Se encuentra usted aquí

“Aprendí a gatear en una tarima”. Maxi

Les presentamos a Maxi, un joven talento paisa al que hay que seguirle los pasos muy de cerca
Fotos: 574 Studio
Fotos: 574 Studio
Por
Mariangela Rubbini

Tiene 13 años, es paisa, su verdadero nombre es Maximiliano Rivera Córdoba, y tiene el gran privilegio de contar con dos grandes mentores y guías en el mundo de la música: J Balvin y Dj Pope.

Por: Mariangela Rubbini Q. @bilirubbini // Fotos: 574 Studio @574studio // Arte Fugitivo: Marianna Rigoni @marianna.nn__

Podríamos decir que Maxi se aprendió los hits de J Balvin desde antes de nacer. Cuando estaba en la barriga de su mamá, su papá, David Rivera Mazo, le ponía su buena dosis de reggaetón y le cantaba los grandes hits del género. Al parecer, ese poderoso beat caló y casi 14 años después empiezan a verse los resultados. Desde muy chiquito, incluso de brazos, Maxi acompañaba a Pope a las pruebas de sonido, los ensayos y los shows de J Balvin que, por ese entonces, no eran ni en el Madison Square Garden, los Grammy o Coachella. Y tampoco cargaban consigo a un gigantesco dinosaurio. Aunque lo soñaban. Por esa época, Jose y su parcero, dj, confidente y cómplice, giraban por los colegios de Medellín haciendo shows promocionales para las emisoras juveniles del país. Maxi era solamente un bebé, y curioso, acercaba sus manitos hacia adelante para tocar cuanto botón le llamaba la atención, agarraba los audífonos y observaba detenidamente cada movimiento en el escenario. Lo suyo fue, sin duda alguna, amor a primera vista.

Poder estar sobre un escenario y cerca a los micrófonos, los instrumentos y los equipos que manejaba su papá, era algo así como entrar a uno de esos sitios llenos de juegos para niños que nunca faltan en los centros comerciales. Sin embargo, fue solo hasta que cumplió 11 años que se dio cuenta de que esto de la música y de ser artista era algo que, en realidad, le apasionaba.

Maxi todavía no termina el colegio. Está en octavo y estudia por internet, al mismo tiempo que perfecciona su inglés y aprende francés. De su papá, y también de J Balvin, recibió el que quizás puede ser el mejor consejo de todos: que tiene que estudiar, aprender de otros, y crear y crear música hasta que encuentre su propio sonido. Sabe perfectamente que el camino no es fácil y que ese par de mentores con los que cuenta, antes de llegar hasta donde están hoy, tuvieron que comer mucha mierda. También entiende que convertirse en un artista creíble en la escena musical es una tarea que le corresponde hacer a él.

Recuerda que, siendo todavía muy niño, en uno de esos conciertos de emisora a los que Balvin y Pope iban a presentarse, sintió una extraña atracción por botarse al público, o hacer el famoso “stage diving”. Claramente eso nunca sucedió. Creció escuchando a grandes exponentes del género urbano como Daddy Yankee, Yandel y J Álvarez. Sin embargo, si existe un referente en el mundo de la música para él, ese es el rapero estadounidense Travis Scott, que por cierto inició su carrera musical cuando apenas tenía 16. Scott ha colaborado con artistas como Kanye West, Justin Bieber, Toro y Moi, Pharrell Williams, The Weeknd y Quavo, entre muchos otros. Maxi dice que Travis Scott es quien más lo ha influenciado en la creación musical y quien le abrió la mente a nuevos sonidos.

Lanzó su primera canción cuando apenas si había cumplido 11 años de edad. Se llamaba Bendecido. Esa canción no fue compuesta por Maxi, pero en las que vinieron luego sí participó: Fashion Killa y Future. Su cuarto lanzamiento será Fugitivo este 21 de marzo, justo dos días antes de que comparta tarima con Giordano y Rashid, los Afro Bros, y con TSH Sudaca, en Selina Medellín.

Bendecido

Dark Lion y Aeme fueron productores de Fugitivo, y en la canción también participa el artista cartagenero Galvis. Maxi dice que ya tiene varias canciones escritas y guardadas esperando el momento más oportuno para lanzarlas. Durante el corto tiempo que lleva escribiendo su propia música, ha aprendido que la gente conecta mucho más con letras con las que se sienta identificada y con situaciones cotidianas que podrían sucederle a cualquiera. “De verdad yo sí quiero llegar a ser alguien en la música, quiero proponer un sonido diferente y una forma única de contar historias”. Por ahora, y en este proceso de aprendizaje, ha trabajado con productores del colectivo 574, con You Andy, Slay Fox y Nao Btz, entre otros.

fotomaxi3.jpg

Y mientras su proceso de crecimiento como artista va fluyendo de manera natural y con los mejores consejeros a su alrededor, Maxi va lanzando calladito y sin hacer mucho ruido, canciones y videos que, poco a poco comienzan a moldear su identidad y personalidad artísticas. Hasta ahora, no ha habido un lanzamiento oficial de Maxi como artista. De hecho, fue en diciembre cuando tuvo su primer show oficial. El que compartirá este 23 de marzo con Afro Bros será el segundo. Riéndose, también me dice que oficialmente esta es la primer entrevista que le hacen, porque aunque alguna vez tuvo una, nunca salió publicada.

Fashion Killa

Maxi no quiere generar muchas expectativas, no todavía, y más que presión por ser el hijo de quién es, lo que siente es una gran motivación para seguir construyendo su carrera como artista. Por ahora, quiere terminar el colegio, aprender a tocar varios instrumentos, aprender varios idiomas y absorber la mayor cantidad de cosas de todos estos personajes a los que sabe que tiene acceso, ahí sí, por ser hijo de quien es. Quiere seguir escribiendo muchas canciones, explorar nuevos sonidos y descubrir mucha, pero mucha música que lo inspire.

Sigue a sus artistas favoritos en sus cuentas de Instagram, y así es como descubre a nuevos artistas, también sigue muchas playlist. Sueña con alguna vez hacer un featuring con C Tangana, o con Crudo, Jesse Báez, a quienes está escuchando mucho por estos días. Sabe que tal vez, el momento no sea todavía, y que puede tardarse un par de años  en terminar de afinar muy bien como quiere proyectarse hacia afuera. Lo que menos le interesa es que lo vean como el niño que está jugando a hacer canciones y videos.  

Sebastián Aristizábal, más conocido como “El t1gre”, amigo personal de Pope y de Balvin, y quien hoy es su manager confirma que Maxi aprendió a gatear en un escenario: “Yo tengo una amistad de muchos años con Pope, y me acuerdo mucho que la mujer de Pope lo acompañaba con el niño en brazos a las pruebas de sonido y a los shows. Todavía era un bebé y Pope lo agarraba en los brazos mientras conectaba los equipos y probaba las pistas. Incluso, hubo oportunidades en las que lo tenía alzado mientras tocaba. Con un brazo cargaba a Maxi y con el otro le daba play a los equipos. Recuerdo que una vez Pope lo sentó sobre la tarima mientras conectaba algo y cuando nos dimos cuenta, Maxi estaba gateando. Fue algo brutal. Hoy nos acordamos y decimos, definitivamente ese niño nació para estar montado en un escenario. También aprendió a caminar mientras acompañaba a su papá y a Balvin en las giras por los colegios”.

El Tigre hace memoria y recuerda que, aparte de ese recorrido por los colegios en varias ciudades de Colombia, Maxi ya ha hecho como tres giras con J Balvin, por Estados Unidos, Europa y Latinoamérica.

Future

“Yo estoy convencido de que quiero llegar a hacer cosas grandes como artista. Cada día tengo un nuevo sueño por cumplir. Tampoco quiero sentir presión por lo que significan mi papá y J Balvin en el mundo de la música. Por el contrario, sé que cuento con ellos, que pueden guiarme y que siempre me van a decir lo que está bien y lo que está mal. Las cosas que se hacen rápido, igual de rápido se van, así que no tengo ningún afán de nada. Quiero disfrutar cada paso que doy y pasármela bien. Voy a mi ritmo, calmado, y poniéndome una nueva meta cada día”, asegura Maxi muy convencido antes de terminar esta entrevista.

Dedica su tiempo libre a escuchar mucha música, a escribir y a leer para nutrir su vocabulario, también le gusta el diseño, e incluso tiene planes de sacar una marca de ropa que llamará Random. “El t1gre”, su manager, dice que en los últimos meses le cambió la voz y que lo ve montado en la película de ser artista, con todo y la disciplina que eso implica: “Qué responsabilidad que a uno le suelten un hijo así, para que lo manejen, pero la verdad es que este niño tiene todo el potencial para convertirse en un gran artista. No hay sino que escucharlo hablar, verlo escribiendo canciones, o posando en una sesión de fotos para darse cuenta de eso”.

Todos, Pope, El T1gre, Balvin, el equipo de trabajo, y el mismo Maxi, saben que si las cosas no se manejan como debe ser, podría perder el control en menos de nada y alcanzar una fama efímera que se caiga de su propio peso en un abrir y cerrar de ojos. Por eso, este combo trabaja en silencio y al ritmo que mejor convenga para el proyecto. El nivel de exigencia es bien alto y ahí viene, otro gran acierto de sus mentores, que ha sido poner a Maxi a hacer la tarea desde ceros. Desde Shock, lo único que podemos decir, es que a este niño hay que seguirle los pasos muy de cerquita, porque al menos en Medellín, su base de fans ha venido creciendo a pasos agigantados cada día. Por lo demás, Fugitivo, con todo y videoclip, está a solamente pocas horas de su estreno.

2.png

 

Temas relacionados: