Se encuentra usted aquí

Basement: La pequeña banda más grande del nuevo rock underground inglés

El quinteto británico Basement tocó por primera vez en Colombia
Por
Eugenio Chahin

Basement, junto a otro puñado de bandas al rededor del mundo como Turnover, Modern Baseball o Citizen, parece haber estado construyendo una nueva escena sin que muchos lo hayan notado.

Ahora que el titular llamativo y engañoso de rigor los ha llevado a leer estas líneas, habría que aclarar que no, esto no se tratará de una descarga guitarras disonantes sobre alguna pista de eletrocumbé o de la llegada de una banda de black metal de culto ultra derechista. Es un asunto, simplemente, emo. O al menos uno que se le parece mucho sin serlo del todo. Vivimos en tiempos de post-hardcore, y desde principios de esta década los ingleses Basement, junto a otro puñado de bandas al rededor del mundo como Turnover, Modern Baseball o Citizen, parece haber estado construyendo una nueva escena sin que muchos lo hayan notado. Esta corriente sonora –para la que nadie parece tener un nombre propio  y a la moda aún– se manda de frente con un amor obsesivo por aquella discreta ola de bandas emocionales de los 90 como Sunny Day Real State o American Football, pero también salpica todo lo que hace por grunge o punk pop o shoegaze como se le da la condenada gana.

El termino “nostalgia” tal vez no aplique del todo aquí, dentro de una generación de chicos que viven inmersos en la pantalla táctil de un presente con acceso total a la historia entera de la cultura popular; pero sí podría decirse que hay algo tan nuevo como viejo tramándose aquí a la vez, algo que resulta más que (valga la redundancia) emocionante. Así al menos es como se sienten los tres primeros larga duración que ha dejado Basement hasta el momento: “I Wish I Could Stay Here” (2011), “Colourmeinkindness” (2012) y “Promise Everything” (2016). Albumes que se definen por enfoques muy diferentes, y parece estar defendiendo un presente único e indivisible cada uno; sin desconocer el pasado pero tampoco pensando necesariamente que fuera “mejor”. 

Ya hace un par de años Title Fight, de Kingston, Pensilvania, hizo su primera aparición en un Ozzy Bar admirablemente lleno para un domingo de septiembre en la tarde. Este 16 de julio, también domingo, Basement encabezará una nueva fiesta de rock taciturno en ese mismo lugar con su primera visita a Bogotá. También será la ocasión  para ver como responden los locales Whites (Bogotá), Trying To Find Me (Ibagué), Cinco Sentidos (Ibagué) y Desnudos En Coma (Cali) a todo esto, y tener una gran contraparte chilena con los prolíficos Tenemos Explosivos.  

 

Temas relacionados: