Se encuentra usted aquí

Conozca a estas 9 mujeres latinas que hacen trap y muy bien

¿Qué el trap era cosa de hombres? inserte risas aquí
Youtube
Youtube
Por
Redacción Shock

Si le gusta el trap, lo urbano, las mujeres sin pelos en la lengua y la escena alterlatina, siga y agregue estas damas en su playlist; si las palabras soeces lo ponen incómodo, mejor pase al siguiente artículo. 

Aunque el trap nació en el sur de los Estados Unidos a comienzos de los noventa, en los últimos años ha tenido un auge en el mercado latino que recuerda al reggaetón en sus inicios. Altamente criticado, pero altamente masivo; altamente odiado, pero altamente consumido. Hace tiempo que Colombia le quitó a Puerto Rico el título de ser la meca del reggaetón. Ahora está naciendo una camada de cantantes y productores que pretende repetir la historia, pero esta vez con ese hijo del rap: el trap. 

Así como el reggaetón, el trap también carga la cruz de ser un género que se ha apoyado en el machismo para escalar y no han sido pocos los debates que ha suscitado la pregunta si los géneros urbanos en general denigran a la mujer. Están los que dicen radicalmente que sí, los que reprochan y argumentan que son precisamente las mujeres quienes más consumen los géneros y otros simplemente optan por decir que sus exponentes no están buscando darle clases de buen ejemplo al mundo. 

Pero realmente, lo que hacía falta para equilibrar la balanza era tener a un buen cardumen de mujeres entrando al género con pie firme, soltura y potencia. España ha sido un país que ha sembrado una escena consistente y hoy recoge los frutos con nombres como Bad Gyal o el mismo C. Tangana; pero en Latinoamérica también se cocina una ollada interesante de mujeres que se han destapado y han creado su propia identidad. 

Más allá de nombres que ya triunfan en la gran industria como Karol G, esculcamos en esos nombres femeninos que se mueven como peces en las aguas independientes. Si le gusta el trap, lo urbano, las mujeres sin pelos en la lengua y la escena alterlatina, siga y agregue estas damas en su playlist; si las palabras soeces lo ponen incómodo, mejor pase al siguiente artículo. 

STEFFI CROWN

Como no empezar por la cuota colombiana. Nacida en Chipre y de madre colombiana, recorrió por años las calles de Estados Unidos, pero el dicho que dicen de que la tierrita llama, se le volvió realidad. Stephania Ayiotou volvió a Cali y desde entonces se ha dedicado a activar la escena del trap caleño con eventos como el trapicali. Ella es una de las pocas mujeres en Colombia que se puso la camiseta de un género


CAZZU

Su nombre es Julieta Cazzuchelli, Argentina y Skate; pasó de un apasionado amor por la cumbia a perfilarse como una de las representantes del trap en su país. Con 24 años y pocas canciones su cuenta de Youtube es voluptuosa y nada despreciable. El rumor de su amor con Bad Bunny por supuesto la ha puesto en el ojo de huracán, pero canciones como Chapiadora o Killa, ya se habían encargado de hacer lo suyo. 

SANTA BANDIDA

Es venezolana y desde muy pequeña le apuntó a sumergirse en la escena del hip hop; su música hoy tiene los tintes necesarios de sensualidad, de feminismo, de oscuridad y claridad, así como su nombre lo explica sin muchos rodeos. Entabló una buena amistad con Jesse Baez y desde entonces se ha amangualado con Finesse Records, donde conviven los exponentes alternativos latinos del R&B en español, el trap y el hip hop. 

MELYMEL

A Melony Redondo se le conoce como Melymel, pero también como la mamá del rap. No le da miedo perder humildad al decir que en su natal Santo Domingo fue una de las primeras mujeres en hacer rap en su país. Después fue inevitable un coqueteo con el trap y con canciones IDGAF ha demostrado el peso de su estilo. 

AUDRI NEX

Nació en Ponce, al sur de Puerto Rico y muchos se atreven a decir que fácilmente está en el podio de las mejores raperas de la isla. Consciente de que el hip hop era hasta hace muy poco de hombres, ha sabido cómo hacer que el lado femenino sea su arma letal. Muchos la ubican en el universo de la electrónica por el tinte de sus producciones que no tienen límites al meter al hip hop en una bolsa oscura con otros ingredientes. 

LIZZ

Elisa Espinoza nació en 1992 en Concepción, Chile y después de ver en vivo a Tinie Tempah, decidió que quería sonar así y que se iba a dedicar a construir una imagen. Así nació Lizz, una dj y cantante, que ha optado por saltarse los cánones de lo que está bien para mostrarle al mundo otra Chile además de lo pop. 

MI$$IL

No soy zorra, solo atrevida, me gusta mucho la buena vida”, ese es el mantra de Mi$$il, una cantante paraguaya que sin miedo lleva la bandera de la liberación y no solo la femenina, sino la de cualquier cuerpo. Sus canciones van desde el trap hasta una especie de reggaetón 2.0 que lanza llamas y prende a cualquier que le guste el vanguardismo reggaetonero y sus vertientes. 

La ñapa 

MÓS 

Está lejos de hacer trap, pero era imposible pasar por un listado de chicas en el universo urbano, latino y alternativo y no nombrar a MÓS, una artista emergente de Colombia. Desde que escuchamos su track Dizzy sabemos que se vienen cosas importantes, así que esperamos con ansias su trabajo. 

ULTRA GIRL

Ultra Girl de México viene siendo una ñapa, pero aunque no hace trap si se ha destacado por ser una buena representante de la escena urbana de su país. Mariana de Miguel  tiene apenas 21 años y desde ya afila sus garras para posicionarse como una de las reinas del r&b en español. Se le conoce en el mundo como Ultra Girl y ha salido de Monterey para demostrarle al mundo que puede ser la Drake mexicana. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicidad