Se encuentra usted aquí

9 razones por las que los Backstreet Boys no nos decepcionaron

Volvimos a la infancia gracias a un concierto impecable
Foto: Javier Quintana // Shock
Foto: Javier Quintana // Shock
Por
Redacción Shock

En los 90, miles de personas veíamos en Colombia los videos de los Backstreet Boys pensando que se trataba de una especie de fantasía. Los pasados 1 y 2 de marzo comprobamos que nuestros sueños no eran un imposible gracias a las 2 fechas de los Backstreet Boys en el Movistar Arena de Bogotá. Fue la oportunidad de regresar al pasado con canciones claves de la infancia y adolescencia. También fue el momento para conocer más de su más reciente álbum, DNA. Aquí algunas razones por las que los Backstreet Boys no decepcionaron en su primera visita a Colombia. 

Por Mariangela Rubbini // @bilirubbini, Paula Ricciulli // @ricciup. Fotos Javier Quintana // @jquintanar8 

La puntualidad en el inicio de cada show

Afortunadamente en Colombia nos hemos venido acostumbrando de a poco a que los espectáculos en vivo inicien a la hora en que están programados. Lo que consideramos un acto de respeto en doble vía, tanto para quien asiste al show como para quien se presenta. Los Backstreet Boys hicieron dos fechas en la Arena Movistar en Bogotá, y ambas iniciaron con no más de 5 minutos de retraso. A las 8:00 de la noche en punto la primera noche, y a las 8:02 p.m. la segunda, se apagaron las luces, se prendieron las pantallas, aparecieron las siglas de la banda, y comenzó a salir humo del piso del escenario. La histeria fue colectiva, y no cesó en ningún momento durante todo el intro del espectáculo, que tardó un par de minutos antes de que ellos aparecieran en la tarima. Entonces el público asistente comenzó a alzar carteles que, en todo tipo de tipografías y colores, tenían escritas frases como “Bésame Nick”, “Forever Backsteet Boys” y “Colombia los ama”, entre tantísimos mensajes de afecto.

backstreet_boys_12.jpg

 

Le dieron su lugar a sus fans 

Los Backstreet Boys siempre han dado a sus fans gran importancia y es frecuente que reconozcan que están donde están gracias a su ferviente fanaticada en todo el mundo (la canción Everyone de la que escuchamos algunos segundos al comienzo del concierto está dedicada a ellos). Son de los artistas que saben que trabajan para la gente y. Su show en Bogotá no fue la excepción, pues la interacción con los fans fue fundamental. Cada uno de los integrantes se tomó el tiempo para dirigirse a ellos y saludarlos, y hablar constantemente durante el show de forma íntima y muy cercana. En la segunda fecha incluso hubo un saludo a Ariel, el hijo de 5 años de una de las asistentes.

backstreet_boys_1.jpg

Ni decadentes, ni ridículos

Muy pocos artistas pueden darse el lujo de seguir cantando las mismas canciones de hace 27 años, de vestirse como lo hacían hace 20, y salir bien librados de ello. Siempre que se compran entradas para ir a ver a uno de esos artistas que nos recuerdan a nuestra infancia o adolescencia, sabiendo que lo hacemos precisamente porque lo que queremos es que nos devuelvan en el tiempo, se corre el grandísimo riesgo de salir completamente decepcionado, y de haber preferido no ir. Este no fue el caso. Ninguno de los cinco Backstreet Boys (ya cuarentones todos), luce hoy como si le hubiera pasado una tractomula por encima. Sí, tienen algunas arrugas, sí, sus cuerpos han cambiado, y sí, los años han pasado. Eso es innegable. Pero este quinteto pareciera haber hecho un pacto con el diablo para mantener vivito y coleando el elíxir de la eterna juventud. Lo mejor de todo, es que tampoco sus fans, muchos ya entre los 30 y los 40 se veían ridículos. Ni siquiera a causa de las camisetas, los hoodies, las bandanas y las gorras que llevaban puestas de su banda favorita de todos los tiempos. Tanto para los unos como para los otros, esta fue de verdad, verdad, una noche mágica.

backstreet_boys_4.jpg

Dos fechas casi, casi, sold out

La oferta de espectáculos en vivo de todo tipo en Bogotá, ha crecido considerablemente en los últimos años. La apertura de un venue como la Arena Movistar, además, ha significado que la experiencia del público sea mucho más amigable a la hora de ver a sus artistas y shows favoritos de todo tipo, y que por lo mismo no dude en pagar por ello. Pero precisamente porque el costo de la entrada para un buen show, hoy puede oscilar entre los 100.000 y los 800.000 mil pesos, hace que tampoco sea tan fácil que un artista ostente no una, sino dos fechas sold out. Mucho menos, cuando se va a ver a la banda del momento, pero de dos décadas atrás. No vamos a decir mentiras, no fueron dos fechas agotadas por completo, pero casi casi.

backstreet_boys_5.jpg

Cantaron en español y a capella

Más allá del fenómeno boyband, los Backstreet Boys demostraron que tienen el talento vocal para estar donde están. Confesaron que empezaron cantando covers a capela porque no tenían sus propias canciones, y 27 años después sorprendieron a miles de personas solo con el poder sus voces. También nos sorprendieron cantandoNunca te haré llorar, versión en español de I'll Never Break Your Heart. El grupo tiene claro que un show en vivo se trata de ofrecer un valor agregado, algo totalmente diferente a lo que estamos acostumbrados, y así lo hicieron. 

backstreet_boys_6.jpg

Nos devolvieron en el tiempo 

Es claro que la nostalgia ha sido clave en años recientes para miles de bandas. Los Backstreet Boys, por supuesto, se han beneficiado de ello. El grupo hizo un recorrido minucioso por sus 27 años de carrera y 10 álbumes de estudio. El crecimiento y madurez de cada uno nos hizo reflexionar sobre nuestra vida y darnos cuenta de que hemos crecido con ellos. Ver algunas fotos de sus integrantes más jóvenes y recordar de su propia voz algunas anécdotas de cómo empezó el grupo y cómo han cambiado llevó al público por un viaje en el tiempo del que fue difícil regresar.

backstreet_boys_7.jpg

Nunca se sintió la ausencia de una banda en vivo

Nick, Howie, Brian, Kevin y A. J. sostienen, ellos solitos y durante dos horas, el show en vivo. Sus voces intactas, su baile y su carisma a la hora de conectar con el público, hacen que ni se sienta la ausencia, o la necesidad de que haya una banda en vivo que los acompañe y les dé soporte. Las visuales de las pantallas tampoco es que sean la gran cosa. En realidad, el 100% de la atención está centrada en ellos, y en la interacción con sus fans. Entre algunos cambios de vestuario y un par de momentos un poco más performáticos, como cuando Kevin y A.J. se cambian de ropa en pleno escenario, así transcurren las dos horas de espectáculo. Aunque bueno, hay un momento de la noche en el que aparecen en video sus familias y sus hijos y hacia donde se vuelcan todas las miradas. Sin duda, un momento de lágrimas y de enternecimiento absoluto para muchos.

backstreet_boys_8.jpg

La elección de canciones fue perfecta 

Para un grupo de esa trayectoria, es difícil lograr un equilibrio entre las canciones clásicas que el público está esperando y su nueva música. Los Backstreet Boys lo lograron con sencillos memorables como I Want It That Way, Everybody, Larger Than Life, Shape Of My Heart, As Long As You Love Me o Quit Playing Games With My Heart, pero también mostraron canciones de su más reciente álbum, DNA, como Nobody Else, New Love, Chateau, The Way it Was, Chances, Passionate y Don't Go Breaking My Heart. Cada canción tenía una lógica dentro del show y ninguna de la smá simportantes se quedó por fuera. 

backstreet_boys_9.jpg

Gritamos hasta quedarnos sin voz

Ya sabemos que el público colombiano ostenta el título como uno de los preferidos por los artistas del mundo entero por su emotividad y euforia en los espectáculos en vivo. Porque no paramos de gritar ni de corear las canciones, y porque somos bastante intensos a la hora de expresar nuestro fanatismo por ellos. Eso es algo que han dicho desde los Foo Fighters, los Rolling Stones y Lady Gaga, hasta Chayanne, Elton John y Pavarotti, por mencionar solamente a algunos. Así que no es que sea nada nuevo. Pero durante las dos fechas de los Backstreet Boys en Bogotá, la energía que circuló en el ambiente fue verdaderamente una cosa de locos. Especialmente en canciones como Everybody, The One y I Want It That Way. Cuando el público en masa, comenzó a abandonar el lugar, las caras de felicidad y de satisfacción absoluta porque las expectativas se habían cumplido al 100%, tanto para nosotros como para ellos, fueron más que evidentes. Ni para qué preguntarle al de al lado cómo le había parecido el show. No hubo necesidad de palabras.

backstreet_boys_10.jpg

Más contenido sobre: