Se encuentra usted aquí

Afropunk: un surreal desafío a la homofobia, el racismo y la desigualdad

Resistir a la supremacía blanca, la inequidad de género, la homofobia y el apartheid económico con estilo y orgullo activo. Así es el Afropunk Brooklyn.
Fabián Páez López
Fabián Páez López
Por
Fabián Páez López

Brooklyn, uno de los cinco grandes distritos de la ciudad de Nueva York, es la cuna de uno de los movimientos que mejor junta la protesta con el virtuosismo artístico: el Afropunk. Estas son las imágenes que demuestran el carácter del afrofuturismo. 

Fotos y texto por Fabián Páez López // @Davidchaka

Este año, el festival musical Afropunk celebró su decimotercera edición anual en su casa ( también se ha extendido a otras ciudades como Paris, Atlanta, Johannesburgo, Londres y Berlín) con un line-up de músicos negros notables del R&B, el soul, la electrónica y el hip hop como Erykah Badu, The Internet, H.E.R, Daniel Caesar, Smino, Kaytranada, Mahalia, Ibeyi, Tyler the Creator y hasta un ensamble de mujeres negras preparado especialmente para el evento, PowerJam. Su crecimiento y poder es expansivo. A más de dos meses del día del evento no había tickets disponibles y en el gigante Commodore Barry Park de Brooklyn se veían llenos los cuatro escenarios dispuestos por la organización.

(Si quiere saber más de  del festival Afropunk y su historia, vea también nuestra reseña y las mejores fotos del Afropunk 2017) 

Pero más allá de ese cartel cargado en ritmo y talento, Afropunk llama la atención porque se perfila como un movimiento identitario de avanzada. Una movida cuya consigna es la resistencia, no solo desde la música, sino también desde la moda y el discurso: un discurso que, a diferencia de la idea esencialista de “recuperar las raíces”, procura redefinición, un activismo inquieto e inconforme.

De entrada, ir al Afropunk es una experiencia surreal. Es un desfile exuberancia, talento y estilo que va desde los colores, los vestidos, peinados del público hasta las voces y los shows de los músicos. Este año, dos de los llamados a cerrar el evento fueron la perfección vocal de Erykah Badu y el universo visual espacial de Tyler, the Creator. Pero la programación también incluye stands con los proyectos de jovenes negros que trabajan en arte, diseño, gastronomía, activismo y hasta un "Hair Village" en el que se hacen peinados. 

afropunk_84.jpg

El festival, que hoy es ya un circuito mundial con canales de información propios que no descansan en todo el año, más que un evento, es el eje del movimiento: gestionado por y para empujar el orgullo de los jóvenes negros en las urbes. 

En los carteles y en la mercancía oficial del Afropunk se pueden leer manifiestos como este:

“Nosotros, la gente que ha tenido que vivir bajo el dominio de la supremacía blanca, la inequidad de género, la homofobia, la violación ambiental y el apartheid económico tenemos que saber que cuando el mundo es un ultraje, lo más sensato es desafiarlo”.

afropunk_49.jpg

Hace un poco más de cinco décadas, en plena época del Movimiento por los derechos civiles, el activista radical y ministro religioso Malcom X (quien fue asesinado precisamente en Nueva York) parecía ir en la misma dirección al tomar una X por apellido y no, por ejemplo, uno musulmán -como lo hizo el boxeador Muhammad Ali, nacido como Cassius Marcellus Clay Jr. Haberse identificado con un nombre musulmán o africano, pudo haber sido un llamado a la búsqueda de esas raíces que muchos, generalmente agentes externos a la comunidad negra, hoy quieren “rescatar” y “destacar” de una forma que puede resultar restrictiva; no obstante, Malcom X parecía saber que las raíces africanas fueron arrancadas y que su camino era buscar una nueva libertad.

Hoy, los movimientos de jóvenes negros como el Afropunk fortalecen la construcción de una nueva comunidad universal, que se extiende entre la diáspora europea o estadounidense, que si bien se nutre de los símbolos y la estética africana, tiene las miras puestas en construir una nueva identidad y en destrozar los ultrajes no solo del racismo, también de la exclusión, la desigualdad y el odio. 

afropunk_45.jpg

afropunk_67.jpg

afropunk_47.jpg

afropunk_2_0.jpg

afropunk_7_0.jpg

afropunk_8_0.jpg

afropunk_10_0.jpg

afropunk_11_0.jpg

afropunk_12_0.jpg

afropunk_16_0.jpg

afropunk_55.jpg

afropunk_76.jpg

afropunk_70.jpg

afropunk_85.jpg

afropunk_56.jpg

afropunk_62.jpg

afropunk_59.jpg

afropunk_75.jpg

afropunk_77.jpg

afropunk_79.jpg

afropunk_54.jpg

afropunk_37.jpg

afropunk_25_0.jpg

afropunk_35.jpg

afropunk_9.jpg

afropunk_32.jpg

afropunk_13.jpg

afropunk_20.jpg

afropunk_22.jpg

afropunk_23.jpg

afropunk_24.jpg

afropunk_27.jpg

afropunk_29.jpg

afropunk_31.jpg

afropunk_33.jpg

afropunk_41.jpg

afropunk_42.jpg

afropunk_68_0.jpg

afropunk_63.jpg

afropunk_64.jpg

afropunk_71.jpg

afropunk_51.jpg

afropunk_80.jpg

afropunk_81_0.jpg

afropunk_74.jpg

 

Temas relacionados: