Se encuentra usted aquí

Bomby y la “Nación del corrinche”: el arte sí da más frutos que la guerra

Bomby, uno de los iconos de la resistencia a la guerra desde el arte en la Comuna 13 en Medellín, presenta su primer disco “Nación del corrinche”.
@bombysonbata
@bombysonbata
Por
Sebastián Peña

Nerson (sí, así con r) Córdoba nació en 1995 pero ya tiene varias millas acumuladas. Su clarinete ha sonado en televisión estadounidense, sus pasos de baile han sido vistos más de 2000 millones de veces en YouTube (por el video Mi gente de J Balvin) y, por si fuera poco, es la mente maestra que puso de moda la frase “estamos melos” en 2018. Pero nadie le dice Nerson, todos lo llaman Bomby y detrás de la canción viral hay una historia de resistencia y transformación social. Con ustedes su primer disco, Nación del corrinche.

Por: Sebas Peña // @SebasNews

En el 2010, en pleno clímax de la seguridad democrática y con la nefasta Operación Orión fresca en la memoria, nuestros periodistas Sofía Sánchez y Antonio “Rolo” Alarcón fueron a Medellín con la misión de mostrar cómo el arte y la música han ayudado a arrebatarle jóvenes a la guerra en la Comuna 13: una zona de Medellín que en el pasado fue el sector de batallas de sangre, pero que hoy es considerada un territorio de paz y, paradójicamente, punto turístico de la capital paisa.

De esa visita al Valle de Aburrá surgió el especial Medellín resiste que, a través de una crónica y un documental, registró cómo las expresiones artísticas ayudaron a darle una nueva cara a la ciudad paisa. En ambos trabajos periodísticos aparece un pelado de 15 años de la Corporación Son Batá quien, según “Rolo”, tenía una vibra, una luz y una energía especial que lo hizo resaltar y convertirse en uno de los ejes de esa investigación. Ese pelado era Bomby, quien recuerda con cariño esa época de su vida donde aún no se atrevía a cantar ni a bailar, pero sí a transmitir emociones con su clarinete.

La familia Córdoba llegó a San Javier, parte de la Comuna 13, en medio de la Operación Orión en la que hubo, según cuentas hasta la fecha, 88 muertos, 80 civiles heridos, 370 detenciones arbitrarias y 95 desaparecidos de manera forzada, y que fue comandada por las Fuerzas Militares de Colombia en cabeza de la entonces Ministra de Defensa Marta Lucía Ramírez y el presidente de la época Álvaro Uribe.

Bomby conoció la corporación Son Batá que fue una de varias escuelas de resistencia desde el arte (al lado de C15, Red de Hip Hop La Élite, Comando Élite de Ataque, Zinagoga Crew, Crew Peligrosos, Sociedad FB7, entre otros) que sirvió para alejar a los pelados del conflicto y el microtráfico que estaba impregnado en ese barrio. Bomby aún es parte de la corporación musical y artística Son Batá, a la que considera su primera universidad, y con la que participó entre 2011 y 2012 en el reality estadounidense Q’ Viva, The Chosen, producido por Marc Anthony, Jennifer López y Jamie King. Al regresar a Colombia giró con ese combo por todo el país y se presentó con éxito, también en el 2011, en el Festival de música del Pacífico Petronio Álvarez. Luego de adquirir toda la experiencia, el artista empezó a calentar su voz y a prepararse para lanzarse en solitario.

Este joven que lleva el sabor del Pacífico en la sangre fue, junto a Donki Rap, la mente maestra detrás de la pegajosísima Estamos melos, tema que se convirtió en el himno de la Selección Colombia durante el Mundial de Rusia 2018. Tal fue el boom de la canción que logró que la Real Academia Española incluyera la palabra “sisas” en el diccionario de americanismos. Muchos artistas podrán exhibir en su hoja de vida infladas cifras de reproducciones y atribuirse fenómenos virales pero pocos, muy pocos, pueden preciarse de haber modificado el idioma oficializando la jerga callejera.

Bomby es hijo de un contratista de construcción y una chef que llegaron a Medallo en busca de una mejor calidad de vida para su familia. El artista nacido en 1995 ve en su gente y en su sangre el mayor motor para cumplir sus sueños como artista y espera ser un referente de poder afro como lo son sus ídolos Kendrick Lamar, Beyoncé y el fallecido Michael Jackson.

 

 

Pero lo de Bomby no se iba a quedar en una historia de superación o en un fenómeno viral pasajero. Desde el boom de Estamos melos Sony Music Colombia le echó el ojo, lo firmó y este año su primer disco Nación del corrinche vio la luz. El disco es un resumen de una vida entera de anécdotas, vivencias y experiencias entre Medellín, Cali y Quibdó y cuenta con colaboraciones con Slow Mike de ChocQuibTown, el venezolano Apache, Junior Jein, Dani y Magneto, La Tifa, Miami Kash y Jairito: artistas que Bomby admira por su forma de versear y de batallar en la industria musical. Nación del corrinche es un producto para bailar en el que se fusionan diferentes ritmos como rap, mambo, dancehall, trap y bunde cuyo propósito es poner al mundo a Bailar como nigga, como se titula su canción junto al “caballo” Junior Jein.

Bomby quiere ser recordado como “el Rey del Corrinche”, pero antes de que eso ocurra quiere mostrarle a la gente, por medio de su música, que la mejor manera de escribir su propia historia es fusionando la disciplina con el talento. Hablar con Bomby es conversar con un sobreviviente, no solo de la guerra sino de la misma fama, porque supo que con Estamos melos entró a los hogares de todo el país. Está aprovechando ese espacio para derrumbar los estigmas que hay en torno a la gente de la Comuna 13 y, sobre todo, de la comunidad afrocolombiana. Con ustedes uno de los representantes de “la raza que hace bailar al mundo entero”. ¡Bien melo, bien melo!

bomby_shock.jpg
Foto: Hollman Guayana león - @hollmanph

Mire Bomby este libro que hace parte de la historia de Shock. ¿Reconoce a este muchacho?
¡Ay manito! Qué bonito fue ese día, ahí tuve la primera entrevista de mi vida y lo recuerdo como si fuera ayer. Compramos camisetas, las estampamos y fuimos a muchos lados para que conocieran el trabajo de Son Batá.

¿Cómo era ese Bomby?
Yo sigo siendo el mismo roba mangos, soy gomoso con la música. Ahí mantenía listo con mi clarinete, tenía los zapatos listos para bailar, me daba miedo cantar con esta vocecita de tarro que me mando.

¿Por qué cree que el equipo de Shock se fijó en usted para entrevistarlo y convertirlo, en cierto modo, en una de las caras amables de la Comuna 13?
Yo me hice la misma pregunta y decía “¿yo por qué? ¿Qué hice de malo?”. Ustedes querían que yo les contara mi historia y el por qué hacía música. Mi respuesta fue y siempre ha sido que yo tengo la misión en el mundo de hacer feliz a las personas por medio del arte y hacer que la vida sea un poquitico más liviana a pesar de los problemas. Creo que ellos vieron en mí una especie de extraterrestre y querían ver qué tenía en la cabeza.

Son Batá ha contribuido mucho para el desarrollo étnico y la recuperación de la herencia cultural afrocolombiana de la Comuna 13. ¿Qué representa la corporación para Bomby?
Ellos son mi familia, esta es mi casa. Yo soy uno de los artistas de AM Records de Son Batá y estoy seguro de que todo lo que he logrado es porque siempre he estado acompañado de los míos. Gracias a Dios ahora ven en muchas partes el nombre Bomby, pero es porque el resto de la corporación está trabajando para que esto pueda suceder. Yo ando siempre con mi gente de la Comuna 13 y ellos suman a cada una de las cosas que ocurren con este proyecto.  Han pasado 10 años y somos lo mismos, solamente que con más edad y más sueños.

bomby_comuna_1.jpg

Ya conocemos la historia de la Comuna 13 a finales de los 90 e inicios del 2000. ¿Cuál cree que hubiese sido su historia de no haber llegado a Son Batá?
Yo no existiría como artista. Cuando yo llegué a la Comuna lo primero que escuché fue el clarinete y entra en mí el gusto mayor por aprender sobre música. Los mayores de Son Batá me agarraban y me decían que cualquier cosa que yo soñara la iba a poder hacer realidad, pero sólo lo lograría con dedicación y esfuerzo. Desde ahí me puse la meta de ser un artista internacional y hacer conciertos como los que veía en televisión de Marc Anthony, Jennifer López y Juanes.

Muchos tienen la pasión del arte en su sangre, pero no todos tienen la dedicación que una profesión de estas requiere. ¿Por qué cree que desde pequeño usted adquirió esa disciplina para convertirse en el artista que es ahora?
Yo creo que es por la manera en que me criaron. Mis papás siempre me han enseñado en que si quiero algo debo trabajar por ello. Me veían como algo raro a veces porque no me la pasaba jugando o iba a fiestas, pero yo les contaba que yo sí hacía ese tipo de cosas, pero siempre pensando en lo que he soñado para mi futuro. Recordaré hasta que muera que mis papás dejaron su vida en el Pacífico para viajar a Medellín y ofrecerle una mejor calidad de vida a sus hijos. A ellos les tocó ir trabajando muy duro para que a nosotros no nos faltara nada. Yo a ellos no les puedo fallar por el sacrificio que han hecho por la familia y cuando yo tenga mis hijos quiero criarlos de la forma en que lo hicieron mis padres que confiaron en mí y me apoyaron en mi sueño.

“Usted tiene la potestad de tomar un lápiz y escribir su propia historia”

¿Cómo hace un niño de no contaminarse de una “maldad”, por así decirlo, que estaba tan cercana y latente a usted en la Comuna 13?
Yo creo que fue porque mis referentes nunca fueron negativos. Siempre fueron mis parceros de camiseta XXL, que tenían unas Timberland… el rapero, el artista. Eso hizo que cuando yo fuera creciendo no quisiera hacer otra cosa que vivir de lo que amo. En el barrio usted debe saber jugar. Si usted se deja creer del gueto eso posiblemente lo lleve a estancarse. El barrio seduce y pone muchas cosas fáciles, pero yo invito a la gente a tomar el camino más largo y difícil porque es mucho más satisfactoria.

¿Qué representa para usted el gueto y la gente con la que ha convivido en la comuna?
La 13 es de donde nace cada una de las historias que tengo, cada una de las cosas que yo soy se las debo a mi historia en la Comuna. En mis perfomances yo monto lo que es Bomby como artista y como persona. Por ejemplo, en el Petronio del 2012 me dijeron que era el “Rey del Corrinche” y pudimos haberle puesto a mi álbum así, pero decidimos nombrar mi primer trabajo discográfico como La nación del corrinche porque es el resultado de todas las personas que han estado conmigo en este sueño.

“La gente sobrevive cuando le toca hacer las cosas. Yo vivo porque amo hacer lo que hago”

¿Cómo son las personas que forman La nación del corrinche?
Cuando tú estás en este camino de la música, a veces la gente te dice solamente las cosas que tú quieres escuchar. Mi gente siempre me está recordando lo que soy y me ponen a caminar firme porque me quieren. Yo soy muy fraternal, muy familiar, y entiendo que las naciones son fuertes porque comparten ideales en conjunto.

¿Cómo va el sueño de ser el próximo Michael Jakcson? Aunque yo creo que sería mejor ser el primer y único Bomby.
Ese man es inalcanzable, es mi referente artístico más grande. Componía sus propias letras, las que no eran de su autoría tenían su sello de interpretación y era único bailando y cantando. Beyoncé, Bruno Mars, Chris Brown y Kendrick Lamar son personas que siempre están en constante evolución como artistas. Algún día espero llegar a cosas como las de ellos. Michael Jackson ya murió, pero su legado está vigente.

bomby_comuna_2.jpg

Todos estos referentes que menciona son afrodescendientes. ¿Qué tiene de especial el black power, por lo menos en el universo artístico?
Yo no puedo mentirle a la gente lo que me ha tocado vivir. Cuando uno está pequeñito quiere buscar en quién reflejarse. En ese tiempo uno veía la televisión y no se sentía identificado ni representado. Me sentía raro y al descubrir que hay grandes personalidades que se parecían a mí se sentía muy bien. Estas personas (Beyoncé, Michael Jackson, Kendrick Lamar) han tenido unos ideales para contar más allá de sólo una canción. Por ejemplo, las letras en las canciones de Kendrick Lamar. A veces ven mi color de piel o mi forma de vestir y te miran de una forma incomoda; cosas como esas no deberían existir. El black power para mí es importante porque me ha tocado y nos ha tocado muy difícil. La gente ve normal decirle a alguien “negro”, pero eso es racismo. Yo soy Bomby, quiero que me llamen así y no de otra forma.

“Antes era más fácil tener un arma que un instrumento, pero preferimos el sonido de la música al de las balas.”

Usted es un pelado de 1995, tiene 23 años y ha logrado cosas muy significativas como artista. ¿Qué enseñanza cree que le ha dejado a alguien siendo tan joven?
Yo diría que he enviado un mensaje de que las cosas son posibles. Al mirar esa Revista Shock de hace 10 años recuerdo que les decía que quería lograr muchas cosas con mi música y creo que he podido transmitirles a las personas que con disciplina y esfuerzo se pueden cumplir los sueños.

¿Y qué cree que, junto a Jhon Jaime Sánchez, director general de Son Batá, le han podido enseñar al Estado colombiano?
Hemos podido mostrarles que las cosas fáciles no son siempre las mejores. Te voy a poner un ejemplo de la Operación Orión; el Estado no saben cuántas personas de la generación de Jhon Jaime ya no existen. En ese tiempo la opción para los muchachos era ser parte de un grupo armado o esperar a que llegaran a tu casa por ti. El Estado no tenía control de la Comuna y decidieron entrar y dar bala, sin pensar en las vidas que se perdieron. Por medio del arte se pueden hacer miles de cosas y con Son Batá mostramos que un profesor, un bailarín y un rapero, le pueden enseñar a un niño sobre derechos fundamentales y valores como la disciplina, compañerismo o el compromiso.


Usted ha podido estar en muchos lugares gracias a la música, pero seguramente ha tenido altas y bajas. ¿En algún momento ha perdido la esperanza en el arte?
Jamás. En mi trayectoria siempre me han pasado cosas muy lindas. El clarinete me ha hecho visible ante el mundo, en 2011 ganamos con Son Batá el Petronio a Mejor Chirimía del Pacífico y eso fue algo histórico para mí. Yo tenía 16 años y cosas como las que he vivido gracias a la música me han marcado y me dan fuerza; más gasolina. Es importante que mucha gente se sienta identificada conmigo, con nosotros. La música es para mí el plan A y no hay más opción.

“En un momento la maldad y el poder fue atractivo para los jóvenes. Ya no es así. Mi gente está bien parada y busca estabilidad, tranquilidad y felicidad”

En 2017 se estrenó su canción Estamos melos con Donki Rap, que es el sencillo debut de Bomby. Y esta es una canción que ya hace parte de la historia musical de Colombia porque seguramente no hay persona en Colombia que no la conozca. Casi dos años después del nacimiento de este tema, ¿qué representa para usted?
Es una bendición. En ese momento estaba buscando mi sonido y la forma en que quería que el mundo me reconociera. Me demoré dos años y medio haciendo mi álbum porque fui a cada uno de los lugares que han sido importantes para mí y que me han marcado como artista. Muchos dirán que Estamos melos nació de manera fácil, pero yo duré mucho tiempo entendiendo el poder de la canción y viendo cómo el coro conectaba con la gente y sobre todo con los niños. Vos sabes que los niños no mienten y ahí, cuando ellos se conectaron, me di cuenta lo que Estamos melos es.

Nosotros hablamos con Paloma Valencia, directora de videos musicales, y ella recuerda mucho cuando grabaron el video oficial de Estamos melos, que es uno de los proyectos a los que ella más le guarda cariño. ¿Por qué cree que Bomby tiene esa capacidad de quedarse en la mente y el corazón de las personas?
Es porque la gente dice que yo estoy loco. Cuando nos sentamos con Paloma a hacer el guion le dije que quería hacer algo que la gente recuerde y que viera nuestro barrio puede existir en cualquier parte del mundo. Las personas del video son amigos, todos son conocidos de nosotros. Todo fluyó y nos entregamos de una forma completa. Le agradezco mucho a ella porque hace parte de La nación del corrinche.

bomby_3_0.jpg

¿Qué representa para usted ser un líder positivo para su comunidad?
Muy áspero. Yo no puedo decir que soy un líder positivo, sonaría muy banal. Si yo puedo aportar algo bueno y ser agente de cambio, lo voy a hacer con gusto.

A los 23 años uno sigue cometiendo muchas cagadas y errores ¿Cómo hizo para no “creerse el cuento” y deslumbrarse con todo lo logrado con el boom de Estamos melos?
Nunca se nos puede olvidar que somos seres humanos. Uno tiene que estar mentalizado en que es un mortal más y que todos somos iguales, solo que tenemos diferentes habilidades. Yo quiero vivir siempre con los míos diciéndome lo que está mal y está bien. “Perdón”, “permiso” y “gracias” son palabras que jamás se pueden olvidar.

Usted está estudiando música en EAFIT en Medellín. ¿Por qué es importante ir a la academia a entrenarse y prepararse?
Cuando uno es empírico tiene muchas ideas en la cabeza que a veces no puede traducir por su propia cuenta. Cuando mezclas la academia y lo que has aprendido por tu cuenta ocurren cosas maravillosas. Ahora puedo sentarme con un productor y decirle las dinámicas que quiero para las canciones. La universidad permite tener un poco más de criterio, como en todas las carreras. Si usted quiere aprender algo tiene que asesorarse y capacitarse. Estoy muy agradecido con eso.

¿Un lugar en el que siempre ha soñado en presentarse?
El Madison Square Garden de Nueva York porque es histórico e icónico. Quiero hacer un Coachella y ser el acto de medio tiempo del Super Bowl. Hay que llegar muy preparado a estos escenarios.

¿Y en Colombia?
El Petronio siempre. Ojalá algún día pueda estar en el Estéreo Picnic o ser parte del Festival Vallenato. No desmerito ningún establecimiento; si hay una o 100 000 personas es porque esperan algo de ti.

¿Qué artistas de Medallo escucha Bomby?
Crudo, Mabiland (que es de Quibdó, pero está radicada en Medellín), Balvin, Feid, Karol G. Medellín es muy musical y permite que haya muchos artistas maravillosos.

¿Una canción que esté en la playlist personal de Bomby y que nadie esperaría?
Escucho mucha música clásica, los Red Hot Chili Peppers. Me gusta un montón Barracuda de Heart, la conocí cuando jugaba Guitar Hero.

#LaMúsicaNosUne

Temas relacionados: