Se encuentra usted aquí

David Kawooq & Peace Messengers: nace un digno heredero de Doctor Krápula

Por
Redacción Shock

Por Mariangela Rubbini Q. @bilirubbini // Fotos por: Alejandro Gómez

David Jaramillo es, junto a Mario Muñoz y Sergio Acosta, uno de los fundadores de Doctor Krápula, pero también es en parte responsable de que esta banda tenga hoy un sonido que la hace única y que la convierte en uno de los principales referentes del rock latinoamericano actual. Rebautizado como David Kawooq para su proyecto independiente, el músico bogotano presenta su primer disco con los Peace Messengers.

En esta placa discográfica, creada y concebida inicialmente en un estudio armado en casa, en un entorno en el que la música fluyó de manera natural y sin mayores pretensiones que la de hacer buenas canciones, participan varios músicos de la familia que, como muchos otros se fueron sumando al proyecto y se convirtieron en socios y cómplices del mismo. David Kawooq llega con su lírica encendida para darle un nuevo aire a la escena musical alternativa e independiente del continente. Esto es fiesta caribeña y urbana para que deleite sus oídos y ponga a bailar su corazón.


Canciones que se acumularon hasta convertirse en disco
“Hacía ya varios años que venía acumulando canciones propias hechas con una intención creativa más personal. Con Doctor Krápula hemos trabajado siempre por la reflexión colectiva, por mover el interés de la gente y por hablar de lo que es de todos. Y aunque en la banda siempre hayamos incluido canciones dedicadas a las reflexiones personales que cada uno de nosotros tiene, en general tampoco es mucho el espacio que tenemos para eso. Yo venía acumulando todas estas canciones y hace como un año les pregunté qué les parecía el proyecto. ¡Les encantó y le dieron su bendición! 

Así como yo, los demás también tienen un montón de ideas personales archivadas que, poco a poco, están empezando a salir y a ver la luz, y todo esto que cada uno está haciendo de manera individual enriquece, además, la creación colectiva dentro de Doctor Krápula. De ahí salen muy buenas ideas a la hora de trabajar en grupo porque la nuestra es una de esas pocas bandas en las que se compone y se crean las canciones de forma colectiva. Así hicimos Viva el planeta, y así estamos preparando también el nuevo disco que viene en camino”.

Hijo del punk y del legado de Bob Marley

“Desde los inicios de Doctor Krápula, nuestra inspiración siempre fue el ska. Y en lo personal, yo no solo soy fanático del ska, sino por supuesto también del punk y del legado de Bob Marley. Se trata de su posición social, no únicamente como músico sino como líder. Él y Manu Chao son, para Doctor Krápula, un referente muy importante de lo que quisiéramos llegar a ser algún día con nuestro proyecto. 

Con el visto bueno de la banda y de mi familia, dijimos hagámosle con toda. Y ahora la idea es que este proyecto se convierta también en una punta de lanza no solo de Krápula, sino de todo el movimiento cultural y musical que venimos gestionando desde hace ya un buen tiempo. David Kawooq & Peace Messengers no se trata de un proyecto solista sino de darle vida a esas inquietudes musicales que desde hace ya un par de años había venido explorando en mis colaboraciones con grupos como Vía Rústica y Alerta Kamarada, entre otros”. 

Porque cuando grande quiero ser cantante
“Esta aventura apenas comienza, aunque de cierta manera tampoco es que me sienta del todo nuevo en ella. En Doctor Krápula siempre he hecho la segunda voz y he tomado el micrófono en algunas canciones. Digamos que no me pasé de la parte atrás de la tarima hacia adelante. Yo siempre he estado ahí, a un ladito, aunque sí hay grandes diferencias porque por lo general, el público siempre está mirando al centro. A Mario. Pero esto ha sido bonito, fuerte, intenso y vertiginoso, me encanta y cada nueva vez lo hago me siento un poco más tranquilo. Las primeras presentaciones fueron muy voltajudas pero desde que tengo uso de razón siempre he querido cantar y hoy por fin, estoy haciendo ese sueño realidad. Me siento como un niño chiquito”.