Se encuentra usted aquí

Canciones para hacerle pistola a la corrupción de nuestros políticos (Vol. II)

La música local: con el puño en alto.
Por
Jenny Cifuentes

Canciones en todos los géneros en contra de la corrupción, la explotación minera, el Código de Policía, los atropellos del Esmad o el maltrato a la mujer han protagonizado la música nacional en el último año. Los músicos alzan sus voces para algo más que cantar.

Por: Jenny Cifuentes // @Jenny_Cifu

En Colombia, por décadas azotada por el conflicto y la desigualdad social, con un historial de pobreza, masacres, falsos positivos, asesinatos de líderes campesinos, entre muchos males, se siente inminente que la música se pronuncie, que los guitarrazos  sirvan como bofetadas para despertar consciencias adormiladas y que sean antídotos contra el silencio. En lo corrido de 2017, con hechos relevantes como los paros en Buenaventura y Chocó, el paro de maestros, las manifestaciones de pueblos en contra de la minería, episodios brutales de violencia contra las mujeres, o sonados casos de corrupción, músicos con el puño en alto, en sesiones de grabación han dejado expuestas las tripas de la realidad local. En algunas facciones, aunque pasen muchos años, esa realidad sigue siendo la misma.

(Como en estas tierras habita tanta corrupción, tuvimos que hacer dos artículos. Acá le dejamos la primera parte)

MAMANDO GALLO CON EL CÓDIGO DE POLICÍA Y DELATANDO EMBAUCADORES

A punta de caja, guacharaca, acordeón y humor, los artistas vallenatos se pronunciaron sobre las medidas del Nuevo Código de Policía que se dio a conocer a inicios de este año, que tuvo una implementación pedagógica  de seis meses y del cual se anunció la implementación con sanciones económicas desde el primero de agosto. Leo Durán en su composición Código de Policía interpretada por Walter Torcedilla, opina que es un negocio y que “se pasaron de piña”.

 

 

Evocando el estilo jocoso del desaparecido juglar Enrique Díaz, apareció también la canción El Nuevo Código de Policía, que de paso aprovecha para denunciar la corrupción;  citar el desfalco de la Refinería de Cartagena (Reficar), por el que la Fiscalía General imputó cargos a sus ex directivos, por hechos que rodearon las irregularidades en un millonario contrato para modernizar la planta de procesamiento de crudo; y  el caso Odebrecht, el millonario escándalo de corrupción de la constructora brasilera que, entre otras,  habría pagado US $4.6 millones en coimas a funcionarios públicos a cambio de contratos de infraestructura en Colombia y en el que han salido vinculados nombres de sonados políticos nacionales.

 

Con vallenato, también se oyeron pullas jocosas para ciertos embaucadores. En marzo, cuando las amenazas de muerte del pastor Miguel Arrázola contra el periodista que reveló las cuentas de su iglesia,  inundaron los medios, tomó más fuerza entre el público la canción dedicada a algunos líderes religiosos –no escrita exactamente para Arrázola, pero que según muchos, le calza–, que Jesús Rodelo puso a sonar en la radio de su pueblo Magangué, Bolívar, por la que fue víctima de amenazas y hasta agredido por tipos que lo hicieron accidentar cuando iba en su moto. Ay mi mujer se enfermó y no quiso ir al doctor / se metió a la religión porque allí que está mejor / Ay le toca trabajar, trabajar su obligación / para llevarle el domingo la platica pa´ el pastor”, se escucha iniciando el tema del compositor Manuel Álvarez, que entre vientos y acordeón además recalca: “el pastor ya tiene casa, tiene carro, tiene moto, es el que vive mejor,  y los pobres feligreses andan a pie por la calle, y entre más días están peor. Todo pal pastor, todo para el pastor”.

 

 

CAJAMARCA: SOMOS LA TIERRA

sys.jpg

En una consulta popular en Cajamarca (Tolima) el pasado 26 de marzo, 97.92% por ciento de los votantes dijo “No” a la construcción de una mina de oro a cielo abierto en su territorio. Resultado que supone que el municipio se niega a la posibilidad de que la empresa AngloGold Ashanti, una multinacional que lleva una década explorando el proyecto La Colosa para extraer 28 millones de onzas de oro, pueda explotar esa riqueza minera. La banda sonora de esta lucha por la vida y por el agua fue Somos la Tierra: una cumbia de la agrupación Systema Solar grabada junto al veterano acordeonero Carmelo Torres. Durante la campaña por el “No” este video rodó realizado por la Corporación Cinematográfica del Tolima y el Colectivo de Medios Formando e Informando.

 

Así como Cajamarca, Cabrera y Arbeláez (Cundinamarca), Cumaral (Meta) y Pijao (Quindío), este año han dicho no a los proyectos mineros en sus municipios. 

