Se encuentra usted aquí

Canciones para hacerle pistola a la corrupción de nuestros políticos (Vol. I)

La música local: con el puño en alto.
Por

Canciones en todos los géneros en contra de la corrupción, apoyaron en son de hip hop, currulao y hip hop las protestas en Chocó y Buenaventura. En ritmo de metal se gritó contra la exagerada corrupción de los políticos. la explotación minera, el Código de Policía, los atropellos del Esmad o el maltrato a la mujer han protagonizado la música nacional en el último año. Los músicos alzan sus voces para algo más que cantar.

Por: Jenny Cifuentes // @Jenny_Cifu

En Colombia, por décadas azotada por el conflicto y la desigualdad social, con un historial de pobreza, masacres, falsos positivos, asesinatos de líderes campesinos, entre muchos males, se siente inminente que la música se pronuncie, que los guitarrazos  sirvan como bofetadas para despertar consciencias adormiladas y que sean antídotos contra el silencio. En lo corrido de 2017, con hechos relevantes como los paros en Buenaventura y Chocó, el paro de maestros, las manifestaciones de pueblos en contra de la minería, episodios brutales de violencia contra las mujeres, o sonados casos de corrupción, músicos con el puño en alto, en sesiones de grabación han dejado expuestas las tripas de la realidad local. En algunas facciones, aunque pasen muchos años, esa realidad sigue siendo la misma.

Para abrir este capítulo está la nueva canción de La Pestilencia, Que buen ciudadano soy (de su próximo trabajo, País de Titulares), perfecta para el país en el que el jefe de la Unidad Anticorrupción de la Fiscalía, es capturado por corrupto.

“Seguimos perdidos por siglos / países con políticos brutos, corruptos. / Nación y pasión, perdidas las dos / mi rumbo y el tuyo de culos al limbo”. Así reza el tema que, según Dilson, vocalista de La Peste, “habla de la gente cansada de querer sembrar para recoger, que por más que trabaje duro no ve los frutos por la corrupción política que hay en el país. Tantos esfuerzos y al final lo que hace la nación es escupirnos. Por eso tanta desigualdad social e inconformismo”.

Haciendo honor a la canción, la lista de políticos procesados o sentenciados que nos deja este primer semestre es bien larga. Por ahí desfilan, entre otros, el anteriormente citado Luis Gustavo Moreno, director Anticorrupción de la Fiscalía –en un caso que va revelando más y más funcionarios vinculados–; el secretario general del Tribunal Administrativo de Cundinamarca, Misael Bautista, capturado por actos de corrupción; tres magistrados del Meta procesados por facilitar actividades criminales de peligrosos delincuentes; la destituida ex gobernadora de La Guajira, Oneida Pinto, encarcelada en El Buen Pastor por hechos de corrupción perpetrados en dos contratos del programa para reducir la mortalidad infantil en el municipio de Albania durante 2011; el alcalde de Yopal, John Jairo Torres, conocido como “John Calzones”, con una sentencia en firme de la Corte Suprema de Justicia de tres años y siete meses de prisión por su participación en la construcción irregular de un predio denominado Ciudadela La Bendición;  y el ex gobernador de La Guajira Francisco “Kiko” Gómez,  condenado a 40 años de cárcel por tres homicidios. Nuestra clase dirigente en pleno.

 

BUENAVENTURA, EN PIE DE LUCHA

Los habitantes de Buenaventura salieron a las calles reclamando su derecho al agua, a la educación, salud, trabajo y vida digna. Desde hace años la ciudad, hoy con alrededor de medio millón de habitantes, se ha venido pronunciando exponiendo sus carencias. Esta vez, el paro cívico que inició a mediados de mayo,  duró más de 20 días.

Según pobladores los primeros cuatro días transcurrieron en armonía entre oraciones y fiesta, al son de marimbas, bombo, cununo y guasá, y el eterno corte Mi Buenaventura retumbando como estandarte de orgullo entre los manifestantes. El 19 de ese mes, luego de que el gobierno se levantara de la mesa de negociaciones, hubo caos, intervención del ESMAD, enfrentamientos con la gente, saqueos y heridos. Hechos lamentables. En las siguientes jornadas, la cantidad de gente aumentó.

Una masa de personas, en su mayoría partidarias de la protesta pacífica,  se tomó el paro y salió a las calles con la consigna: “El pueblo no se rinde, ¡carajo!”. La intervención de los músicos del puerto no se hizo esperar.  Una legión de convencidos de que el arte puede contribuir a consolidar conquistas y a denunciar, comprometidos, sacaron a rodar sus canciones y desataron un contagioso torbellino que rugió fuerte en la comunidad, que las convirtió en un loop de  aliento para su causa.

David Paredes, productor cinematográfico, gestó de la idea de hacer una canción que animara a los marchantes, convocó artistas jóvenes de la ciudad: Lord, Mia Josef y Baby de la Pauta (integrantes de la agrupación Del Barrio Inc, que mezcla  hip hop, bunde, funk, reggae, salsa y dance hall), los MCs Drako “El Bipolar” y Bola 8 “El Decano”, el cantante de salsa Hector Madrid, Jhon Soldiers (de The Soldiers, grupo que une salsa, bunde y hip hop), el rapero Víctor “El Filósofo”, el cantante y youtuber Qky Pautame, el vocalista Ley Brown (de la agrupación Son del Pana, cuyos integrantes  se autodenominan “los revolucionarios de la salsa shocke” ) y Chapu (Bienvenidos a la Isla), quienes con la producción de Deres, DJ Mora y Sony, grabaron el tema Buenaventura no se rinde.

“Buenaventura es una ciudad musical, y se acostumbra a protestar cantando. Como al octavo día del paro nos reunimos para hacer la canción. Nos juntamos sin  importar el género al que cada uno normalmente se dedica, motivados por el amor al Pacífico, la indignación, la tristeza, la presión  y la impotencia, porque las noticias que recibíamos día a día era que no había acuerdos en la mesa de negociación, y porque somos un pueblo que protesta pacíficamente y nos maltratan como si fuéramos vándalos. Grabamos en el estudio Parnaso ubicado en la sede de la Fundación Tura Hip Hop, hicimos el video y lo compartimos en las redes como #Buenaventuranoserinde”, contó  Mia Joseph. 

"Hoy nuestra lucha es por igualdad y respeto.

¿Quieres que te cuente lo que no te cuentan las noticias?

Un pueblo inundado bajo la corrupción,

un gobierno comprime nuestra voz.

No importa la educación, no importa nuestra situación,

después que los tractos circulen, a la mierda nuestra condición.

Siempre con el pueblo y para el pueblo, ese discurso ya está viejo,

nos cansamos de este juego”.

Buenaventura no se rinde – Varios artistas

 

 

De la misma manera el Grupo Algarabía, con cadencia de currulao, a golpe de marimba, grabó el tema Lamento del Puerto, para ellos “una contribución a la lucha de un pueblo oprimido”. Un track que también  exalta personajes de valor para la cultura del puerto, y en el que se oye: “Allí la brisa del mar lleva del negro una queja / niños descalzos corriendo por el muelle que apareja / viendo que un buque gigante de empresarios mojigatos / descarga en Buenaventura por millones los zapatos”.

Buscando transmitir que es posible resistir con música y narrar el entorno en el que viven, 21 jóvenes y niños, desplazados, habitantes de barrios y comunas azotadas por la violencia, reunidos en un combo llamado Marcando Territorio, con el talante callejero del hip hop, sacaron a relucir la canción Que sientan miedo en contra de las barreras invisibles que han marcado las bandas delincuenciales en la ciudad. Es una defensa de su territorio y de los derechos humanos. Citan en ella la Ley 70 de 1993 (que se basa en un principio fundamental de la cultura afro en el país, el de la propiedad colectiva de tierra), su anhelo de paz y de trabajar por un futuro mejor.  

Varios artistas de Buenaventura protestaron, además, por abusos del ESMAD durante los días de la manifestación. Pobladores narraron que fueron agredidos y líderes del paro cívico afirmaron que fueron atacados con gases lacrimógenos y chorros de agua en el desarrollo de sus actividades pacíficas.  La respuesta al momento en el que la situación empezó a tornarse violenta, y en el que se suspendieron las negociaciones, músicos y deportistas del Pacífico como Elvis Magno del Grupo Niche, Junior Jein, Begner Vásquez de Herencia de Timbiquí, Jimmy Saa, Willy García (ex Grupo Niche, Son de Cali) y el ex futbolista Freddy Rincón, escribieron un comunicado invitando a la comunidad y al Gobierno a mantener la cordura y a la calma. También rechazaron y condenaron actos vandálicos, expresaron su solidaridad a empresas afectadas por las repudiables acciones cometidas por personas que, según escribieron, no representaban el espíritu del paro y sí afectaron sus verdaderas intenciones, e invitaron a líderes del Estado y del paro a retomar  los diálogos en pro de la región.  Contestatarias canciones también tronaron.

Junior Jein, en su corte Fucking Esmad, narra hechos que se vivieron durante el paro, cuenta atropellos contra la población y plantea preguntas como por qué no fue el Presidente a dialogar.  “Esmad fucking Esmad, esa es la respuesta que el gobierno nos da. / Si pedimos agua nos mandan Esmad / pedimos educación, nos mandan Esmad / pedimos salud, nos mandan Esmad. / Exijo mis derechos, y nos quieren matar”, canta.

Rapeando en su tema Lo que nos merecemos,  “El Teacher” es recalcitrante: “vivimos junto al agua y estamos muriendo de sed. Presidente, esas publicaciones, ¿por qué las hace? Dizque usted respeta el pueblo y su derecho a expresarse, nuestras marchas eran pacíficas con argumento y base, y usted nos mandó al Esmad para que nos echaran gases”. Y May “El Profeta”, en la grabación casera de su composición Querida Fuerza Pública, con rabia vocifera: “la protesta era pacífica y ellos la hicieron terrorífica”.

El pasado 6 de junio, el Gobierno y líderes del paro cívico lograron un acuerdo que involucra a los sectores de salud, educación, vivienda, servicios públicos, deportes, medio ambiente y acceso a la justicia, poniendo fin a las protestas. Un mes después, la Procuraduría General de la Nación  abrió investigación por el presunto abuso de la fuerza en el que habrían incurrido agentes ESMAD  para controlar las manifestaciones en sus diferentes jornadas; esto, tras la presentación de 169 quejas en las que se citaban exceso de la fuerza y acciones injustificadas por parte del Escuadrón.

CHOCÓ: “EL PUEBLO NO SE RINDE ¡CARAJO!”

Los habitantes del Chocó también protestaron en un paro que arrancó el 10 de mayo buscando que se cumpliera con los acuerdos firmados en agosto del 2016, en materia de vías, salud, educación, cultura y territorio. Luego de 17 días de manifestaciones de la comunidad chocoana, el Gobierno se comprometió entre otros puntos, a mejorar la infraestructura y el servicio de salud.

Es evidente la lucha histórica del departamento contra el abandono estatal.  Durante décadas el grito de protesta ha sido el mismo, y los músicos firmes, se lo recordaron al país.

Alexis Play irrumpió con el corte El Pueblo, con frases tajantes que se repitieron miles de veces durante las jornadas: “El pueblo no se rinde ¡carajo!, el pueblo se respeta ¡carajo!”.  Y narró la deuda histórica que tiene la nación con el territorio, contando las ocasiones en las que la gente ha salido a protestar y a exigir sus derechos, diciendo: “Paramos en 1954, paramos en 1967, paramos en el 87 también, cuando solo tenía tres.  Paramos en el 2000, en el 04, en el 09, paramos otra vez en el 2016. 2017 la lucha viva, la lucha de los pueblos en América Latina. No tenemos hospitales, no tenemos vías, no tenemos servicios públicos de calidad, que pagamos igual como si fueran de calidad, pero no.”

A Dino Manuelle –quien cambió su nombre hace poco a Dinko Manute–, líder de la agrupación Rancho Aparte, se le vio en pie de lucha en las calles cantando la misma frase de poder que la gente adoptó como bandera.

 

A post shared by Talento Chocoano (@talentochocoano) on

Algunos DJ como Naren también recalcaron que “el pueblo chocoano está berraco”. “Ya nos cansamos del abandono estatal, nos tienen mascando un chicle que ya no sabe a nada”, afirmó.

Si quiere conocer más historias de resistencia, acá está el segundo volumen de las canciones que le hacen pistola a la corrupción nuestros políticos. ¡Porque estamos mamados de tanta corrupción!