Se encuentra usted aquí

12 músicos que triunfaron huyendo de sus grupos para ser solistas

“No eres tú, soy yo.”
Kevin Winter / Getty Images
Kevin Winter / Getty Images
Por
Jenny Cifuentes

Están dispuestos a sufrir el palo de la crítica y el público. Desde las gafas de John Lennon lejos de la mesita de los Beatles, hasta las evasiones de Phil Collins y Peter Gabriel de su Genesis, pasando por los lengüetazos extramaritales de los Rolling Stones, es larga la lista de los músicos que dejaron tirado a su grupo para embarcarse en su aventura solista.

Por: Jenny Cifuentes // @Jenny_Cifu

Iconos incendiarios de tarimas rockeras presumen de libertad sin freno. Fugados de sus “agrupaciones oficiales” se vuelven el centro neurálgico del show. Durante aburridas cuarentenas, vacaciones, o simplemente por eterna convivencia con sus grupos, los hiperactivos se resisten a caer en la rutina, se potencian y sacan a la luz sus trabajos solistas.    

Los escapistas circulan en varias modalidades. Están quienes se potencian y en su placa ejecutan todos los instrumentos, graban, mezclan y producen; están los que no se alejan demasiado y se ligan con un compañero de clan habitual; y hay muchos arrojados que con complicidad de colegas de otras tribus hallan nuevos espacios de prueba para sus desmanes pasionales. Las opciones pueden ser diferentes, pero siempre los aventureros serán comidilla bajo el espectro omnipresente de su agrupación origen. El veredicto lo dan los medios y los fans, y siempre habrá uno que otro dedo acusador señalándolos.

1. SCOTT WEILAND HUYENDO DE STONE TEMPLE PILOTS

Arranquemos escuchando a Scott Weiland mutando de personalidad, con megáfono en mano dando efectos a la voz, emancipado de Stone Temple Pilots, excarcelando otros monstruos sonoros. Décadas atrás la gente lo volvió un símbolo. Muchos lo vieron (sin pensar en vaticinar su trágica muerte) cargando con la imagen de yonqui irredento, como si siempre estuviera caminando en el borde de algo, pero sin parar, sacando rock desde las tripas.  Weiland, que dejó grabaciones con grupos como Velvet Revolver, The Wildabouts,  Art of Anarchy, o The Magnificent Bastards (solo por comentar, tienen un versión tremenda de How do you Sleep en un tributo a John Lennon), debutó como solista en el disco 12 Bar Blues (1998), con muchos dejos Beatles e invocando a Barbarella, heroína de cómic de ciencia ficción, en una canción voltajuda con intro que suena a cine y huele a páginas viejas. Tenía dos versiones esa introducción instrumental, una para radio y otra la del disco que salió. La verdad era más bonita la de radio, pero se evaporó. Lástima, no todo puede ser perfecto.   “Barbarella come and save me from my misery…”

2. GLEN MATLOCK HUYENDO DE SEX PISTOLS (POR SU AMOR A LOS BEATLES)

Cuentan que cuando el bajista original de los Sex Pistols, Glen Matlock, salió de la banda, sus compañeros lo despidieron con palabras agrias. El representante del grupo, Malcom McLaren, de mala leche, envió un telegrama a la revista New Musical Express (NME), explicando que Matlock había sido expulsado por no parar de hablar sobre Paul McCartney y los Beatles. Era 1977 y en partes de la jungla punk, manifestar respeto por figuras añejas garantizaba linchamiento. Pobre Glen. Le tocaría seguir oyendo Paul McCartney a escondidas encerrado en el baño. Porque resistirse a escuchar Wings, la agrupación que armó McCartney tras la separación de The Beatles: pecado. La canción del grupo, que McCartney incluyó en la banda sonora de la película de James Bond 007, Live and Let Die (1973), se volvió todo un catorce-cañonazo del rock. Épica. Como dice Paul en el video: “Voy a cine para oír el soundtrack”. Los Guns N´Roses, como Matlock, sucumbieron y la versionaron. No ha parado de sonar en radio y bares del país.

3. JULIAN CASABLANCAS HUYENDO DE THE STROKES

Hacia el 2014, durante un receso de su grupo The Strokes, Julian Casablancas debutó como solista con la placa Phrazes for the Young que presentó en vivo con la agrupación The Sick Six. Luego se desbocó con la banda The Voidz. Con ese combo vino a Colombia y, bajo un aguacero, irrumpió con emisiones en las que mezclaba sonidos progresivos, metal, ráfagas gore, new wave, y hasta drum & bass. En The Voidz, Casablancas muestra lados oscuros, rodeado por instrumentistas virtuosos como su guitarrista con look Frank Zappa que da las escarchas de sicodelia, garage y noise a un amplio repertorio. Su disco nuevo, Virtue (2018), el segundo del grupo, está mortal. La canción AlieNNation, pasada. Buena, Julian Fernando.

4. STING, STEWART COPELAND Y ANDY SUMMERS HUYENDO DE THE POLICE

Después de que la santísima trinidad The Police se diluyera, su baterista Stewart Copeland editó sencillos bajo el seudónimo de “Klark Kent”, el guitarrista Andy Summers grabó varios discos solistas y cosas junto a Robert Fripp (King Crimson), y Sting continuó con una prominente carrera (hasta solicitado actor se volvió). Tremendos sus en vivo con formato jazzero. Por estos días en los que se habla tanto de Venezuela, recordé un show de ese estilo que dio Sting en Caracas que fue magistral. Después de semejante descarga musical, al regresar al hotel, ¿a quién encuentro en el lobby sentadito? Pues a Sting. Me senté en la barra, pedí un whisky, y me dediqué a verlo de a poquitos. Mi partner a ratos en ese festival era la gerente de marketing de una disquera multinacional, quien mandó al carajo su papel de ejecutiva y llegó directo a botársele encima al cantante. No pudo concretar su jugada. Dos gorilas inmensos de seguridad, la alzaron y la sacaron del lugar. Se vio a Sting confundido, la cabellera rubia de la gerente venezolana sacudiéndose, y dos paticas colgando en el aire como en los dibujos animados. El percusionista Manu Katché del combo de Sting (además de Peter Gabriel, Joe Satriani y otros), ídolo que tiene como diez brazos cuando toca, solo se reía y decía: “oh my god”.  

5. TRENT REZNOR HUYENDO DE NINE INCH NAILS

Retrocedamos al 2010 con ángeles hechos añicos, cuando Trent Reznor dejó a Nine Inch Nails debajo de un parasol, y al lado de su esposa Mariqueen Maandig y el programador Atticus Ross se dedicó a la ingestión y digestión devota de ruido con el proyecto How to Destroy Angels. Demoledor.

6. PHIL SELWAY HUYENDO DE RADIOHEAD

También en el 2010 similar camino tomó Phil Selway, baterista de Radiohead. Tentado quizá a rotar de saga luego de ser parte de los Weird Sisters junto a Jonny Greenwood (Radiohead) y Jarvis Cocker (Pulp) en la película Harry Potter y el Cáliz de Fuego (2005), se reavivó con la varita mágica en un primer álbum solista, bautizado Familial. Bonito, pacífico.

7. KELE OKEREKE HUYENDO DE BLOC PARTY

Dos álbumes de remezclas publicados por Kele Okereke, vocalista de los ingleses Bloc Party, pronosticaban un ostensible viraje en sus tendencias, y por la misma época de Familial y How to Destroy Angels, sacó al mercado su primer trabajo solo: The Boxer.  Aliado en la producción y la mezcla con el versado DJ y productor XXXchange (Spank Rock), y con Philippe Zdar, responsable del registro Wolfgang Amadeus Phoenix –de la banda Phoenix–, Kele se agarró de la electrónica, lagrimeó en sus videos y voló muy lejos de la ecuación guitarrera de Bloc Party. Ese fue el impulso para diferentes incursiones sonoras que han tenido buena aceptación del público. Su obra 2019, el disco Leave to remain, –banda sonora de un musical que alude al matrimonio gay en el contexto del Brexit–,  tiene piezas deliciosas como Not the drugs talking con carga de palpitaciones de África occidental y dance.

8. ROBERT PLANT HUYENDO DE LED ZEPPELIN

“Robert, sé que podés ser mi abuelo, pero me quiero casar con vos”, gritaba una chica en Buenos Aires frente a la tarima en la que estaba el cantante. No la culpo. Todos lloramos en ese show. Ver a Robert Plant a un metro de distancia es como ver a dios. Dios cantando y agitando su pandereta. Un tipo que sigue hipnotizando con su voz. Que luego de Zeppelin, sin anclarse en la nostalgia, siguió escarbando en ritmos de diferentes países y apareció con Sensational Space Shifters: una banda que toca yembe, bendir, banjo, moog, tabla, con la que ha grabado sus últimos dos discos, Lullaby and…The Ceaseless Roar (2014) y Carry Fire (2017). Del primero de ellos es esa canción Arbaden (Maggies Baby), de menos de tres minutos, con toque electrónico y étnico.  En vivo suena como un camión. Y Robert, que este año cumple 70, siempre nos produce vértigo con sus movimientos y su baile igual que a los de Greta Van Fleet. Es chistoso cuando le preguntan al cantante sobre ese grupo. Un día dijo: “Hay una banda en Detroit llamada Greta Van Fleet, suenan como Led Zeppelin I. Tienen un hermoso vocalista, ¡lo odio! Le pidió prestada su voz a alguien que conozco muy bien, pero ¿qué vas a hacer? Al menos tienen un poco de estilo”. Y blanquea los ojos y ronca luego de decir que ellos afirman que su influencia directa es Aerosmith. Como pensando, “sí, cómo no”. Pero bueno, como sea, ahí van ascendiendo y haciendo la tarea. Ya pusieron el Grammy en la sala. Y ahora Plant, que no se queda quieto, anunció tener nueva agrupación de nombre Saving Grace con la que ya se presentó en vivo.

9. JÓNSI HUYENDO DE SIGUR ROS

Oír Sigur Ros mientras está lloviendo hace concluir que los impulsos de nuevas incursiones invaden hasta el menos fogoso. Los adictos a catarsis sónicas van a encontrar belleza de 15 formas diferentes en Go, el trabajo solista de Jónsi, cantante de Sigur Rós, que apareció en el mercado en el 2010. Recuerdo que se dedicó a presentar su creación disfrazado de indio y con trucos a lo David Copperfield. Siempre se adivina que es él quien canta. No sacude como un tornado, pero conmueve.

10. ALBERT HAMMOND JR. HUYENDO DE THE STROKES

En días pasados se supo que Albert Hammond Jr., guitarrista de The Strokes, estaba trabajando en el estudio con Natalie Imbruglia, una cantante australiana que tuvo éxito hace un poco más de 20 años con una canción chicle de radio, Torn. Cómo suenan juntos, aún no se sabe, pero para tener a los fans enganchados, el músico acaba de sacar el corte  Fast Times con Red Bull Records con lyric video playero incluido.

11. SLASH HUYENDO DE GUNS N’ ROSES

Ver a Slash solo en concierto es buenísimo. Y a Slash tocando Neither Can I, blues visceral con riffs brutales, desentumece músculos y taladra oídos. Hace unos días el guitarrista dijo que Guns N´ Roses podría tener material para un nuevo disco. Igual con el grupo no se sabe. Su anterior placa Chinese Democracy duró como mil años haciéndose, y endulzando con muchas promesas su salida –así como va el de Tool–. Slash habló también sobre la muerte de Scott Weiland, su compañero en Velvet Revolver: “realmente puse a prueba mi mortalidad en los 80 y 90. Pero ha sido una cruda realidad perder personas que te importan. Siempre hay conmoción y tristeza cuando ocurre, pero si estás en este negocio durante largo tiempo, ves que sucede mucho”. Y en una reciente conversación con el magazín Kerrang! narró que cuando estaba en una fase muy pesada de drogas con alcohol, y alucinaba, habló con Bowie, quien le dio en su opinión, el mejor consejo en toda esa época, determinante para abrir los ojos al estado mental en el que se encontraba:  “es probable que estés en un lugar malo en este momento y te hayas vuelto vulnerable a muchas interacciones externas con cosas que la gente normalmente no ve, y te has expuesto a eso”. Palabras de Bowie. Genio y figura.

12. LOS CAFÉ TACVBA HUYENDO DE CAFÉ TACVBA

En lo que va de este año, un par de Tacvbos estuvieron en Colombia. Rubén Albarrán con un DJ set en el Festival Centro y Joselo Rangel en el Hay Medellín presentando su libro Los Desesperados. La banda ya es visitante regular en nuestros festivales. La primera vez que Café Tacvba vino al país pasaba encantada escuchando vallenatos que ponían en Radio Uno.  En horas libres de la promoción, daban una breve caminata por Ciudad Salitre, y donde los edificios tienen cabeza redonda,  se animaban  a decir que era un barrio del futuro.  Lastimosamente, el ajiaco en la plaza de comidas del centro comercial cercano era interrumpido mil veces por fans que se acercaban. La opción de Emmanuel del Real “Meme” era escapar a una librería-papelería donde uno va a la fija según el eslogan. Pero hasta allá lo siguió el chico que casi le hace regar la sopa, y lo acosó tanto que casi llora. “Meme” era muy amable y todo, pero irse a vivir con el fan enamorado, no podía.  Esas canciones de Café Tacvba con la voz de “Meme” tienen un toque particular. En 2015, el teclista publicó el tema No puedo parar de la película Las Oscuras Primaveras, dirigida por Ernesto Contreras.

 

Más contenido sobre: