Se encuentra usted aquí

La banda que nunca publicó un disco lanza su primer álbum:Estrellas del Caribe

Por
Redacción Shock

Por: Jenny Cifuentes @Jenny_Cifu 

Luego de más de cuatro décadas de carrera, uno de los grupos pioneros de la champeta criolla lanza su primera producción.

Formados a mediados delos años 70, son relevantes ramas del árbol genealógico  de la champeta  criolla.  Gurús del legado cultural de San Basilio, que con un  sonido particular gestado en el tambor y motivado por  los picós que aterrizaron en su pueblo  retumbando  con latidos africanos se constituyeron como  pioneros de la psicodelia palenquera. Un grupo que sigue resonando su música como se concibió, con el sabor innato cimarrón.  

La banda, que nunca había publicado un disco,  hoy presenta su primer álbum: Estrellas del Caribe, Champeta Criolla de San Basilio de Palenque.  Una producción  con ocho canciones  que hacen mover hasta al más tieso, armadas por percusionistas poderosos que tocan cual reza la letra de uno de sus cortes: “hasta romper el tambor” y que  sumados a  armónica, maracas, bajo y guitarra ofrecen a los oyentes  un resultado incendiario.

Tener en las manos el disco de las Estrellas del Caribe es cargar una porción importante de la tradición, de la música del caribe colombiano.  Es tener como dijo Joe Arroyo: “un pedacito de la historia negra, de la historia nuestra caballero.

….

Hablamos con el productor y gestor del trabajo, Franklin Tejedor “Lamparita”.  Percusionista y miembro del proyecto Mitú.

Cuéntenos un poco sobre el grupo

Las Estrellas del Caribe fue armada en los 70 por un grupo de amigos de San Basilio Palenque, incitados por  Leonel Torres, actual vocalista de la banda.  Después de que Pambelé se coronara  campeón mundial y llegara la luz a San Basilio de Palenque, empezaron a arribar allí los picós y con ellos los vinilos con mucha música africana.  Leonel era en esa época disc jockey de uno de los picós.  Empezó a escuchar todos esos sonidos que  le impactaron tremendamente.  Convocó a sus amigos y lo que hicieron tras su reunión fue  ir al campo por madera, hacer unos tambores  y arrancar a tocar esa música pero poniendo las letras en  lengua palenquera porque como era lógico no entendían lo que decían las canciones originales que venía de Malí, de Angola etc. Eso que generaron ellos con sus tambores  fue champeta criolla. La champeta nació en Palenque, con palenqueros.  Ellos mantienen el estilo primigenio de la champeta.  Cantan canciones en lengua, con sus tambores e instrumentos tradicionales.

El grupo desde sus inicios hasta hoy y ha estado activo, aunque ha tenido  cambios.   Algunos de los músicos que pasaron por él ya no están, se fueron de Palenque, etc.

¿Qué registros hizo la agrupación antes de este disco?

Ellos grabaron para algunas recopilaciones.  Por ejemplo  décadas atrás, con Felito Records un sello relevante del Caribe, hicieron algunos cortes;  finalizando los 90 grabaron con Palenque Records, en el 2007 estuvieron en  el compilado Jende Ri Palenge.  Nunca habían tenido la oportunidad de grabar un disco completo.

¿Cómo fue el proceso para llegar al disco?

El grupo es una institución.  Son sabedores de la cultura y por él han pasado muchos músicos de Palenque. Nací en Palenque y crecí tocando.  Soy hijo de Laureano Tejedor “Lámpara” percusionista de la banda.  Cuando yo era pequeño empecé a escucharlos y los veía tocando en la calle. En realidad ellos nunca tuvieron alguien que les dijera  que lo que  hacían era importante.  Que podían organizarse, grabar un álbum, salir de gira etc.  Son agricultores y nunca han vivido de la música, han tocado siempre para ellos. De niño yo veía  eso y pensaba: algún día tengo que hacerle un disco a esta banda.

En 2011 me fui a vivir a Bogotá.  Seguí haciendo música y conociendo gente. En 2012 armé un proyecto que se llama Mitú, con el que se me abrieron muchas puertas. Ya en 2013 los llamé un día y pude decirles: Ya les tengo el tiquete comprado para que se vengan a Bogotá y grabemos un disco. Imagínate que te digan eso después de tanto tiempo. Fue un acontecimiento para ellos.

Para lograr despegar con el trabajo le conté el plan a unos amigos que nos apoyaron : Andrea Aragón, Juan Aragón, Guillermo Camacho, David Mesa y Diana Sanmiguel.  También les hablé a otros amigos que están iniciando su estudio que se llama Changó Records.  El disco se grabó en mayo de 2013 y por cuestiones de dinero se publicó ahora.

Lo hicimos en tres semanas. Una semana grabando las voces y la percusión, y luego dos semanas más grabando guitarra, bajo etc. Obvio que fue un poco difícil porque sí,  habían registrado para las recopilaciones pero no estaban muy familiarizados con la grabación. Y esta vez, por citar algunas cosas, grabaron con metrónomo, por sesión, y no en bloque como lo hicieron en alguna pasada oportunidad.

Con el álbum los integrantes del grupo están súper felices. Fue un proceso muy lindo porque se dio lo que se había planeado: hacer un show de lanzamiento en Bogotá y poder seguir gestionando.  Ahora están seleccionados para el Mercado Cultural del Caribe y se vienen más cosas. El objetivo con este material no es sacar un disco y ya, sino darle una continuidad a eso. Que los músicos puedan viajar, tocar, conocer otras culturas, ganar algún dinero. Ellos son una parte de los músicos de Palenque que no ha estado visibles en otras regiones del país y espero que el disco sea parte de ese proceso de proyección.

¿En este registro graban los miembros originales de Las Estrellas del Caribe?

Sí. Todo este tiempo se han mantenido los músicos originales. Leonel Torres en la voz, Laureano Tejedor “Lámpara” en el tambor alegre, Rosalío Salgado en la armónica, güira y coros; y Diógenes Salgado en la segunda voz y maracas, quien era el mayor del grupo y  falleció una semana antes de que saliera el disco.  En su reemplazo  entró Juan Cañate.  Yo (en realidad nunca  fui de la agrupación “oficialmente” sino que siempre tocaba con ellos de parche) interpreto la tambora y hago coros.  Diógenes tenía 73 años, Leonel tiene 68, Rosalío alrededor de  60, mi papá tiene 42, Juan tiene 50 y yo 23.

El álbum tiene músicos invitados: Franklin Montaño en la guitarra eléctrica y Ruder Pacheco en el bajo.

Las canciones del disco ¿son todas del grupo? ¿De qué hablan?

Todas las composiciones del álbum son del grupo y son champeta criolla. Las canciones hablan de su día a día. De lo que viven en su comunidad, de sus experiencias.  Por ejemplo, Sube que Sube, compuesta por Diógenes  habla de que  un hombre tiene un sube que sube, que lo sube a la nube y que no sabe cómo bajarse de ahí. O Kunchuzo, escrita por Leonel, cuenta que fue una vez a un arroyo y se encontró con un hombre muerto.  Luego empieza a narrarle a su amigo que se encontró con un hombre al que habían matado con un chuzo. Hay también una titulada Homenaje a Benkos  autoría de Diógenes.  La mayoría son en lengua palenquera. Todas buenísimas. Los cortes son Bacoco, Ana, El Yoyo, Kunchuzo, Sube que Sube, Mariguané, Homenjae a Benkos y Sambingo.

¿El disco ya suena en Palenque?

Sí, está sonando en los picós.

¿Dónde se puede conseguir?

El disco en Bogotá está en Tornamesa, En Tango Discos, R.P.M. y  La Roma Records.  Para tenerlo en otras ciudades me pueden contactar en el Facebook del grupo Estrellas del Caribe Palenque o en el mío, Franklin Tejedor.

 

Temas relacionados: