Se encuentra usted aquí

Lo que Fonseca tiene en la cabeza

Por
Redacción Shock

Por: Sergio Ramírez 

“Conexión”, el nuevo disco de Juan Fernando Fonseca, que sale a la venta este dos de octubre, suena a tango, a ranchera, a salsa, a balada, a pop, a rock, a nostalgia, a vallenato. “Conexión es mi cabeza”, asegura el cantautor bogotano. “Al final es un tema de antojos musicales. Siempre me ha gustado dar vueltas por diferentes lugares”.

Ha estado dando vueltas alrededor de la música desde que, a los seis años, sus padres le dieron una guitarra eléctrica de Navidad (y él, que ya había estado esculcando en el depósito de su casa, se enteró de que el “Niño Dios” no era quien dejaba los regalos en la cama), y ha dado tantas vueltas que comenzó a tocar “covers” de Nirvana, Metallica o Guns and Roses  con un grupo de amigos cuando todavía estaba en el colegio, pero su primer disco (que se llamó “Bomba de tiempo”)  fue una mezcla de versiones de Sui Generis y Silvio Rodríguez con sus propias composiciones en inglés (what?).

Podríamos decir que estaba buscando “su esencia”, la cual vino a encontrar en los “Clásicos de la provincia”, de Carlos Vives, que le permitieron entender que un cachaco (Fonseca, no Vives) podía tocar música con acordeón. Hasta ese momento no lo había hecho por miedo. A su primer disco no le metió acordeón para evitar las críticas de los puristas, pero los Clásicos de vives le acercaran los dos mundos. “Tiene mucho que ver con el tema de las raíces”, explica, hablando del suceso de la nueva música colombiana. “En mi caso el acordeón y esa búsqueda de la tradición le dan a mi música un sello muy particular que nos diferencia por fuera”.

No es gratuito que Fonseca haya sido uno  de los invitados especiales en la pasada gira de Vives.  “Carlos es muy importante porque es la semilla de todo, lo que él hizo con La Provincia y con el vallenato, siempre lo he dicho y siempre lo diré, es una parte muy importante de mi carrera”.

Carrera que se disparó gracias a una canción (“Te mando flores”) que compuso mientras participaba en un reality (La Granja). Ni siquiera iba a ser el sencillo de ese disco (“Corazón”) pero así es la vida, las casualidades o las conexiones. Después de eso (hace ya una década) fueron éxito  tras éxito y gira tras gira, hasta el punto de que llevaba casi cuatro años sin entrar a un estudio, acumulando canciones que escribía en hoteles, aeropuertos o camerinos.

Y creciendo la familia. Hoy Fonseca vive con su esposa Juliana (la misma que conoció cuando los dos estaban en el jardín de niños) y con sus hijos, Manolo y Paz. “Entre mi vida y la tuya”, el primer sencillo de su nuevo álbum, es una declaración de amor a su esposa; “Conexión”, el tema que le da nombre al disco, lo hizo para su hijo, e “Ilusión”, de su producción anterior, se la escribió a Paz. “Les he escrito muchas canciones. Ellos vinieron a darle color a mi vida”.

Por ellos decidió quedarse en Miami, a donde llegó hace tres años con el plan de permanecer tres meses mientras adelantaba la gira de su disco. Allí, en la llamada capital del sol, se hizo amigo de Juanes, con quien compuso una canción para este álbum, “Y tú” (en la cual el “parcero” además toca la guitarra); también escribió “Amor eterno”  con el peruano Gian Marco, y le puso música a una letra del novelista Juan Gabriel Vásquez. “Siempre me ha gustado componer con otra gente; el problema es que no tengo una rutina, yo no me siento a escribir, puedo llegar a media noche a la casa y componer algo”.

 

Temas relacionados: 
Publicidad