversa y coger por otro lado. De hecho, según el Diccionario de la Real Academia Española (22ª edición) un emprendedor es quien "emprende con resolución acciones dificultosas o azarosas"; y emprender es "acometer y comenzar una obra, un negocio, un empeño, especialmente si encierran dificultad o peligro”. El totazo, el riesgo y el peligro, están prescritos. Pero se puede saber por dónde coger para no darse tan duro. A veces las cosas dificultosas, o hasta una borrachera inconclusa, son el detonante de un emprendimiento.

Juan Daniel Catama trabaja en publicidad. Su día a día, como el de todos los que tenemos que cumplir con un trabajo y salir a vivir en una ciudad más bien maltrecha, es estresante. Todos compartimos su alivio, que podría ser un deporte nacional: salir a tomar los viernes.

De ese totazo diario que es vivir en Bogotá, una ciudad con un Código de Policía que le cobra a uno un ojo de la cara por tomarse una cerveza en la calle, le surgió una idea campeona: poner una empresa de shots misteriosos y portables.

Juan no estudió coctelería, ni negocios, ni hizo una antropología de las leyendas populares en Colombia. Pero su empresa metió todo eso en unos frasquitos como pócimas. Recogió de lo que pasaba alrededor de él para hacer de eso un negocio.

Como buen manizalita, Juan creció escuchando de la presencia casi que espectral de figuras populares como La Llorona, La Patasola, El Chupacabras o La Madremonte. Ese misticismo que para muchos es una simple superstición, pero que por mucho tiempo operó como cohesionador social en las zonas rurales del país, fue el insumo conceptual de su empresa propia: ‘Culebrero Drinks’.

Culebrero Drinks hace cocteles que reflejan las leyendas populares colombianas de una forma lúdica. Es tomarse un ‘Sangre de chupacabras’ o un ‘Fluido de la madremonte’ para salir entonado de fiesta.

Para pasar de la representación legendaria al sabor y los ingredientes, Juan tuvo que aprender a construir sus propias recetas. Echó mano del conocimiento (y el trago) de sus amigos que trabajan en bares, le dedicó un buen tiempo a ver tutoriales en Youtube y dio con la fórmula de ‘Culebrero Drinks’.

 

¿De baja nota un martes después de festivo ? Algo de la #Madremonte te reactiva #Mint #Ginebra #Shotsenbotella

A post shared by CulebreroDrinks (@culebrerodrinks) on

 

Su historia de aprendizaje se volvió empresa, y para él como para los que están intentando darle forma rentable a una idea, hay una herramienta que les ayuda a que el totazo no sea tan fuerte. Una plataforma gratuita que se llama E Halls y que pueden visitar aquí: E-Halls  

E-Halls está alojado en la web E-Starter. Allí, además de encontrar respuestas a preguntas imprescindibles para poner a rodar un nuevo proyecto empresarial, pueden encontrar historias de gente que ya ha hecho la tarea completa, desde muchos campos: la música, la gastronomía, el arte o las aplicaciones móviles.

En E-Halls pueden encontrar a sus consejeros virtuales: Christian Van der Henst, Nicole Chapaval, Diego Zafra y Freddy Vega responden, en video y en texto, cómo conseguir fondos, qué es un start up o cómo crear una empresa. Preguntas y respuestas que tienen que tener claras para que la cosa funcione. Acceder a la plataforma es gratis: solo tienen que registrarse y, de paso, al final, pueden testear lo que aprendieron. Es decir, llenarse la cabeza de más ideas para que el golpe no sea tan fuerte.

Temas relacionados: