Se encuentra usted aquí

Björk y los 25 años de su segundo Debut

Un sentido homenaje a este gran disco
Gettyimages
Gettyimages
Por

Es innegable la importancia de Björk en la cultura pop de los últimos treinta años. A través de su obra, no solo la música, sino también las artes visuales tienen un punto de referencia frente a alguien que no proviene de lugares de como Londres o Nueva York.

Por: José Plata @Owai 

Si bien la carrera musical de esta islandesa se remonta a su tierna infancia cuando leía narraciones infantiles navideñas en la televisión de su país en 1976, luego pasó a estar en bandas como Tippi Taras y Kukl  con la cuales tuvo un aire postpunk . Pero luego, con The Sugarcubes, la audiencia fue mayor al ser una banda que al cantar en inglés alcanzó audiencias más grandes.

Todas estas experiencias la ligaron a otros personajes, pero ella siempre buscó la libertad para desarrollar sus propias ideas y reivindicar su energía creativa. Y ese momento empezó con un disco llamado Gling-Glo, publicado en 1990. En él aparece ya su nombre como solista junto a un trío de jazz de Guðmundar Ingólfssonar.

Pero Debut de 1993, fue su entrada con pie derecho a un mundo musical en el que el grunge y el pop inundaban los escenarios. Fue a través de este disco que el mundo conoció a la islandesa que rompía las reglas y que mostraba cómo las tendencias musicales independientes podían llegar a otros públicos.

Luego de su separación de The Sugarcubes en 1992 y tras presentar con ellos el disco Stick around for joy en 1991, Björk se trasladó a Londres para grabar lo que sería su disco solista para la compañía One Little Indian. Si bien había sido la compañía de su anterior banda, en esta ocasión el presupuesto estaba listo para su aventura como solista.

El traslado a Londres significó para Björk adentrarse en un mundo artístico nuevo. En él, el trip hop y hip hop hacían de las suyas, la electrónica emergía como lenguaje y los clubes estrenaban música cada semana. Siendo Londres una ciudad con una gran cantidad de inmigrantes, encontrar la variedad no era difícil, al contrario era una necesidad. Al igual que en Nueva York, hay más de 120 nacionalidades presentes, hecho que da una ventaja creativa y cultural amplia. Es imposible quedarse con un solo camino creativo allí.

Debut fue grabado y coproducido con Nellee Hooper, quien tan solo unos años antes había producido a Soul II Soul, el legendario grupo de soul y dance de fines de los ochenta que el mundo conoció a través del sencillo Back to life. El trabajo con Björk le permitió conocer a una joven que llegaba con experiencia, pero que quería empezar de cero.

El trabajo compositivo no solo se llevó a cabo haciendo énfasis en lo electrónico. Los arreglos con instrumentos de cuerda hicieron aportes únicos en las canciones que bien se notaron. Y si bien Björk tenía algunas canciones escritas previamente y algunos demos con ideas básicas, el trabajo con Hooper le permitió proyectar las canciones en un trabajo conjunto que marcaría un impacto gigante en aquel entonces.

Y esto porque las referencias musicales llegaban siempre a ser las mismas: hombres en bandas. Las mujeres tenían una presencia pop con Madonna que ya tenía un público consolidado. Pero nuevas voces como Björk, Pj Harvey o Tori Amos, salieron en aquel momento como muestra de una realidad que no se podía tapar: más mujeres debían de estar en la escena.

Debut fue un disco que apareció el 5 de julio de 1993, justo en el verano europeo. La expectativa inicial del sello era vender veinte mil discos. Inclusive en sus primeras entrevistas, Björk no descartó regresar a The Sugarcubes. Pero la expectativa se superó y se vendieron más de cinco millones de copias. Un número muy importante para una cantante que aún esperaba pacientemente un lugar en la industria.

Desde ese momento, Björk ha logrado estar en el panorama artístico en lo que puede ser una muestra única de talento y gestión. Es indudable el trabajo de estos años, pero también la capacidad de Björk de rodearse de productores con los que su obra se reviste. Algunos nombres son: Underworld, Beck, Towa Tei, Alec Empire, Alva Noto y recientemente el venezolano Alejandro Ghersi (Arca).

Aún así, ella siempre defiende su lugar y su tiempo como mujer, tiempo antes de hablar de empoderamiento.

Luego de 25 años, Debut fue presentado en disco compacto, vinilo y casete. Sus rápidas ventas hicieron que se sacara una segunda edición que incluyó la canción Play Dead. De todos modos, el primer golpe de Debut sonó así:

1.
Human Behaviour: Recordada como una sofisticada canción pop en la cual se hacen referencias al comportamiento humano como una realidad única.

2.
Crying: Un delicioso groove con aires y un juego de programación son la combinación perfecta para una canción sobre el desamor.

3.
Venus as Boy: Una de las canciones clásicas del repertorio de Björk en la cual se hace referencia al hombre como centro de atracción. La descripción femenina del enamoramiento.

4.
There's More To Life Than This (Recorded Live At The Milk Bar Toilets): Una fantástica canción con beat que invita al baile y en la que se hace una invitación a salir de la zona de confort.

5.
Like Someone in Love: Con sonidos de un arpa se construye una balada en la cual esta islandesa nuevamente nos deja en claro que el amor es un sentimiento único y universal.

6.
Big Time Sensuality: Se recuerda el impacto de esta canción cuyo video fue grabado en las calles de Nueva York, mientras Björk estaba en una plataforma de un camión. Una canción hedonista.

7.
One Day: Aquí tenemos una especie de canción hipnótica en la que además de tener balbuceos infantlles, hay un orquestaciones supremas.

8.
Aeroplane: En esta canción tenemos suaves coqueteos con la tabla e instrumentos de cuerda, haciendo una sofisticada pieza.

9.
Come to me: Suave, pero también oscura, una canción en la cual Björk se da el lujo de desplegar su talento vocal para crear así otra declaración de amor.

10.
Violently Happy: en extremo gozo, en ella Björk se despliega sin par.

11.
The Anchor Song: Una pieza en la cual se hace un homenaje a su Islandia natal, hablando de un lugar en el que se está anclado al vaivén del mar. Totalmente hecha con instrumentos de viento, es una canción precisa.

12.
Play Dead. Esta canción no salió en la primera edición del disco. Aquí nuevamente se ve el amplio aprecio de esta artista por la electrónica y lo sintético. Una situación que hasta hoy se ha mantenido y le ha dado un prestigio.

Cinco lustros después, recordar este disco es la muestra de un clásico que para la generación X bien mostró una nueva voz y para los Millenials, bien deja en claro que Björk sigue siendo una referencia. Aún hoy la calidez del suéter que usó en la portada se añora y se siente vigente. Tan vigente que esto parece haber sido hecho ayer.

 

Temas relacionados: