Se encuentra usted aquí

Adriana Lucía: "En Colombia es más agresivo hablar de paz que de guerra"

La cantante cordobesa se ha convertido en una de las voces más representativas del paro nacional.
Foto: Javier Quintana // Shock.
Foto: Javier Quintana // Shock.
Por
Paula Ricciulli

Adriana Lucía se ha convertido en una de las cabezas más visibles del paro nacional. Es miembro del colectivo Un canto x Colombia, que acompañó con música las marchas multitudinarias del domingo 11 de diciembre en varios puntos de Bogotá. “Esto no es un concierto. Esto es el paro”, contó Adriana sobre el evento, que reunió a decenas de artistas colombianos y a miles de asistentes.

Foto: Javier Quintana.

'Un canto x Colombia': la música como medio de protesta y unión

Una prueba más del poder de la música.

La cantante cordobesa no es ajena al activismo. Desde hace varios años viene combinando la música con su trabajo con las víctimas del conflicto. Por eso, desde que se anunció el paro nacional, sabía que no podía quedarse callada y se ha dedicado a apoyarlo, aunque eso le ha traído varias críticas, e incluso insultos y amenazas. Adriana nos habló sobre sus expectativas del paro y la importancia de alzar la voz.

Por Paula Ricciulli // @ricciup. Foto: Javier Quintana // jquintanar8.

Tan pronto empezaste a enviar mensajes a favor del paro, te llovieron críticas de algunos sectores. ¿Cómo lo manejaste?

Yo he llorado mucho porque el ataque conmigo fue infame. Empezó con bots, chulitos azules, luego el uribismo pura sangre. Me sentí en un tornado, nunca pensé que estuviera en algo así solo por alzar la voz. Mi única arma en la voz. No soy grosera porque no me nace, porque yo creo que ellos también son Colombia. Ese veneno también es Colombia y con ese veneno es que nos tenemos que reconciliar. Intenté ser firme, pero fue una avalancha muy dura. La verdad está en la calle, no está en las redes. En las redes está la sensación. Me decían perra, zorra, que ojalá me violaran. Yo no sé de qué corazón puede salir algo así. Luego una senadora del Centro Democrático burlándose de mí porque soy cristiana, atacando mi libertad de culto. Yo sería incapaz de agredir a alguien por lo que cree.

Fue una avalancha, pero después me di cuenta de que en realidad no tienen nada. Cogieron una foto mía en un helicóptero cuando estaba trabajando donde hay 2 generales y un coronel activos. Decían que yo estaba de rumba, cuando yo estaba yendo para El Salado o Montes de María. Me sacaron un contrato público que igual está en Google, así que no tuvieron que esforzarse mucho. Me avergonzaron diciendo que yo hacía lo que hacía porque ya no me dieron contratos con el gobierno, ¡Por favor! Nadie que tenga 2 dedos de frente o que me conozca va a pensar que estoy haciendo esto por unos contratos, es ridículo.

¿Por qué crees que te atacaron tanto?

A ellos los envalentona el miedo, la venganza. Tienen un discurso muy bien armado y es lo que les da valor, pero cada día son menos. Cuando la gente se compra un arma es porque tiene miedo, la gente no compra un arma porque está segura. El miedo de ellos es a que les roben su venganza y les quiten el bastón del odio. Pero se encontraron con una generación maravillosa que no se deja meter el dedo en la boca, que cuestiona. Si hay algo que me duele es cuando uno oye a personas diciendo cosas como “trabajen, vagos” o “vándalos”, porque siento que puede ser mi hijo. ¿Qué bueno se puede esperar de un gobierno que trata con desprecio a los jóvenes?

Si eso me hacen a mí que soy una figura pública, ¿Crees que van a tener alguna consideración con el ciudadano de a pie? No tienen respeto por nadie, no muestran humanidad. Me entristece que ellos sean los que están legislando.

¿Cómo empezaste a trabajar con comunidades?

Yo no soy nueva en el mundo del activismo. Lo que pasa es que con las redes sociales este aspecto se visibilizó más, pero yo no lo hago por figurar. Hay personas que me hablan como si yo fuera una alienada que no conoce Colombia. Yo soy de la zona rural, a mí no me vengas a decir cómo funciona el país.

Empecé con esto en un momento en el que no me sentía cómoda con mi disquera ni con lo que estaba cantando. César López iba a hacer una versión de una canción mía (Llegaste tú), así nos conocimos y me invitó a participar en sus proyectos. Trabajé con menores de edad en proceso de reinserción en varias ciudades de Colombia durante 7 años. Una vez uno empieza en esto, no se puede salir. A mí me costó mucho volver  a "la normalidad". Empecé a cuestionarme y a decir “mi vida no puede ser así”, y así nació una fundación que hice. Todo el tiempo me cuestiono.

¿Cómo llegaste a Un canto X Colombia?

Llegué ahí por Santiago Cruz. Teníamos muchos chats y nos escribíamos “Bueno, ¿Qué vamos a hacer?”. Todos estábamos poniendo cosas del paro. Con Santiago hablamos de hacer un video, entonces todo se unió en concierto y finalmente en la marcha. Ahí llegó gente como Edson Velandia y Mario (Doctor Krápula) que llevan muchos años. No somos ningunos aparecidos, solamente que esta vez decidimos unirnos. Es nuestra obligación. Si nosotros no lo hacemos estamos jodidos. Si decimos que nuestro arte es para la gente, se queda en carreta si no hacemos algo. Si nos importa de verdad la gente tenemos que participar en la conversación.

Inicialmente se habló de un concierto en el Simón Bolívar. ¿Por qué decidieron cambiar el evento y la locación?

Sentimos que la idea inicial no cayó bien en la gente. Cuando estábamos de la reunión de producción hablaban de vallas y nos imaginábamos montados 3 metros arriba y dudamos mucho. Yo pensé en cómo le íbamos a decir a la gente que gastábamos todo eso en un concierto. No era coherente. Además, no queríamos que fuera un concierto, era el paro. Así que nos preguntamos dónde se estaban dando las manifestaciones en la calle. César López sugirió que se hiciera, así como se hizo y a todos nos pareció bien.

Muchos te criticaron diciendo que decías lo que decías porque querías contratos con el gobierno. ¿Cómo percibes el cambio entre los 2 últimos presidentes?

Yo no siento que esto sea de un gobierno u otro. Colombia sufre esta hecatombe hace 50 o 60 años incluso hace 500. Colombia ha sido robada siempre. Esto no es de Santos, ni de Duque. Lo cierto es que el proceso de paz sí calló voces que estaban haciendo ruido y no nos dejaban ver la realidad de este país indigno. El país ha sido indigno desde hace muchos gobiernos: tenemos un sistema de salud de mierda, un sistema educativo precario, pero estábamos concentrados en las Farc. Este paro se demoró mucho porque todos teníamos la mirada desde lejos del conflicto. Porque Bogotá es una burbuja y aquí no se ha vivido el conflicto y cuando no has vivido el conflicto, te enloqueces con una cacerola. Cuando no vives en el conflicto se te agita el corazón con una marcha y crees que los vándalos se te van a meter a la casa y tienes que defenderte con palos de escoba.

Pero la gente de las regiones que sí ha sentido el conflicto sí sabe lo que es esa presión de sentir que no puede hablar, porque a un lado tiene a los paras y al otro la guerrilla. Nos criamos en el terror, mientras la gente muy cómoda en Bogotá criticaba los acuerdos.

Yo “me di la pela” trabajando en la confianza al proceso de paz de manera voluntaria y eso me costó, me dieron palo (aunque nada como el de ahora) y yo creo que en Colombia es más agresivo decir paz que decir guerra. Nos dejamos embobar creyendo que educación pública de calidad era ser comunista o hablar de la implementación de los acuerdos era terrorífico.

No me pienso callar porque esta generación sí busca las respuestas. Esa carreta se la echaban a nuestros abuelos, pero a estos pelados no. En el anterior gobierno teníamos la misma desigualdad, con Santos también estaban intentando hacer fracking y la gente también marchó (no olvidemos la famosa frase “el tal paro no existe”), se intentó hacer la Ley 30 y los estudiantes la tumbaron. Yo misma tuve un encuentro con el expresidente y le dije “A los líderes sociales los están matando”.

Lo cierto es que la firma del acuerdo ha sido el acontecimiento más grande de la historia reciente de Colombia, ¿Cómo se puede negar eso? ¿Qué pasaría ahora con las Farc activas? Me da terror pensarlo. Uno de los errores de Santos fue el plebiscito, el absurdo más grande. Eso lo que hizo fue dividir a la gente entre buena y mala, como si Colombia se pudiera dividir en 2… Colombia no se puede dividir ni en mil. Todos somos buenos y malos.

Duque tenía la oportunidad de pasar a la historia, al recibir un país con los acuerdos recién firmados. Pero está quedando como un insensible que no tiene ni idea. Hay una desconexión total:  todos vimos que la marcha del 11 de diciembre fue un éxito, y salen a poner un video diciendo que no hay gente. Cada vez que digan que son 4 gatos, van a ser 8 y luego van a ser 12 y se les van a salir de control. En la calle pasan cosas y los oídos del Congreso, cortes, ministros no sé dónde están pero en la calle no es.

ADRIANA LUCIA EN SHOCK

¿Deben los músicos opinar sobre política? – Adriana Lucía responde

"Si los músicos tenemos este micrófono y voz para hablar pendejadas creo que estamos entendiendo muy mal la música y el arte"

Parece que el Gobierno se está haciendo el sordo con los reclamos de la gente....

Hay sobre la mesa unas propuestas interesantes de construcción de país, no somos unos loquitos. Porque esta marcha tiene que ver con el cúmulo de la deuda social. La gente está marchando por cosas que no están en los puntos. Hay que darle voz a la gente que no la ha tenido. Eso sería, para mí, lo que marcaría la transformación del pensamiento de la sociedad colombiana. El ciudadano colombiano no sabe qué es el conflicto. Mucha gente aquí no sabe que hay gente en Colombia que no tiene acueducto. El día que la gente oiga eso las cosas van a cambiar.

Ellos van a trabajar por silenciar las voces, nosotros tenemos que levantarlas. Esa debería ser una misión de cada uno. Yo lo hago. Estamos dando la conversación, la gente está hablando de eso, nunca había pasado. “Hablar de política, qué jartera”, decían algunos. Pero hay que hablar de política, religión, deportes, porque algún día vamos a entender que el problema no es pensar diferente, es caber en el mismo espacio.

En Colombia se silencia al que piensa distinto. Creo que no lo van a poder hacer si logramos dar la conversación. Tenemos que ser parte de la solución y es con amor. Siéntese con la tía, explíquele, yo “doy la pela” y gente que no quería ni votar, hoy está marchando. El arma más poderosa es la voz, esa es la que les duele.

El presidente está sordo, cero empático, no muestra compasión por nadie. Se muestra como alguien sensible y cercano a los jóvenes, pero en realidad no le importa lo que piensen: es una incongruencia constante lo que dice y lo que hace.El gobierno se hace el sordo. No escucha a las víctimas, apagan las voces. Piensan que porque es diciembre la gente se va a hacer la loca. Pero no nos vamos a cansar: ahí estaremos nosotros porque ya empezamos y esta llama no la van a apagar.

Hay personas que creen que actividades como conciertos o “besatones” han deslegitimado el paro. ¿Qué piensas de eso?

Necesitamos una comunidad más informada, que sepamos qué es lo que está pasando. Yo creo que el paro va a seguir y mucha gente está aprovechando los espacios para liberarse, porque la sociedad bogotana es muy reprimida. Faltan espacios para que la gente se libere. ¿Quién soy yo para criticar la forma en la que la gente elige hacerlo? Nadie. Pero sí es importante encaminarnos porque esto es el paro.

Estoy aterrada con la reforma a la protesta. Si nos toca pararnos, así lo haremos para tumbar ese adefesio. Me parece una falta de respeto que los medios hablen de vándalos con todas las manifestaciones pacíficas en Colombia. En la costa no se suele marchar y yo ya he ido a 3 marchas. No pueden deslegitimar el derecho a la protesta.

Algunos criticaron a los artistas que no dijeron nada al respecto de la situación del país. ¿Qué piensas de esto?

Los artistas antes que nada somos ciudadanos y como ciudadanos tenemos la obligación de trabajar por Colombia, porque no nacimos en Suiza. Me parece irresponsable que un ciudadano colombiano no opine y más si tiene una voz. Muchos de mis colegas dicen “es que yo no opino de política”. Habría que definir política, porque para mí es una postura frente a algo, así que la música es política, estás haciendo política. Dicen que no son “políticos” pero amenizan campañas de candidatos. Dicen que no hacen política, pero opinan de Chile, Venezuela, Chile o Puerto Rico.... No creo ese silencio selectivo.

¿Por qué crees que este paro movilizó a tantas personas?

Nadie me puede decir que las condiciones indignas no generan la necesidad de levantarse. Ellos saben que es así, que nos debe dar vergüenza que la gente se muera de hambre, o que a un paciente lo manden a morir a una clínica. Lo saben ellos y lo sabemos nosotros y si no nos levantamos a pelear por eso, somos una mierda también.

Esta es una generación generosa. Sí, lo tributario nos afecta a todos, pero finalmente los artistas estamos en un lugar de comodidad. Si quisiéramos hacernos los sordos lo podríamos hacer. ¿Qué necesidad tengo yo de cargar con esta vaina? Ninguna, pero ahí está la capacidad de sensibilizarnos y ponernos al lugar al otro. Ahí es que nuestra voz es importante. No me importa que yo tenga ciertas cosas, también las tienes que tener tú. Esto no es comunismo, se trata de cosas básicas como comida, educación y salud. No estamos pidiendo nada que no sea decente, es lo mínimo que la gente merece. Yo creo que esta generación lo va a lograr. Sé que va a ser difícil, pero lo vamos a lograr.

Más contenido sobre: