Se encuentra usted aquí

Arañas de Marte: un viaje sonoro con alta dosis de ruido

De vuelta a los sonidos rock and roll.
Foto: Alejandra Mar // @alejandra.mar
Foto: Alejandra Mar // @alejandra.mar
Por
Johana Arroyave

Si buscamos en el diccionario la palabra “ruido”, encontraríamos una definición en la que se dice que el sonido carece de sentido. Sin embargo, en la práctica esta tesis podría quedar sin argumentos y lo podemos comprobar escuchando a Arañas de Marte una banda experimental con mucho rock and roll y mucho ruido.

Por: Johana Arroyave @JohanaArroyave / Fotos: Alejandra Mar @alejandra.mar

Arañas de Marte es un viaje sonoro de ciencia ficción con altas dosis de adrenalina. Es una mezcla de la actitud del rock and roll, la sensibilidad de las canciones pop y elementos electrónicos experimentales todos reunidos en una atmósfera ruidosa. Su música es capaz de llevarlo a mover la cabeza y los brazos como si no hubiera mañana o ponerlo a pensar en sus probabilidades de vida ante un ataque alienígena. Todos estos elementos conforman a Arañas, una banda creada como un acto de terquedad contra las tendencias musicales del momento.

aranas_de_marte_shock_alejandra_mar.jpg

 

“Hagamos otra vez Rock and Roll”

 

El nacimiento de Arañas de Marte:

Todo dependía de Carlos Galindo (guitarra y voz). Luego de divagar haciendo cine, un retiro temporal de la música y renunciar a su banda anterior (Pornomotora), la vida se encargó de devolverlo a la industria: “terminé demasiado involucrado con shows. Eso se convirtió en mi trabajo y al final viajaba tanto con bandas escuchando todo el tiempo rock and roll que quise volver a las raíces de dónde empecé”.

Vea también: Bandas de rock locales que la están rompiendo y a las que hay que pararle bolas

“Mirando un poco todo lo que estaba pasando con la escena local en Bogotá, sentí que estaban saliendo bandas muy buenas pero que el sonido se tranquilizó. No estaba pasando nada muy fuerte en rock and roll, el sonido se volvió súper pulido, súper melódico y las bandas rockeras distorsionadas fuertes, sin llegar a ser metal, no estaban saliendo. Le bajaron la intensidad a la música”, Carlos Galindo.

En ese momento decidió que era momento de llevarle la contraria a la escena y sacó ese proyecto que tenía guardado. Aunque la banda inició como un plan personal y más por hacer canciones para darse gusto en sonidos, un día decidió ver qué pasaba si las tocaba en vivo y reunió un par de músicos para probarlo. Al son de hoy Arañas de Marte ya tiene craneado tres EP y un disco. El primero de ellos fue Rojo que salió a la luz hace unos meses y que consta de tres canciones (Ruido, Cenizar y Fobos)… 

"Arañas de Marte" es un nombre que viene de la mezcla de la fascinación de Carlos con las arañas, y con Marte, o más bien con una obsesión con David Bowie y la banda con la que tocó uno de sus discos favoritos: The Spiders From Mars. “Arañas de Marte era un nombre que sonaba a una banda de rock, pero no sonaba a qué tipo de rock. Es un nombre que permite meter la música en matices y además crear alrededor esas historias raras y místicas. Es perfecto para todo lo que estamos creando”.

¿Cuál es el ruido de Arañas de Marte?

“Hay mucho de rock industrial, pero más allá de un sonido determinado la idea era acabar con la calma con la que se venía haciendo música en la ciudad. La meta era hacer otra vez rock and roll fuerte, hacer ruido, meterle rock experimental, unir paisajes visuales y sonoros, meter atmosferas dentro de las canciones y que haya ambiente ruidoso y raro”. 

Las baterías de Arañas de Marte son muy activas, los sonidos son rápidos y se puede apreciar un poco de drum n'bass. Las guitarras se mueven en medio de distorsiones, capas sonoras con bajo y teclados que suenan de fondo y que logran crearle un ritmo medio hipnótico a cada una de las canciones. No es un sonido fácil de digerir, es necesario escuchar las canciones más de dos veces y aun así en cada nuevo play se encuentra algo distinto. 

Vea también: ¿A qué le cantan las bandas distritales y nacionales de Rock al Parque?

“Siempre me han gustado las cosas que trasgreden, que te hacen despertar. Cuando aparece el ruido es como que te pega una patada en la cara y eso te obliga a prestar atención. Por un lado no tan chévere el ruido es como la niebla, son cosas que lo nublan a uno, es una vocecita en la cabeza que no te deja ser. Y vivimos en constante ruido. No hay que hacerse enemigo de él sino aprender a convivir y a veces hay que decir cosas con mucho ruido para que funcionen. Ahora hago música con él”.

Y este montón de “ruido” dio el nacimiento al primer EP de la banda.

aranas_de_marte_shock_alejandra_mar_2_0.jpg

aranas_de_marte_shock_alejandra_mar_3.jpg

aranas_de_marte_shock_alejandra_mar_4.jpg

Rojo, el EP

Tres canciones llenas de matices, de colores sonoros, de ruido y capaces de hacerlo volar en medio de un universo en el que la pérdida de la memoria es una realidad. Fue creado bajo una historia de ciencia ficción que se pretende contar en tres EP y que culminarán con un disco. En Rojo se cuenta la historia de una invasión alienígena donde se le borró la memoria a la gente. Desde ahí surgió la necesidad de entender qué pasó y qué hubo antes de la catástrofe.

Hay un tema transversal dentro de toda la historia y es la memoria, los momentos que olvidamos, las citas personales y las cagadas que volvemos a repetir. “Lo valioso es poder jugar con elementos y con momentos. Decir que estamos advirtiendo algo con nuestra música sobre lo que podría llegar a pasar si la seguimos cagando como seres humanos. Pero no dando una reflexión obvia sino haciéndolo de una forma muy sutil, entregando poco a poco pedazos de la historia y que la gente se haga a la idea del resto”

Este concepto no solo permite a quien esté escuchando las canciones sumergirse en un universo paralelo con aliens e invasiones, sino que ayuda a la banda hacer un show en vivo con elementos neo teatrales. “Usamos mucho video en vivo sobre la banda. Esto hace que el escenario se vea como un campus por el que se pueden contar cosas aleatorias visual y musicalmente. Aunque seamos una banda de rock tocando en vivo la idea es mostrar una escena diferente, un show divertido y entretenido y que el público no lo sienta monótono”.

Toda la historia se recopilará en un disco conceptual que irá mucho más allá de la unión de los tres EP y que de seguro será capaz de hacernos volar la cabeza. Por lo pronto hay que pararle bolas estos chicos y lo que están haciendo con esta propuesta. 

Vea también: ¡Gimme the Power! El rock como resistencia en Latinoamérica