Se encuentra usted aquí

.

Concierto experimental del COVID-19: "Sí pueden hacerse eventos en pandemia"

Resultados no tan sorprendentes, pero sí alentadores.
Foto: Sean Gallup //Getty Images
Foto: Sean Gallup //Getty Images
Por
Redacción Shock

En agosto pasado les contamos sobre el concierto Restart-19, un evento experimental organizado por la University Hospital Halle, de Alemania, en el que se buscaba identificar los riesgos de contagio que existen en eventos masivos y así encontrar las medidas necesarias para contrarrestar sus efectos. Participaron cerca de 2.000 personas entre 18 y 50 años que debían hacerse la prueba de COVID-19 antes y después del concierto, en el que se presentó el cantante pop Tim Bendzko.

El concierto consistió en 3 fases: en la primera se hizo el concierto con condiciones normales, previas al COVID-19. En la segunda, se tomaron más medidas de higiene y se usaron tapabocas tipo FFP2. En la tercera, el concierto se realizó con medidas de distanciamiento social y la mitad de público. A los asistentes se les otorgó gel antibacterial fluorescente, para identificar puntos de contacto.

Hoy ya se conocen los resultados del experimento y una de las principales conclusiones es que la ventilación es clave para reducir el riesgo de contagio. Otra conclusión clave es que ocurren más interacciones entre los asistentes a la entrada o salida del evento que en el evento mismo, por lo que es fundamental encontrar mecanismos para evitar aglomeraciones en esos espacios. 

"Los resultados son consistentes con nuestra hipótesis según la cual, los contactos que ocurren en un evento no involucran a todos los participantes. Eventos podrían ocurrir en medio de la pandemia en condiciones específicas. El hallazgo más importante para nosotros fue entender lo crucial que es tener buena tecnología de ventilación. Esto es clave", declaró el profesor Rafael Mikolajczyk. 

Los científicos recomendaron mantener el uso de tapabocas por el resto de la pandemia. Según una encuesta realizada al final del experimento, el 90% de los asistentes está dispuesto a usarlo para asistir a un gran evento.

Idealmente, un evento masivo deberá tener amplias entradas, las áreas de espera deberán ser afuera y las comidas deberán consumirse en áreas específicas para evitar aglomeración en las barras, según recomendaron los científicos.

Más contenido sobre: