Se encuentra usted aquí

¿De dónde salió el boom de Billie Eilish?

Si en 10 años les preguntan cuál fue el mayor fenómeno musical anglo del 2019, probablemente no dudarán en decir Billie Eilish.
Billie Eilish - Foto por: Jim Dyson/Getty Images
Billie Eilish - Foto por: Jim Dyson/Getty Images
Por
Juan Carlos Avendaño

Billie Eilish, la joven cantante, compositora e icono de estilo, ha generado sensación en el mercado anglo, por su corta edad (nació el 18 de diciembre de 2001) así como por su sonido moderno, su negativa a encasillarse en un género, su particular estilo de vestir y sus videos inspirados en películas y series de terror. Con su primer álbum, When We All Fall Asleep, Where Do We Go?(2019), y con la canción Bad Guy que forma parte del mencionado disco, dejó su nombre en los registros de la historia musical por ser la primera artista nacida en el siglo XXI en liderar la lista de la Billboard 200 y conseguir un número 1 en la Billboard Hot 100. Pero, ¿quién es, y de dónde salió Billie Eilish?

Por: Juan Carlos Avendaño

El ascenso de Billie Eilish ha tomado a muchos por sorpresa por su vertiginoso progreso. Originaria de Los Ángeles, educada en casa y miembro de una familia de artistas (su madre es actriz, su padre músico y guionista, y su hermano es músico y su productor musical), pasó su niñez rodeada de pianos, ukeleles y artículos de utilería. En mencionado entorno, la creatividad y el talento artístico tarde o temprano se presentarían, y con la guía de su madre empezó a escribir canciones alrededor de los nueve años.

En una era en la que no es estrictamente necesario encerrarse en un costoso estudio de alto nivel, el primer EP y el primer álbum de Billie, reconocidos favorablemente por la crítica, fueron grabados y mezclados en su totalidad en la habitación de su hermano Finneas O’Connell. Si bien hemos escuchado muy buenas producciones desarrolladas en condiciones similares, como el álbum debut de Lorde Pure Heroine (2013) y Jagged Little Pill (1995) de Alanis Morissette por nombrar algunas, la apuesta casera no era una segura, y el hecho de que haya llegado a generar tan sorprendente fenómeno es evidencia de que el ambiente que han creado Billie y Finneas en su casa es algo especial. 

No-género

Es difícil imaginar que la sensación pop del momento insista en no catalogarse como una artista pop ni de ningún género fijo, pero ese es el discurso que propone Billie Eilish, quien reiteradamente ha ofrecido su opinión sobre las limitaciones que trae a un compositor o cantante mantenerse en un estilo musical singular y sobre su interés por explorar sonidos diferentes y poco convencionales en los modelos de pop más tradicionales.

Travis Scott. Fotos (1) Taylor Hill/Getty Images (2) Rich Fury/Getty Images

Travis Scott, un perfil del rapero que está estrenando documental en Netflix

A propósito de su nuevo documental en Netflix, ¿quién es Travis Scott y por qué es el artista más popular de la nueva generación?

En su corta trayectoria musical Billie ha demostrado la versatilidad y facilidad de transformación que a muchos artistas establecidos les toma décadas, incorporando a su repertorio elementos de hip-hop, rock, música electrónica, reggae y pop. Esa diversidad puede evidenciarse con el contraste, tanto musical como lírico, entre algunos de sus grandes éxitos.

Don’t smile at me (2017, EP)

El sencillo Ocean Eyes (2016. Posteriormente re-lanzado en el EP Don’t Smile at Me en 2017) es una melancólica balada pop ambiental centrada en el anhelo de una reconciliación. En 2017 fue lanzado el sencillo Bellyache que, mezclando electro-pop con elementos de música latina, de rhythm & blues y de house, habla sobre un ficticio asesino psicópata que reflexiona sobre su arrepentimiento. Idontwannabeyouanymore es una triste balada jazz que gradualmente incorpora sonidos más electrónicos, que reflexiona sobre no sentirse a gusto con quien se es y sobre los modelos y tendencias sociales negativos. En Party Favor, un pop acústico perfecto para un sing-along, Billie se apoya de un ukelele, guitarras, xilófonos, vientos y percusiones menores para terminar con un chico por medio  de un mensaje de voz el día de su cumpleaños.

When We All Fall Asleep, Where Do We Go? (2019, álbum)

Bad Guy, probablemente el más grande éxito de la joven cantante a la fecha, transmite mucha más energía y dinamismo con una base de trap y sintetizadores de bajo, mientras en la letra Billie se burla de un chico que aparenta ser rudo y malo. En You Should See Me In A Crown Billie planea su dominación mundial manteniendo los ritmos de pop-trap pero jugando con diferentes recursos vocales como susurros y murmullos. Con un ritmo de música electrónica-industrial, voces procesadas por armonizadores y efectos de sonido asociados a películas de terror, Bury a Friend se inspira en el “monstruo bajo la cama de Billie” y sus pensamientos durante la noche. La artista equilibra el disco, complementando canciones dinámicas y de alta intensidad como las mencionadas con baladas pop y sonidos más ambientales en canciones como Listen Before I Go, I Love You y Goodbye.

Observar el catalogo musical de Eilish es apreciar su amplio rango compositivo, tanto a nivel musical como lírico, y particularmente sorprendente si se recuerda que apenas tiene 17 años. Si bien su música ha recibido una recepción muy positiva de la crítica y ha conseguido altas cifras de ventas y reproducciones, el impacto cultural que ha generado Billie Eilish va más allá de sus canciones y sus conciertos: es una figura, no solo artística sino personal, en la que adolescentes nativos de las redes sociales y la viralidad se han podido identificar.

Construyendo su aura desde Soundcloud, se ha alejado de las modelos pre-fabricadas de pop de los grandes sellos disqueros, se ha acomodado en una perspectiva creativa independiente, y ha construido un personaje que tiene como bandera el desparpajo y la huida de poses artificiales. Similar a lo que ha pasado con algunas artistas contemporáneas como Adele, Florence Welch de Florence & The Machine, Lorde y Hayley Williams de Paramore), resulta positivo y refrescante encontrar una interesante voz femenina más preocupada por el proceso artístico que por presentar una imagen sobre-sexualizada y generar controversias mediáticas.  Con su inminente influencia en la moda, la música y como ídolo de una generación apática, pesimista y sin ídolos, es seguro que el boom de Billie Eilish no será el Despacito del 2018 sino un verdadero momento de la industria musical.

 

 

 

Más contenido sobre: