Publicidad

Publicidad

Publicidad

blu_red_shock_push.png
¡Sin spam ni problemas! Activen las notificaciones y reciban las novedades realmente importantes del mundo de la música, el cine y las series.
De una
Ahora no

Publicidad

Aterciopelados: “en todos nuestros discos hay canciones que retratan la realidad y critican”

El dúo bogotano estrenó tres canciones y una exposición ‘Ovarios Calvarios’ para conmemorar el día contra la violencia de género.

Ovarios Calvarios
Andrea Echeverri en la exposición Ovarios Calvarios
// Cortesía Aterciopelados

Aterciopelados tiene una amplia lista de canciones que hablan de feminismo, ambientalismo y crítica social. Los bogotanos llevan más de tres décadas haciendo canciones que han retratado la cotidianidad del país. El grupo acaba de estrenar tres canciones para conmemorar el 25N, Ovarios con Vivir Quintanilla, Plañidera con Las Añez y No se Viola con La Muchacha.

Este nuevo proyecto de Aterciopelados se pudo realizar por la alianza con La Dirección de Patrimonio Cultural de la Universidad Nacional de Colombia. La exposición Ovarios Calvarios estará hasta mayo del 2022 en el Claustro de San Agustín en Bogotá.

Publicidad

Hablamos con Andrea y Héctor sobre la exposición y la manera de cómo algunas de sus letras se han convertido en voz de protesta.

¿Cómo se documentaron para hacer estas canciones?

Héctor: Estás canciones también tienen que ver con que asistimos a varios eventos donde tuvimos contacto con víctimas, sobre todo del conflicto armado en Colombia, mujeres que fueron violentadas, por paramilitares o guerrilleros. El poder compartir con ellas fue realmente fuerte y eso nos movió aún más a querer escribir más letras y profundizar el tema.

¿Ustedes ya han hablado de historias de violencia hacia la mujer, fue fácil abordar el tema?

Publicidad

Héctor: Las canciones Ovarios y Plañidera venían trabajándose hace dos años, antes de pandemia y estuvimos grabándolas en Groove Estudios y ahí quedaron, no las alcanzamos a meter en Tropiplop porque eran unas canciones que necesitaban otro espacio. Y luego vino la canción No se Viola, que compuso Andrea con La Muchacha Isabel. Son canciones muy fuertes, con unas temáticas muy explícitas, pero necesarias de decir en estos momentos.

¿Cree que ahora es más fácil decir las cosas de una manera más explícita?

Publicidad

Hécor: Me llamó la atención que nos hemos encontrado en firmas de autógrafos y eventos con jóvenes que tal vez habían escuchado el nombre de la banda pero no habían escuchado las canciones, sobre todo las nuevas y las oyen y se sorprenden del desconocimiento de músicos que tocan este tipo de temáticas, eso nos llama la atención, porque la música masiva tiene otras letras y de pronto hay un segmento de jóvenes que piensan que no hay más música y si, la temática y las letras pueden ser contadas de manera divertida de manera explícita o con poesía.

Yo creo que afortunadamente se pueden contar las cosas hoy mucho mejor, yo me acuerdo cuando estrenamos Bolero Falaz, decir: ‘Y te cagaste de risa’ era censurado, ahora ya tantos años después se pueden contar las cosas muy explícitamente y esperar que las nuevas generaciones escuchen estas letras y de muchos otros artistas que están haciéndolo. No solamente el reggaetón tiene esa gabela de decir y de contar y tener la chispa con las letras, sino que hay otros mensajes que hay que dar y que se escuchen y se compartan en este momento.

¿Hay alguna similitud con otros temas de Aterciopelados?

Andrea: No se viola se parece a Cosita seria, además es La Muchacha que fue por Shock que sucedió esto (había un proyecto de juntarlas y hacer una canción para un Shock Session, no se logró concretar pero quedó esta unión). La Muchacha es grosera como yo, somos como paisas groseras, esa manera es casi gore, una estética exagerada con humor negro. “Vergas violadoras a la licuadora”, son las pancartas que uno ve en las marchas feministas y ese mismo tipo de estética amenazante, de una manera exagerada y fantástica, a mí me gusta. “Y cada vagina será una guillotina” o sea el que viole que el pase algo bien feo.

Ovarios es una cosa de Aquelarre, de juntarse, de estar furiosas pero entre todas denunciar y defendernos. Plañidera fue la primera que escribí “y si no quiero que bailemos, sino que chillemos” porque vivimos en este país de violencia, desplazamiento, violaciones, y todos bailando vallenato y reggaetón y somos el país más feliz del mundo. Vivimos en un mierdero tenaz, no digo que todo el tiempo estemos abajo, pero si está bueno hacer canciones que hablen de eso y no de baile, no estamos de fiesta, estamos de luto.

Publicidad


¿Cómo ve la situación de las mujeres frente a la violencia hoy?

Andrea: Se han ganado espacios pero el drama sigue, las violaciones siguen, siguen ganando más sueldo los manes que nosotras, es una lucha larga. Ahora por lo menos se dice que las violaron por todo esto del Me Too, por lo menos se abrió el espacio de que no se sientan intimidadas y digan: ‘hey a mí también’ y se destapa una cosa por todas partes de miedo. El paso siguiente es que deje de pasar o que pase menos.

Publicidad

Usted ha tenido varias exposiciones de su trabajo con la cerámica, ¿se puede decir que Ovarios Calvarios es su obra máxima?

Desde siempre quería integrar más la música con la cerámica, yo he hecho muchos intentos, para Claroscura hice el título y el nombre de todas las canciones, pero si no te lo cuento, no te enteras. Hasta ahora habían sido intentos no fallidos pero discretos. También por la pandemia, que no hubo viajes ni shows, tuve tiempo de hacer todo esto, es mucho trabajo. Y todo cuadró, tampoco fue un plan macabro. Con La Muchacha fue por Shock y con Vivir, fui a un trabajo para ACNUR en México y cantamos una versión de Todo cambia de Mercedes Sosa, ahí nos conocimos y le dije: "mira tengo este proyecto para el 25N, ¿cantas en una de mis canciones?" y en otro viaje que hice a México, el mismo chico que hizo la pieza para ACNUR fue el que hizo el video, se juntan las cosas y hubo este espacio que le interesó el proyecto.

¿El tema también era clave para usted?

Publicidad

A mí la historia de violencia sexual me afecta mucho, me leí el libro de Rosa Elvira (La vida es Rosa) y chille sola en mi casa, lo de Juliana, lo de Yineth cada que leo una historia de esas pienso en mi hija y se me para el pelo.

¿Las canciones están integradas a la exposición?

Publicidad

Si escribes unas canciones anti violación no es el siguiente sencillo, no es fácil, no es comercial, aquí con patrimonio lo logramos, Ovarios Calvarios es la exposición y las tres canciones con los videoclips que están rotando todo el tiempo.

Se confirma un poco lo que algunos colegas afirman, que tiene que haber un mensaje en las canciones..

En la mía sí, cada uno encuentra su música, todo es como un árbol. El reggaetón en algún momento va a ser otra cosa y quién sabe para dónde va la vaina, cada uno va evolucionando, encontrándose. En Atercio hay canciones que son de amor, de despecho, de chiste, de buena onda, pero en todos nuestros discos hay canciones que retratan la realidad y critican. Está el feminismo, el ambientalismo y lo antibélico: tres cosas a las que puedes hacerle seguimiento histórico, plasman las situaciones que vivimos y cuestionan lo establecido.

Vea también: Aterciopelados estrenó su disco 'Tropiplop' en el Teatro Mayor

Publicidad

🎵 Síganos en Google Noticias y lean sobre lo mejor de la música con Shock. 🎵 Síganos en Google Noticias y lean sobre lo mejor de la música con Shock.