Se encuentra usted aquí

Cumbia, guaracha y folclor con Carmelo Torres y Los Toscos

Hablamos con Pedro Ojeda, el percusionista del proyecto Carmelo Torres y Los Toscos, y nos contó cómo se armó este combo
Por
Redacción Shock

Por: Jenny Cifuentes @Jenny_Cifu 

El acordeonero Carmelo Torres vive en San Jacinto. Tiene 65 años, desde los 5 se enamoró del fuelle y a los 17 años compró su primer instrumento.  Es conocido por su estilo, herencia de la tradición de Andrés Landero, insignia en Colombia y el mundo de la cumbia con acordeón. A él lo conoció finalizando los 60, en ese entonces Torres tocaba vallenato. Fueron amigos, compañeros de parranda, y entre parranda y parranda, Carmelo se impregnó de la cumbia de Landero. 

Su camino musical ha sido largo.  Durante un tiempo tocó  con Los Gaiteros de San Jacinto. También  fue  acordeonero de Adolfo Pacheco. “La Biblia del Acordeón” - como algunos lo llaman - nacido en Plato Magdalena, convencido de la cumbia, incluso oficia de maestro de niños buscando preservar el género.  

Estuvo nominado en los Premios Shock 2014 a Mejor Disco de Folclor por su trabajo Vivo Parrandeando.  En octubre de ese año, realizó una grabación con el proyecto Los Toscos, quienes además convocaron a varios músicos de la escena nacional para este trabajo. El resultado de sus sesiones es el disco Carmelo Torres y Los Toscos publicado en CD, y dos sencillos en vinilo 7″, uno bajo el  sello Neoyorkino, Names You Can Trust y otro con el sello bogotano Miscelaneus Discográfica. 

Hablamos con Pedro Ojeda, percusionista del disco.

“Yo ya había conocido a Carmelo Torres en un viaje que hice a San  Jacinto y a El Salado. Me quedé en su casa. En ese entonces él estaba grabando el  disco Vivo Parrandeando en los estudios que había puesto FairTunes en El salado. El álbum lo estaba haciendo con Sonidos Enraizados, que es el sello de Urián Sarmiento (Curupira) y Lucía Ibáñez. En esos días también conocí a los músicos de Carmelo. Uno de ellos es hijo de Andrés Landero. Toca el alegre y un instrumento que es como una congüita.  Esa conga que se escucha en los discos de Landero que es muy particular y a mi parecer, muy característico del sonido de Landero. 

"Hicimos otra improvisación de la cual salió la versión de La Camisola, un corte de Toño Fernández popularizado por Los Gaiteros de San Jacinto. Me parece que quedó como una guaracha al estilo Lisandro o Aníbal Velásquez".

Tiempo después, el contrabajista Santiago Botero, Benjamin Calais, músico y programador de Matik Matik  y el guitarrista Kike Mendoza, integrantes de un proyecto que se llama Los Toscos en  el que colaboran con diferentes artistas y que  registraron su primer trabajo con el saxofonista de free jazz neoyorquino Tony Malaby, tenían en mente hacer una colaboración con Carmelo Torres.  A través de Urián Sarmiento que tenía el contacto directo con Torres empezaron a hacer su gestión para grabar el disco. Nos llamaron a Mario Galeano (Ondatrópica, Frente Cumbiero) a Juan David Castaño (La Revuelta) y a mí, y así se armó el combo para la grabación. 

Primero hicimos unos toques en Matik Matik, en los que Carmelo llevaba sus temas. Él maneja un repertorio muy amplio de cumbias y algunos cortes de Adolfo Pacheco. Como tocó en el grupo de Lisandro Meza, interpreta temas de ese estilo.  Maneja paseos, merengues, puyas. Basados en esos primeros toques realizados en Matik, se escogieron las canciones para el  disco. 

Luego en el estudio, en un día  grabamos las nueve canciones que conforman el álbum.  En bloque, todos tocando al tiempo, con mucha improvisación. En el disco hay dos canciones que son totalmente improvisadas y con mucho viaje clásico: El Chacho, una cumbia de creación colectiva, y  otra que es un merengue llamado Merengue Impro.

Hicimos otra improvisación de la cual salió la versión de La Camisola, un corte de Toño Fernández popularizado por Los Gaiteros de San Jacinto. Me parece que quedó como una guaracha al estilo Lisandro o Aníbal Velásquez. En el trabajo hay temas de Adolfo Pacheco como Mi Machete, Teófilo el Gaitero o la cumbia En tu Puerto Soñé. Grabamos una canción de Landero: La Negra Tulia.  El álbum  incluye además el tema La Antropología, una colaboración con Edson Velandia que fue también una improvisación. Edson no estuvo en el estudio con nosotros. Él tenía  esa letra y sobre lo que habíamos armado, grabó la voz.  Además del disco, se publicó  un sencillo en vinilo 7″  con el sello Names You Can Trust que trae La Camisola y Mi Machete, y el otro vinilo estará saliendo en estos días. El trabajo se puede conseguir en Matik Matik y en RPM”. 

Teófilo el Gaitero

Temas relacionados: