Se encuentra usted aquí

Cardi B: pandillas, striptease, Instagram, drama y fama

La historia de la nueva rapera que está atacando al género desde adentro
Gettyimages
Gettyimages
Por

Quizá de entrada el nombre de Belcalis Almanzar no le sea tan familiar y si el de Cardi B tampoco, estamos más que seguros que en poco tiempo sabrá quién es esta bomba que desde el año pasado detonó en la industria musical y dejó muy claro que había llegado para seguir el legado de matronas del rap como Lil Kim, Missy Elliot, Lauryn Hill y claro, la misma Nicki Minaj con la que ha sido tan comparada.
 
De padre dominicano y madre trinitense, Cardi protagoniza una historia que fácilmente podría ser una película de rap filmada en el Bronx. Se crió en el vecindario Highbridge, uno de los más caliente del Bronx, hacía parte de una pandilla y al perder su empleo como cajera entró derechito a un club nudista.
 
Con la idea de ganar más propinas, se inyectó la cola en un garaje de mala muerte y también se hizo los senos. Poco a poco fue moldeando su cuerpo con la firme intención de convertirse en una máquina de billetes certera; y paralelo a su trabajo nocturno empezó a convertirse en una estrella de las redes sociales, exactamente de Vine e Instagram.
 
Los videos grabados por ella misma con la cámara frontal del celular, criticando algún tema y concluyendo con un grito o muecas exageradas, empezaron a tener cada vez más visualizaciones y esa fama en redes fue precisamente el trampolín a la pantalla chica.


 
Llegó a VH1 en el 2015 para participar en un reality show llamado Love & Hip Hop: Nueva York, una clase de Jersey Shore centrado en la vida de personas que tiene que ver con el hip hop. En ese momento nadie sabía que cantaba, pero sus dotes para pelear, rasguñar, hablar a una velocidad sorprendente con un tono chillón y hacer hervir la sangre de sus compañeros de set si eran bien conocidos.


Cardi B supo perfectamente cómo poner a su favor los seguidores, likes, haters, trolls, dramas televisivos y su personalidad sin filtro para convertirse en una estrella naciente de la música. Pocos venían venir al huracán Cardi B, pero Atlantic Records lo hizo y hoy pueden decir que dieron en el palo. Con su canción Bodak Yellow se conviritó en la segunda rapera en conseguir el número 1 de los listados de Billboard.


 
¿Pero qué hace tan importante el papel de Cardi B en la industria?
 
Cardi B, a sus 25 años, vuelve a poner sobre la mesa el debate de las mujeres en el rap. Hoy, en pleno 2018 sigue siendo un género dominado por hombres. Ella hace parte de esa nueva generación que al igual que colegas como Lil Kim decidieron quitarse los pantalones anchos y usar su sexualidad como un arma letal.

 
Gracias a la mixtura de sangre y acentos, Cardi le ha agregado unas cucharadas de picante al Flow de su rap y con mucha naturalidad ha pasado de caminar en los terrenos del rap y del trap, a cocinar éxitos mundiales: La Modelo con Ozuna y I Like like en compañía de Bad Bunny y J Balvin, canción que está lista para convertirse en uno de los grandes éxitos del 2018.
 


Su carrera como striper y su infancia en las pandillas no han sido una traba para ella. El peso de su pasado ha sido otra carta de bajo de la manga para contar historias en sus canciones y ayudar a cimentar ese personaje.
 
Cardi B hace parte de ese grupo de artistas que se han gestado primero en las redes sociales. Su fama la adquirió en Instagram y ese personaje sobreactuado que creó lo llevó hasta las máximas consecuencias. Un fenómeno que no es nuevo y que hace a la industria replantear los procesos.

Con tan solo un disco en su discografía (Invasion of privacy), Cardi B ya se proyecta como una de las raperas más aclamadas. Por eso pueden ponerle la firma que estará en varias colaboraciones de aquí en adelante. Maroon Five, J Balvin, Bruno Mars, Jennifer López y por ahí sigue la lista. 


 
 

Temas relacionados: