Se encuentra usted aquí

¿Cómo han sido estos 10 años bajo la tiranía del iPhone?

Uno de los aparaticos más revolucionarios de Steve Jobs cumple una década.
Por
Mayra Hernández

En tan solo diez años, nuestra vida ha cambiado drásticamente. Ya nos dejamos de preguntar si el iPhone, y por ende los demás smartphones, iban a ocupar nuestras vidas, para empezar a imaginar cuándo nos dejarán libres. Citas románticas, películas, planos, diagnósticos médicos y hasta revoluciones sociales se han podido hacer a través de uno de los más seductores aparatos de la sociedad de consumo. En el marco de un nuevo bombazo de Apple, nos preguntamos hasta dónde ha calado este aparatico.

Por: Mayra Hernández @Mayaelectrik

En el 2007 la publicidad en las páginas de los medios colombianos promocionaba los más avanzados teléfonos celulares de la época como el Carrera de Samsung, el Sony Ericsson Z310 y el Motorola U6 y L6. Modestos aparaticos que quedaron en los recuerdos de los primeros años de la afición móvil con estos modelitos que se jactaban de incluir cámaras de menos de un megapíxel y otras aplicaciones primarias como calendario, calculadora, cronómetro y envío de sms. ¡Sí señores, mensajes de texto a la lata! En clase, en reunión oficinera, entre amantes y hasta para la copialina, los sms eran lo más trendy en materia de comunicación móvil hace ocho años cuando el neopunk de bandas como Fall Out Boy, el electrorock de Ladytron, el pop de despecho de Lilly Allen y el tropipop de Wamba y Fonseca dominaban los radiales nacionales y las reproducciones en My Space. Mientras tanto el Blackberry, lo más cercano a un teléfono inteligente que se conocía por esa época en estas latitudes, daba los primeros pasos para su popularización en el territorio criollo en manos de selectos personajes con el bolsillo apto para costearse un celular de más de $700.000 y convertirse en los primeros en saborear las mieles del Whatsapp a punta de PIN.

MAGIA MÓVIL

Del iPhone no había rastro en el radar nacional. Sin embargo, en enero 9 Mr. Steve Jobs, el icónico líder de Apple, ya había marcado historia en plena conferencia de Macworld en San Francisco al presentar el nuevo consentido de la casa. Se trataba de una nueva invención tecnológica sacada de las súplicas de los fieles usuarios de Apple de poner entre sus iPods un celular que les evitará la dura tarea de cargar con dos aparatos dentro del bolsillo ¿El resultado? Un revolucionario teléfono producto de la fusión entre un iPod Touch, un celular ultra innovador que abrió el camino al desarrollo de las aplicaciones y un dispositivo que permitía la navegación por internet 24/7 sin la dependencia de una red wifi. “Un producto mágico y revolucionario que estaba 5 años por delante cualquier otro teléfono móvil” en palabras del siempre lucido Jobs en aquel épico día en que presentó por primera vez al mundo el primer iPhone. El celular que desde entonces revolucionó el mercado de los smartphones y se convirtió no solo en la innovación más importante de la historia Silicon Valley, según el New York Times, sino también de la historia de las comunicaciones, las relaciones sociales y el entretenimiento.

las mieles del whatsapp a punta de PIN. e hacen pistola a los estñandatreel mercado de los smartphones y se convirtió no solo en la innovación más importante de la historia Silicon Valley, según el New York Times, sino también de la historia de las comunicaciones, las relaciones sociales y el entretenimiento.

A la fecha, cerca de 500 millones de iPhones se han vendido en todas sus presentaciones y generaciones alrededor del mundo  y están siendo utilizados por por arquitectos para leer planos, por doctores para diagnosticar pacientes, por fotógrafos profesionales para tomar las fotos de sus exposiciones y hasta  por el mismo equipo de  Apple para tomar las fotos de sus vayas.

VER PARA CREER

En un principio Steve Ballmer, representante de Microsoft por esa época, le costó creerlo y se cagó literalmente de la risa al responder sobre el éxito que le deparaba al nuevo producto de su competencia, catalogándolo de excesivamente caro e inaccesible. Y es que por más resentidas que sonarán las declaraciones de Balmmer, ¿quién iba a creer que el mundo se iba a meter la mano al bolsillo para pagar el dispositivo móvil más caro hasta ese entonces?

“El iPod con llamadas e internet”, como se calificó en un principio al iPhone, salió a la venta en Estados Unidos el 29 de junio de 2007 por la no tan módica suma de 600 dólares, 1’050.000 pesos colombianos, con una cámara de dos megapíxeles y acceso básico a mail, Safari, aplicaciones básicas y funcionalidad iPod. Un millón de unidades vendidas en tan solo dos meses y medio, bastaron para demostrar a Ballmer y al resto de incrédulos y envidioso que Apple estaba marcando historia una vez más y que Blackberry y Nokia, los líderes en ventas de telefonía móvil de la época, tenían frente a ellos una de sus más grandes competencias. 

En ese entonces desde las páginas de nuestro impreso ya nos preguntábamos por las ventajas y desventajas de la nueva sensación móvil; entre ellas la larga espera que tendrían que aguantar los compatriotas geeks y aficionado de la marca interesados en adueñarse de una de las unidades que tardaron en llegar un año después a Colombia. El artículo cerraba con alentador mensaje para los tecno-aficionados: “aseguran que el iPhone tendrá kilometraje para un buen rato. Pero primero esperemos a que llegue”.

“HAY UNA APP PARA ESO”

Sí que demoró y sí que tuvo kilometraje. Las aplicaciones y las pantallas táctiles ya las veníamos conociendo en años anteriores desde la aparición del iPod y sus versiones touch, pero es al iPhone a quien se le atribuye haber marcado el inicio de una nueva era de la tecnología móvil no solo con las pantallas táctiles sino también con el boom de las aplicaciones que desató su aparición. Aunque tuvo que pasar un año para que Apple lanzará la famosa App Store y abriera el desarrollo de aplicaciones a terceros, desde sus primeros días el iPhone abrió las puertas a todo un mar de posibilidades popularizando las aplicaciones y afectando de tal manera nuestras vidas, hasta el punto de hacer de los smartphones nuestros compañeros inseparables y trastocando incluso la forma en que nos relacionamos, a punta de emoticones y conversaciones eternas por Whatsapp,  por consejos de tránsito a través de Waze, o de  imágenes y fotos por Snapchat e Instagram.

Claramente, no demoraron en llegar otras propuestas de smartphones más asequibles para el bolsillo del resto del mundo como Android, hoy en día la mayor competencia del sistema operativo del iPhone, que se convirtió en la peor pesadilla de Jobs. De la mano de otro novato del sector de la telefonía mejor conocido como Google, Android completó la apertura de la telefonía inteligente poniendo a disposición de los usuarios, un año después, otro arsenal de aplicaciones disponibles en su Google Play Store.

Con la aplicación correcta, un smartphone hoy puede seguir al sol, ser al mismo tiempo una cámara, una caja de beats, una brújula o una caja registradora. Apple no solo redefinió la telefonía sino también la democratización creativa poniendo a disposición de los usuarios una millonada de aplicaciones que simplifican los procesos creativos. Hoy es posible grabar una película o un videoclip completo a punta un iPhone y publicarlo al instante. Para la muestra tres botones; y .
 

Perros y Gatos, la primera película hecha con un Smartphone por un realizador coreano en 2013.
 

Mother, el videoclip de Travis que fue grabado en el mismo año por los integrantes de la banda británica con en un iPhone 5 en Nueva York.
 

Y Tangerine, la película del 2015 dirigida por Sean Baker grabada con tres iPhone 5S y la aplicación FiLMIC Pro que permitía graduar temperatura de color, exposición a la luz y velocidad de captura, entre otros.