Se encuentra usted aquí

.

Bright Eyes: “En estos momentos nuestra profesión es de alto riesgo"

La banda está promocionando su nuevo disco: 'Down in the weeds, where the world once was'
Bright Eyes
Bright Eyes
Por
Redacción Shock

Bright Eyes, la banda de indie folk americana conformada por Conor Oberst, Mike Mogis y Nate Alcott, rompió casi 10 años de silencio con el lanzamiento de Down in the weeds, where the world once was. La banda que se presentó al mundo en el año 2000 con el álbum Fevers and Mirrors, presentando una propuesta melancólica y multi instrumental que busca conectar con lo más profundo de quien la escuche. 

La última vez que los vimos sobre un escenario fue en noviembre de 2011 en Hawaii. Desde entonces, los miembros de la banda se han mantenido cercanos pero no habían vuelto al estudio para renovar el catálogo de Bright Eyes. A inicios de 2020 la banda reactivó sus canales de redes sociales anticipándole a sus fanáticos que algo se traían entre manos, y en abril del mismo año lanzaron el primer sencillo del décimo álbum de su carrera. Persona Non Grata, Forced Convalescence, One and Done y Mariana Trench fueron los sencillos promocionales de Down in the weeds, where the world once was que está disponible en todas las plataformas digitales desde el 21 de agosto de 2020.

Hablamos con Conor Oberst y Mike Mogis mientras se preparaban para el show de lanzamiento de Down in the weeds, where the world once was. 

¿Cómo se han estado preparando para el show de lanzamiento?

Conor: ahora que no podemos hacer un show en vivo hemos estado creando videos para redes sociales y contenido para recordarle a la gente que el álbum va a salir. Ha sido una época muy extraña. Hemos estado trabajando en esto durante los últimos dos años y el álbum ya va a salir pero se siente todo un poco anticlimático….

Mike: Como sacarle el aire a una bomba muy despacio. No sientes la gran explosión. Sentimos como, ¿a quién le va a importar? Pero no sé, yo creo que a la gente sí le va a importar.

 

La última vez que tocaron en vivo fue en 2011, hace casi 10 años. Ahora están de vuelta en un mundo muy distinto a ese entonces. ¿Cuál es la mayor diferencia que perciben?

Conor: Creo que la mayor diferencia es que no podemos estar con la gente. Estábamos a dos semanas de viajar a Japón para el primer show de lo que iban a ser casi dos años de gira y cuando se canceló ese viaje pensamos “bueno, tal vez esto solo está pasando en Asia y no podremos ir a Japón, pero sí seguir adelante con todo lo demás”. Y luego todo se fue cancelando y esa ha sido la mayor diferencia. 

Mike: También que no podemos hacer shows en vivo y promocionar el disco como normalmente lo haríamos. Esa es la parte emocionante de sacar un disco, no solo compartir la música sino también la experiencia, eso es lo que todos estábamos esperando como músicos y ojalá los fans también lo estuvieran esperando. Eso es muy raro, lanzar un álbum y no tocarlo es la parte anticlimática, como dice Conor.  Hablamos de hacer discos como esta gran inhalación y luego está el salir de gira y tocar en vivo, eso es como exhalar, como esta gran descarga. Esa es una gran diferencia porque además nuestra profesión es de muy alto riesgo para todos en estos momentos: implica grandes reuniones en las que la gente canta y grita. Ese es nuestro trabajo.

 

¿Han visto estos conciertos con distanciamiento social que están surgiendo? ¿Participarían en algo así?

Conor: No sé si participaríamos de algo así, pero hay muchas ideas al respecto. Tengo una amiga que va a tocar en Red Rocks, que es un anfiteatro enorme, un escenario enorme, pero no va a tener audiencia sino que va a grabar el show. Hay muchas ideas por ese estilo. Hay unos conciertos drive-in en los que llevas tu carro y buscas una estación de radio en la que están transmitiendo la música que un artista está tocando en el escenario y creo que la gente está haciendo estas cosas y están saliendo con cualquier idea que se les ocurra para poder experimentar la música en vivo y lo entiendo. Pero no sé si participaríamos porque sería muy raro.

Mike: Conor y yo vivimos al lado del otro y uno de esos shows ha estado ocurriendo todas las noches cerca a nuestras casas y me hace sentir bien escuchar música en vivo, incluso cuando es muy mala música. La escuchamos desde nuestros jardines y se siente como una especie de festival. Así de desesperados estamos por escuchar música en vivo. 

 

¿Qué les gustaría que la gente sintiera con este álbum?

Mike: Creo que la gente está escuchando ahora la música con más atención. Ahora que hemos estado tanto tiempo en nuestras casas y en cuarentena, la gente está buscando significado en las cosas, están buscando entretenimiento e inspiración para llegar al día siguiente. En eso creo que Bright Eyes, en particular, permite que te sumerjas un poco más en las canciones y en las letras mientras tratas de absorberlas. Creo que lo que Conor escribe es muy bello, es poesía, y a veces no es inmediato que la gente lo perciba al escucharlo por primera vez. La música que nosotros hacemos tiende a revelarse en varias reproducciones y en cada una puedes escuchar algo diferente y absorber el contenido mientras más escuchas y creo que eso es cool de nuestra banda.

Conor: Yo espero que encuentren lo que sea que haga sentido para ellos. Creo que la música es sobre lo que signifique y aplique para la vida de cada uno. Las canciones obviamente significan algo para mí, pero creo que si las escuchan y encuentran algún valor o significado, incluso si es algo que yo no me propuse, me parece maravilloso. Creo que si intento resumir el tema del álbum, para mí, es la pérdida. Es un álbum sobre perder muchas cosas, distintos tipos de pérdida, pero también es sobre la resiliencia porque siento que cuando nos enfrentamos a la pérdida tenemos dos opciones: darnos por vencidos o seguir adelante y buscar una fuerza estabilizadora, una nueva esperanza, o como sea que le digan.

 

¿Cómo se sintió estar de vuelta en el estudio grabando un nuevo disco de Bright Eyes después de tanto tiempo?

Conor: Mike y yo somos amigos y pasamos mucho tiempo juntos, compartiendo y trabajando juntos de distintas maneras, entonces fue muy cómodo volver al estudio a hacer lo que sabemos hacer, que es hacer música y grabar discos. Y también fue muy interesante tener distintos colaboradores para este álbum como John Theodore y Flea, y mucha más gente que contribuyó en este álbum y con la que no habíamos trabajado antes. La colaboración siempre ha sido un elemento de nuestra banda, nosotros cambiamos los miembros muy seguido entonces eso no fue nuevo, pero sí lo fue trabajar con este grupo particular de personas porque sentí que muchos de ellos, en especial John y Flea trajeron ideas que surgían de distintas sensibilidades y experiencias, como de Red Hot Chilli Peppers o Queens of The Stone Age o Mars Volta, que son bandas muy distintas a Bright Eyes.

Mike: Yo siento que fue esa sesión con Flea y John Theodore en la que realmente me sentí como “¡Carajo, Bright Eyes volvió al estudio!”, aunque ahí estuvieran ellos dos que no son miembros de la banda. Fue ahí que sentí que estábamos haciendo un disco porque llevábamos tiempo escribiendo las canciones y grabando demos, pero fue cuando fuimos a Los Ángeles a grabar con Flea y John que sentí que volvíamos al ruedo.

Conor: Fue divertido ver y escuchar sus distintas maneras de acercarse a la música, y creo que eso derivó en ideas muy interesantes a las que no hubiéramos llegado nosotros mismos.

Mike: Ellos inmediatamente le imprimieron una energía diferente que fue muy emocionante y divertida.