Se encuentra usted aquí

¿Por qué ahora entender los memes es tan importante como estudiar?

Se puede vivir y destruir a alguien a punta de memes. Hoy son un asunto más serio de lo que parece.
Foto: Gettyimages
Foto: Gettyimages
Por
Redacción Shock

Los memes son un asunto más serio de lo que parece. Detrás de la imagen chistosa y viral, ya hay especialistas que facturan por ver y crear memes. Además de troles consagrados al desprestigio político.

Por: Juan Camilo Ospina Deaza

Alrededor de los memes se ha construido toda una comunidad, desde sus consumidores asiduos, grandes inversores e incluso grupos de expertos. Ya hasta hay universidades que enseñan memeología, existen profesionales en memes, en la publicidad se contratan a personas para hacer memes y los medios de comunicación ahora dedican espacios a comentar los memes, generando empleos para personas o personas que siguen las publicaciones y nos comparten los memes. Una profesión que, en últimas, no suena mal, muchos nos podríamos graduar en ello: tener un cartón que diga curador de memes.

Uno cree que algo que suena tan inocente, que aparentemente solo nos entretiene día a día, no tiene un trasfondo o consecuencias en la realidad. Después de todo, ¿Qué tan peligroso puede ser un pequeño chiste?

Antes de que se me acuse de pasar demasiado tiempo en internet, ¡lo cual es un hecho!, me permito presentar la definición más básica de la palabra meme: “un objeto cultural que es transmitido por repetición y replicación de una forma análoga a la transmisión biológica de los genes”. Considerando que técnicamente toda producción o comportamiento humano es por definición “cultura”, hay que reconocer al meme como una idea que se transmite. El término se popularizó a través del uso que se le dio en la web, iniciando con los ya arcaicos Ragecomics, cuyos “personajes” eran identificados como tales: el meme de Yao Ming, el meme de Trollface, etc. Pero cualquier imagen que representara un concepto y lo hiciera “viral” era un meme.

Por muy banales que nos parezcan, es necesario prestar seria atención a los memes. Los memes han sido un foco de estudio para la academia. Kate Miltner, una estudiante de la London School of Economics dejó su trabajo como estratega digital para comprender los memes a profundidad. Ella no es la única que se está tomando los memes seriamente, otros graduados y grupos independientes de investigación están tratando de entender la difusión y las implicaciones culturales de los memes. Como hemos visto en Latinoamérica, los memes se han utilizado en estrategias publicitarias para desprestigiar políticos, para construir cultura ciudadana, entre otros.

Es necesario recordar que la política, contrario a lo que dice la ciencia política clásica, no está guiada por la razón sino por la pasión. Lo anterior es particularmente claro en la incidencia que tienen los memes en la política actual. Los memeólogos saben que un político con una gran aceptabilidad requiere también contradictores, ya que en la web no hay debates sobre las figuras que todos quieren. Solo se hacen memes y se aumenta el tráfico cuando existen grupos que aman y odian a una figura pública.

Así como en la política inglesa se contratan humoristas para que los políticos se burlen los unos de los otros, ahora existen grupos políticos que contratan memeólogos para difundir fake news, falsas acusaciones contra sus adversarios o chistes que desprestigien a figuras públicas. A lo anterior hay que agregarle las personas que voluntariamente crean estos memes. Todas estas acusaciones entran en la vorágine del internet, caracterizada por el anonimato. Así, se pueden hacer las más grandes difamaciones sin tener que temer las consecuencias legales por ello. Muchas personas verán estos memes y creerán sin tener que confirmar la información que ven. Recordemos las acusaciones de homosexualidad del presidente francés Emmanuel Macron, los chistes sobre el presidente de México Enrique Peña Nieto o las adulaciones a Vladimir Putin.

Fuente: Trome.pe

Es sospechoso como al más mínimo evento, al más mínimo gesto, a un segundo después salen miles y miles de memes. Nos cuestiona porque es imposible que en ese micro segundo se hiciera el trabajo de Photoshop requerido para hacer el meme, dejándonos con la conclusión que muchos memes ya están preparados. Los memeólogos contratados para las campañas ya tienen preparados los memes para las diferentes situaciones políticas.

memes.png

La efectividad del meme reside en su capacidad de atrapar la atención mediante presentaciones llamativas. La expresión del meme propicia el factor contagio por su carácter atrayente, satírico, humorístico o universal. El contexto político no es ajeno a la capacidad de los memes de sintetizar una idea, situación o expresión. Los memes permiten condensar un hecho político en un contenido breve, poderoso y efectivo que a nadie resulte indiferente. Hoy cualquier acontecimiento de la realidad encuentra cabida en la producción de imágenes, textos o vídeos en los que campa la ironía a través de parodias o sátiras: síntesis irónicas de opiniones simpáticas, crueles o meramente risueñas. Los memes compartidos por nuestros amigos nos permiten ver cuáles son sus preocupaciones y sus posiciones frente diversos temas de forma efectiva y rápida. En la actualidad nos informamos de los acontecimientos de actualidad gracias a que un familiar o conocido postea un meme sobre un tema en particular. La efectividad del meme consiste en que los familiarizados con este medio ya conocen el código a través del cual entender los mensajes que los memes tratan de comunicar, así, la comunicación es altamente eficiente.

Temas relacionados: 
Publicidad