Se encuentra usted aquí

¿Por qué hackearon "Despacito"? ¿Qué tienen contra el video #1 en YouTube?

Hackear el video más visto de la historia de YouTube, por diversión, pudo matar el activismo.
VEVO
VEVO
Por
Redacción Shock

Eliminar la canción con más visitas en YouTube en la historia. Borrar, por un momento, los números de los que se ufanan los que están en la cima de la industria musical. Hacer tendencia. ¿Qué pretendían lograr los hackers que lograron penetrar la seguridad de la plataforma de videos más grande y poderosa del planeta?

Para muchos, que Despacito desapareciera de Internet fue un servicio social. La canción de Luis Fonsi y Daddy Yankee se convirtió en lo que, en algún momento, fue el Gangnam Style. Un tema popular que, incluso cuando a uno le llegase a disgustar, de alguna forma, era enganchador y había que volver a él a darle play de nuevo. Un gusano auditivo, difícil de cazar y controlar, que se infiltraba en nuestra cabeza e invadía la radio e Internet. Al éxito y a las muchas interpretaciones que han hecho de su popularidad, vale la pena decirlo, se le han sumado muchas vidas. Por alguna razón, ya sea un nuevo remix, o un nuevo record, pero su popularidad emerge de nuevo. Por eso despertar con la noticia de que el video fue eliminado (momentáneamente) de su lugar privilegiado de exhibición resulta sospechoso.  

La noticia fue la desaparición de Despacito. Las primeras teorías: ¿una estrategia para aumentar sus visitas? ¿Cómo puede ser cierto que la empresa más grande de reproducción de videos, propiedad de la todopoderosa Google, se deje meter mano de unos hackers?

Al parecer fue cierto y, según informan medios de todo el mundo, varias cuentas de YouTube y Vevo fueron hackeadas. No solo fue Despacito. También Shakira, Selena Gomez, Drake y Taylor Swift debieron ver cómo sus videos se esfumaban de la red y se quedaban sin números de visitas para poner en sus hojas de vida, si es que algún día tuvieran que hacer algo así.

El portal The Hacker News informó de la desaparición del video, cuya portada fue cambiada por un fotograma de la serie de televisión La casa de papel. Era un cuadro que hacía referencia a una escena que recuerda a los hackers encapuchados de Anonymous, o a los de la serie Mr. Robot. En los otros videos, no tan populares como el de Luis Fonsi pero con visitas considerables, también hubo cambios en el contenido. Se cambiaron por mensajes como “Free Palestine”.

Hubo una consigna, pero, al parecer, no había un interés de fondo. El usuario de Twitter Prosox, uno de los autores del hackeo, tuiteó contando que la infiltración no había sido para borrar nada, que había sido solo por diversión.

Cuesta creer que el hackeo digital, lo que se veía a principios de este milenio como un arma para pelear contra el sistema, se haya banalizado de tal forma. Al parecer, entre toda la corriente de información se quebró el sueño del ciberactivismo. Se perdió la oportunidad. Infiltrar el video más visto de la historia en YouTube, el dueño de 7 Guinness records demostró la vulnerabilidad de la web, con un mensaje tan poco contundente, destruyó la posibilidad.

 

 

 

Temas relacionados: 
Publicidad