GUERRERAS DEL MICRÓFONO

También en marzo, Medicina Legal y la Universidad de la Sabana presentaron las cifras de violencia contra las mujeres en  Colombia. El informe mostró que sigue en aumento en sus distintas modalidades. El feminicidio (asesinato de una mujer “por su condición de ser mujer o por motivos de su identidad de género”), la violencia intrafamiliar y la violencia sexual, evidenciaron índices preocupantes. Las aterradoras noticias de niñas abusadas o de mujeres asesinadas siguen siendo parte del día a día. Ante tal realidad, en el tema Los Derechos, chicas del colectivo Marcando Territorio de Buenaventura y del grupo chocoano Impacto, rapearon: “respeten nuestros derechos, porque nos han tomado como botín de guerra. No más abuso, no más maltrato a las mujeres”.

 

 

CONTRA EL SERVICIO MILITAR OBLIGATORIO

Hace poco fue aprobada una nueva ley de servicio militar que establece entre otros aspectos: una amnistía para remisos, que quedan prohibidas las llamadas “batidas” para reclutar jóvenes, que para entrar a trabajar no se exigirá la libreta –pero que la persona tendrá 18 meses para resolver su situación militar si busca seguir en el empleo–, y que el servicio militar seguirá siendo obligatorio. Recalcitrantes críticas a esta obligación se siguen plasmando en composiciones de diversos géneros. La agrupación de Medellín Nación Criminal, que despegó hace poco más de una década tronando  punk, ska-punk, hardcore y algo de thrash, siempre con letras punzantes y agitadoras, en una nueva canción alude al conflicto colombiano, al reclutamiento forzado por parte de grupos armados,  y es incisiva en contra del servicio militar. “Y así continúa la historia sangrienta, con sangre de pobres se escribe la guerra”, resuena.

 

 

El proyecto también gestado en  Medellín, Perros de Reserva, en cabeza de “Elliot”, pone los bafles a explotar y va directo a la cabeza con cyberpunk de comuna –como dice el músico–,  y con un video del tema Rebelde Actitud, en el que aparece como invitado el actor Ramiro Meneses, plasma tajante su posición al respecto.

 

img_2491.jpg

LOS MAESTROS PARADOS EN LA RAYA

Uno de los hechos que sacudieron el país en los últimos meses fue el paro de maestros. En mayo miles de docentes se tomaron las vías de las principales ciudades del país protestando por las malas condiciones en las que tienen que ejercer su profesión, ente otras, los bajos salarios y la precariedad del servicio de salud al que pueden acceder. Durante el paro de 37 días, muchas de las  marchas y plantones en diferentes regiones, estuvieron acompañadas por música: se vio un grupo vallenato de profesores en Valledupar, chirimías acompañando a los maestros en Medellín, docentes trovando en el municipio de Anzá (Antioquia), incluso adaptaciones que hicieron los profes de canciones del folclor nacional como Campesino Embejucao  (de corte guasca, escrita por Oscar Humberto Gómez) o de la balada Yo no me doy por vencido, que interpreta el puertorriqueño Luis Fonsi.

La araucana Raquel Viviana Rivera Guarín, compuso a golpe llanero, un tema en apoyo a los maestros, según la intérprete para incitar a los espectadores dormidos a defender la educación de los niños.

En el panorama también apareció el corte Respeto a mis maestros de la artista bogotana de hip hop, y también docente, Diana Avella, quien afirma: “esta es una canción que habla de la importancia del maestro no solo en las aulas sino en la vida. Todo lo que representan los profesores en la cotidianidad, los procesos comunitarios y por supuesto en la escuela.”

“El sistema educativo del país tiene unas falencias complejas que tienen que ver con la estructura laboral, pero también tienen relación con lo que se percibe como la educación en Colombia, el tercer o cuarto lugar que uno le da siempre, en el que son más importantes otras cosas que la misma educación, y los niños son educados por un televisor, por novelas de traquetos y no en unas aulas donde se permita que este país sea menos violento y más artístico. De eso se trata este tema hecho desde el rap teniendo en cuenta que el hip hop tiene una posición muy crítica también a la educación desde la academia y desde las  aulas, pero en ella hago un llamado a la relevancia de valorar y de ponderar la necesidad de educarnos. No sólo en términos de tener un título sino también, de acoger la posibilidad de conocer lo que somos y darle valor a todas esas personas que nos educan”.

 

Igual que Avella, y que todos los artistas citados que han contribuido a armar la banda sonora del presente nacional, hay muchos trabajando desde sus géneros y regiones.   La música local aún enciende  las sirenas por  un agite de cambio, con un extenso pliego sonoro, apuntando a que el pasado y el futuro de la historia no sean iguales, esperando que Colombia no siga siendo como dice La Pestilencia, un “país de titulares”.

 

 

Temas relacionados: