Se encuentra usted aquí

.

Arlo Parks: la voz de la generación super triste

Con apenas 20 años y un talento especial para la poesía, la artista británica escribe canciones que retratan el espíritu de una generación.
Foto cortesia de la artista
Foto cortesia de la artista
Por
Redacción Shock

Cuando estábamos confinados en casa, en una cuarentena global como medida de protección ante el coronavirus, una joven inglesa con orígenes nigerianos, chadianos y franceses lanzó una canción que se sintió como un bálsamo, como una mano amiga en medio de la incertidumbre y aislamiento al que el virus nos ha infundado. 

Let's go to the corner store and buy some fruit

I would do anything to get you out your room

Just take your medicine and eat some food

I would do anything to get you out your room

It's so cruel what your mind can do for no reason

Una traducción literal, no poética del verso sería: Vamos a la tienda, compremos algo de fruta. Haría lo que fuera por sacarte de tu habitación. Solo toma tu medicina y come algo. Haría lo que fuera por sacarte de tu habitación. Es muy cruel lo que tu mente puede hacer sin alguna razón.

La canción se llama Black Dog y su cantautora es Arlo Parks, una mujer en sus propias palabras “negra, que no sabe bailar, que escucha música emo y está tragada de una chica de su clase de español”. “Cuando escribí el poema de la canción [Black Dog] en la sala del apartamento de mi amigo, salió muy rápido”. Dice Arlo sobre el proceso de creación de este tema. “Es una canción muy honesta y la gente ha respondido a ella de manera maravillosa, creo que porque todos estamos encerrados en nuestras casas y pasando por momentos difíciles. Me alegra que esté dándole a la gente una sensación de paz y tranquilidad”, cuenta. 

Pero Black Dog no es su primer lanzamiento. Su debut fue en 2018 con el sencillo Cola. en 2019 publicó 2 EPs, Super Sad Generation y Sophie. Antes que ser una cantautora, Arlo Parks es poeta. “Escribo muchas de mis letras basada en la poesía, pues soy poeta antes que nada. Las letras siempre vienen antes que la música. Cuando estoy con un productor usualmente comenzamos a construir el beat y luego ponemos mi poesía sobre él hasta convertirlo en canción”. Así nació Super Sad Generation, su primer EP y en el que demostró que sus letras no solo hacen canciones bellas, sino que además logran captar el espíritu de una generación completa. 

When did we get so skinny?

Start doing ketamine on weekends

Getting wasted at the station

And trying to keep our friends from death

We're trying to keep our friends from death

And yesterday I heard you say

"Everything will sort itself if I get to L.A."

And oh, oh, oh

We're a super sad generation

Killing time and losing our paychecks

De nuevo, una traducción literal de los versos dice: "¿Cuándo nos volvimos tan delgados? Comenzamos a tomar ketamina en los fines de semana, embriagarnos en la estación y tratando de que nuestros amigos no se mueran. Estamos tratando de que nuestros amigos no se mueran. Ayer te escuché decir “todo se va a solucionar cuando llegue a Los Ángeles”. Somos la generación super triste, matando tiempo y perdiendo nuestros cheques”.

¿De dónde nace el concepto de la generación super triste?, “De observar a la gente a mi alrededor”, dice Parks. "Nació también de una noche específica en la que estaba con mis amigos hablando de nuestros sueños y esperanzas, de lo que nos obsesiona, y se me ocurrió esa frase en el bus de regreso a casa, "we are the super sad generation", la generación super triste”. Arlo Parks se describe como una buena observadora de las personas, y sobre todo, una buena conversadora. “Amo a la gente, y amo conversar, y quiero creer que soy buena escuchando. También es que me he dedicado a escribir cada día desde que soy muy pequeña y eso me ha ayudado a saber cómo poner mis ideas en el papel y a encontrar mi voz”.  Es así que a través de su poesía, que luego se convierte en música, ha logrado capturar el sentir y las inquietudes de los jóvenes de su edad. Sus letras hablan del amor, de la salud mental, del deseo de salir adelante y construirse una nueva vida. “Creo que mi música viene desde un espacio vulnerable y emocional. Diría que me describo como una artista que escribe, que está muy interesada en las personas, en lo que aman y cómo aman, en las relaciones entre las personas”.

La música ha sido el canal para que esta artista se comunique. “Cuando era más joven escribí una obra y me gustaba escribir historias cortas. Creo que simplemente estoy interesada en las palabras y ellas pueden venir de distintas maneras. Creo que hacia los 14 o 15 años, que fue cuando cogí una guitarra y aprendí a hacer beats, y cuando realmente comencé a experimentar con crear música, pude darme cuenta de que es algo que me encanta”. 

También le encanta estar sobre el escenario. En 2019 tuvo la oportunidad de hacer una gira por Europa que la llevó al festival Glastonbury, llenó escenarios en Londres y se ganó una invitación a tocar en vivo en la BBC. “Un show que disfruté mucho fue mi primer show como headline, que fue en Berlín. Fue mi primer show como headline y además la audiencia fue muy receptiva, dulce y paciente conmigo. Fue un momento maravilloso. Espero poder volver a salir de gira, es algo que realmente extraño y espero volver tan pronto sea seguro hacerlo”. Para 2020 Arlo Parks tenía planeada una gira por Estados Unidos junto a Hayley Williams, además de fechas en más de 20 festivales que fueron cancelados por la crisis del coronavirus. Sin embargo y aunque la vida ha quedado en pausa para muchos, Arlo ha utilizado este tiempo para trabajar en su música, en los detalles de su primer álbum y en tomarse el tiempo para asimilar lo rápido que ha despegado su carrera. “Creo que este ha sido un tiempo en el que he podido procesar todas las cosas maravillosas que me han pasado y de reconocer lo afortunada que he sido de llegar tan lejos y tan rápido”, dice. 

Ese éxito se debe a distintos factores: su voz dulce pero potente, los beats que construye, que no se encasillan en ningún género específico sino que toman elementos del pop, el indie, el R&B y el soft-rock. También sus letras que nacen de la observación de sus pares, de conversaciones con amigos y de poner sus experiencias en palabras cantadas que hacen que quien la escuche se sienta identificado. Que sienta que no es el único al que la vida a veces le duele.  “Me gustaría que quienes escuchen mis canciones se sintieran menos solos, que sientan que mi música los conmueve en algún nivel. También me gustaría que quienes van a mis shows se sientan seguros y que es un espacio en el que pueden ser ellos mismos y ser vulnerables. Me gustaría animar a las personas a que se permitan ser vulnerables”.

 
Más contenido sobre: