Se encuentra usted aquí

Beto Villa: la nueva sangre del vallenato alternativo

El cantante prepara un álbum muy personal que verá la luz el segundo semestre del 2019.
Foto Natalia Pedraza
Foto Natalia Pedraza
Por
Alfred Lord

Beto Villa no es un desconocido en el mundo artístico, pertenece a una dinastía de acordeoneros y grandes representantes del vallenato tradicional. Lo suyo es la música, aunque ha actuado en varias producciones de la pantalla chica, desde que nació ha estado muy cerca de la música. Actualmente tiene una campaña que el da nombre a su disco Beto Villa más cerca, para que sus seguidores sientan que Beto está disponible para escucharlos a todos y para que su música sea el puente donde se conectan las historias de sus fans y amigos. Hablamos con él de vallenato y de la forma como las nuevas generaciones utilizan la música tradicional para crear nuevos sonidos.

¿Cómo define la frase de ‘Beto Villa más cerca?

Soy un cantante que siente una gran conexión con la gente, mis  canciones nacen de las experiencias y las conversaciones con amigos, seguidores, es como una antítesis de lo aspiracional, buscando algo un poco más cotidiano. Por ejemplo, Te puedo olvidar es una historia de desamor, nació precisamente de una conversación de unos amigos en Barranquilla, en la que escuché un par de comentarios que me sonaron a canción que solo le faltaba música y rima, más allá de eso es poder ver que los seres humanos no somos buenos ni malos: somos humanos nos equivocamos, tenemos aciertos y desaciertos.

¿Cómo piensa lograr esa conexión con la gente?

Es muy difícil poder contestar todo lo que a uno le escriben en redes sociales, procuro hacerlo y creo que es importante estar ubicado en la vida y saber qué tiene y qué no tiene. Yo creo que Dios me ha dado la facilidad de poder conectar con las personas, quizá es por el gusto de escuchar, soy hablador, me gusta compartir con amigos. Al momento de pensar qué hago, qué le traigo a la gente, vengo de hacer televisión, en este momento preferí dejar el tema quieto y decidí dedicarme exclusivamente a lo que la gente está pidiendo, que es la música.  Esto es lo que yo soy, lo que pienso, lo que siento, no hay nada más bacano que ser genuino y trabajar disfrutando lo que uno hace, ser feliz es el fruto de una carrera, he tomado decisiones y quiero ser yo, nada diferente de lo que la gente ve en una tarima o parchado con unos amigos.

npb_1498.jpg

¿Cuáles son esos riesgos que se asumen cuando se explora con un género tradicional?

Yo creo que todos los artistas independientemente de los aciertos que logren, cuando exploran con nuevos sonidos le pueden aportan a un género, hasta los accidentes le aportan por lo menos para saber qué es lo que no se debe hacer. Yo quiero trascender internacionalmente, tengo un sentido de pertenencia muy fuerte por mi música vallenata que quizá podría ser anti teórico cuando ven que hago fusiones, pero si le quitas el beat, los sonidos modernos y dejas la caja, la guacharaca, el acordeón y una guitarra te darás cuenta que estoy haciendo vallenato, de que el dejo, el lamento, las melodías que uso son vallenatas, actualizadas a lo que se está haciendo hoy en día. Tal vez en otra época le cantaban a las montañas, a los pueblos,  porque nací en otra época en Barranquilla y lo que siento es diferente, quiero que la gente logre tener una primera experiencia con el vallenato a través de un lenguaje universal de lo que está sonando hoy en día. Sé que es un proceso largo.

¿Qué le aporta entonces al vallenato?

Quiero que a través de mi música venga la gente a visitar Valledupar, al festival, tengo como un objetivo claro que la gente se enamore del vallenato, no de una forma filantrópica, sino de un proceso en que disfrutamos del camino juntos, espero no equivocarme mucho, pero tengo presupuestado los errores. No voy a dejar el vallenato  tradicional yo sigo siéndolo pero no quiero que me clasifiquen en una casilla, soy alternativo.  En lugar de usar la palabra fusión, prefiero usar la palabra vallenato alternativo y es más por pensar en que soy un artista vallenato lleno de alternativas, el vallenato está integrado a lo que estoy haciendo, pero no va en la misma categoría.

¿Pesa mucho pertenecer a una dinastía del Vallenato?

Inicialmente le tenía temor a pertenecer a una dinastía musical, mi papá es acordeonero , rey vallenato, toca acordeón, cuando tenía 10 años, yo decía quiero ser cantante pero la gente me pedía que tocara el acordeón, por aquello del honor aprendí a tocar acordeón y  las canciones de mi papá, también aprendí a tocar guitarra, piano, nunca me he visto como un acordeonero, pero sé que tengo una responsabilidad cultural, ya otros han roto la tradición y pagaron un precio por mí y por los que queramos internacionalizarnos y hacer algunos experimentos musicales pero yo pertenezco a otra generación y quiero que la gente sienta lo que estoy sintiendo, antes que cargado me siento respaldado por mi dinastía.

npb_1509.jpg

¿Qué escucha Beto Villa?

Yo escucho lo que está sonando ahora, en mi playlist pueden encontrar desde Farid Ortiz hasta Maroon 5, escucho de todo. Ahora hay una sensación de que el folclor vallenato sea tan unido como el urbano, por eso todos estamos influenciados por Carlos Vives y Silvestre. Hay un grupo que a mí siempre me gustó e hizo parte de mi crecimiento: Vos Veis, sus letras, su profundidad, y ahora me gustaría en algún momento componer algo con Santiago, uno de los hermanos, tengo mucha alternatividad en el momento de hacer canciones.    

La manera de publicar Más cerca, será lanzando canciones, ya van dos, Te pude olvidar y Cura para el corazón, quiero en mi disco tener muchas colaboraciones con artistas que admiro mucho, espero que se logren.