Se encuentra usted aquí

Adiós Magín Díaz y gracias por tanto

Se nos fue el Orisha de la Rosa.
Diego Carranza
Diego Carranza
Por
Redacción Shock

El Maestro Magín Díaz se nos fue. Tan solo una semana después de haber ganado el Grammy Latino por su producción con El Orisha de la Rosa, Magín nos dijo adiós a los 95 años. Se le detectó una arritmia cardíaca que lo mantuvo en una UCI de Las Vegas durante las últimas dos semanas y finalmente ayer se despidió de este mundo. Días antes se conoció que había sido nominado también para los Grammy Anglo que serían entregados en Enero de 2018.

Se espera que su cuerpo retorne a Gamero (Mahates, Bolívar) donde será el velorio que durará nueve días y al que Domingo Díaz, el hijo del artista invitó a todos sus fanáticos para que los acompañen Su recuerdo, además, quedará inmortalizado en su música, exponente de toda la tradición artística del Caribe.

Este fue el comunicado oficial que envió su familia para anunciar oficialmente que se nos había ido uno de los grandes

"Cuando Magín y su familia se enteraron de que su nombre había logrado dos nominaciones históricas en los Latin Grammy no podían contener la felicidad y el incremento de sus expectativas. Magín un hombre recio, guapo y decidido, un digno hijo de la yuca y el pescado, con la convicción de hacer historia y el deseo de ir a Estados Unidos “pa’ ir a que me conozcan, pa’ que me vean bailar y cantar”, emprendió el viaje más decisivo de su vida artística.

Con certificados médicos, su estricta voluntad, el apoyo familiar y la bendición de su pueblo, motivados por quienes consideraban que valía la pena hacerle este sueño posible y respetando la dignidad de su decisión, emprendimos el viaje a Las Vegas para, el 16 de noviembre, recibir noticias de sus nominaciones y mostrarle al mundo que aún así, “viejo y trabajoso” -como hablaba de sí mismo haciendo mofas-, estaba listo como un roble pa’ ir a donde su arte y música lo llevaran.

El hombre al que le gusta Rosa pisó Las Vegas, se alzó con un Latin Grammy, se posicionó como el nominado y ganador más veterano en esta ceremonia y quedó nominado a un Grammy Anglo. Sus sueños eran convertirse en leyenda y que su música sonara en todo el mundo, sin temor a equivocarnos podemos decir que en una lección de dignidad y potencia humana Magín lo logró en vida.

Desde el día que Magín entró al hospital su familia, el equipo que lo acompaña, las instituciones que potencian su andar, los tambores de su pueblo y las bendiciones de quienes, como nosotros, cayeron enamorados a sus pies, nos han mantenido fuertes y en constante contacto con él. Lamentablemente el espíritu maligno no reconoce fronteras y Magín a las 9:24 p.m. (hr Las Vegas) del 28 de noviembre de 2017 en completa paz, agarrado de una mano por su hijo Domingo, de la otra por Daniel y de los pies por Sebastián, con una fila de 5 mujeres enfermeras detrás de las escena lanzó su último aliento. Magín murió lejos del anonimato y con su hijo Domingo, la luz de sus ojos, tomándole la mano.

El ciempiés, como reza su canción, lo picó y ninguno de nosotros pudo darle con un palo. Como si fuera una mofa, una morisqueta o una broma del Santo Místico de la Infancia Eterna, el ciempiés picó, y picó duro.

En palabras de Domingo los invitamos a no sufrir por Magín, él hizo lo que quiso en toda su vida, hasta Las Vegas llegó, cantó, bailó y luchó hasta el final.

Disfrutó su triunfo en los Grammy Latinos y hoy, cuando anuncian la otra nominación en los Grammy Anglo, se va dejando una huella musical dentro de Latinoamérica como uno de los más grandes. Solo un personaje especial es capaz de tanto, Gualajo no se equivocó al decir: “Magín, mágico quiere decir”.

Nos queda soñar con él, vivir su legado, aprender de su voluntad y fuerza vital, desearle un buen viaje .y darle su lugar en la historia de la música. Magín es un personaje universal.

Por respeto a la familia y petición de Domingo, no podemos dar los detalles técnicos hasta que el hospital entregue su parte médico, por ahora solo compartimos que tuvo una crisis respiratoria. Pese a que el avión-ambulancia estaba disponible, el espíritu maligno no dio espera y Magín, a punto de levantarse, nos dejó. Paz se sentía en la habitación y desde ya empezamos las gestiones para repatriar el cuerpo. A su funeral en Gamero y las nueve noches de velorio, como debe ser, Domingo convida a quien los desee acompañar.

El Orisha vivió una vida plena, larga y creativa. Logró realizar los sueños de inmortalizarse a través de su música, de trascender en la historia, de reivindicar el legado de sus ancestros y lograr recibir el reconocimiento de su país, del mundo artístico y de la industria musical. Por casi un siglo, con la potencia de su voz y su virtud creadora, logró influenciar para siempre el acervo cultural musical colombiano.

Para nosotros fue un privilegio acompañar a Magín en este viaje. A su corazón generoso le debemos todo"

 

Publicidad