Se encuentra usted aquí

Hablamos con Maroon 5 antes de su concierto (y después de su ronda en el club)

Por
Redacción Shock

Maroon 5 la pasa sabroso en Bogotá. Juegan tenis y golf, pasean por la ciudad y la gente los aclama como si fueran dioses. Hablamos con la banda horas antes de su concierto sobre su pasado, el peso de la figura de Adam Levine y el pasado y presente de la banda.

Por: Mariana Suárez Rueda (Especial de El Espectador) - @MarySua // Foto: Getty

 

Jesse Carmichael y James Valentine, dos de los integrantes de Maroon 5, reflexionan sobre su camino a la fama. La participación de Adam Levine en The Voice, aseguran, ha sido crucial para su éxito. Tan sólo un par de horas antes de que tocaran por segunda vez en Bogotá, en el Parque Salitre Mágico, en medio de un estricto protocolo, nos reunimos con dos de los integrantes de la banda californiana Maroon 5. Visiblemente contentos por el día soleado que habían podido disfrutar –jugaron tenis y tomaron un pequeño tour por la ciudad–, Jesee Carmichael y James Valentine hablaron desprevenidamente de su camino al éxito, que comenzó en 1994 cuando unos estudiantes de bachillerato se unieron bajo el nombre de Kara’s Flowers y que hoy los tiene como una de las bandas más importantes del rock pop a nivel global.

 

Musicalmente hablando, ¿Maroon 5 aún conserva algo de Kara´s Flowers?

Obviamente hay una conexión porque básicamente somos las mismas personas a excepción de Valentine. Pero la razón por la que cambiamos el nombre es porque empezamos a hacer otro tipo de música. Nos reinventamos y tuvimos un año en el que cogimos la plata que nos dio nuestra disquera luego de que nos despidiera. Fuimos a la escuela de música, comenzamos a escribir canciones y nos encontramos con James Valentine. Ahí surgió un sonido distinto.

En cierta forma Maroon 5 simboliza la persistencia, una cualidad que es especialmente importante en esta industria. Si no se hubieran reagrupado nuevamente después de su fracaso como Karl´s Flowers, ¿qué creen hubiera sucedido con su carrera musical?

Realmente no sé qué sería de cada uno de los integrantes de la banda si esto no hubiera funcionado. Siempre le apostamos a este proyecto y creo que tuvimos mucha suerte.

¿Sólo suerte?

Suerte y trabajo duro. Durante todo un año recorrimos Estados Unidos en una van hasta que nuestro primer álbum salío. Lentamente nos dimos a conocer en el país y luego, uno por uno, en los demás países que recorrimos. Así que fue una combinación de suerte, trabajo duro y persistencia.

Songs about Jane es uno de sus trabajos más importantes, pero tardó casi tres años en convertirse en un éxito. ¿Por qué este proceso fue tan largo?

Tal vez fue porque en ese momento no había muchas bandas que sonaran como nosotros. Tuvo un progreso muy lento porque cada estación de radio tenía que tomar el riesgo de poner a sonar algo como lo que hicimos. Además comenzamos con una disquera independiente y no teníamos los recursos.

¿Qué tan difícil se ha vuelto trabajar en el estudio desde que Adam Levine está como jurado de The Voice?

Adam está muy ocupado y la banda tiene que trabajar de acuerdo a su agenda. Pero tenemos suerte también porque eso nos permite tener tiempo libre y dedicarnos a nuestros propios intereses. Ahora podemos planear vacaciones, ja ja ja.

Además ha sido una plataforma extraordinaria para el grupo…

Total. Hemos sido una banda desde hace mucho tiempo y hay gente que ya nos conoce, pero también hay mucha que todavía no. Tener a Adam todas las noches en televisión se ha vuelto una plataforma increíble. De hecho la primera vez que tocamos Moves like jagger fue en el programa y de manera instantánea se convirtió en la número uno de iTunes.  

¿Cuál es su canción favorita de este nuevo álbum?

Sugar, es una de las más animadas. No sólo es la canción sino el video que se convirtió en un fenómeno, un impacto cultural muy grande dentro y por fuera de Estados Unidos.

Esta es su segunda vez en Bogotá. ¿Qué es lo que más les gusta de este escenario?

El clima, el público y que todo el mundo es muy amable. Nos gustaría volver con más tiempo porque la agenda es muy apretada por los compromisos de Adam.

¿Cómo han visto la transformación de la industria musical a lo largo de estos años?

Los cambios han sido tremendos. El streaming y lo digital la han transformado. No sabemos con certeza cómo va a seguir evolucionando en este aspecto pero esperamos que sea de una manera justa para todos. Y en la medida en que mucha gente no está acostumbrada a pagar por la música que escucha en internet, quienes vivimos de esta profesión tendremos que explorar cómo ajustarnos a esta nueva realidad.