Se encuentra usted aquí

Yembelé: desde Cartagena, aire fresco para la champeta

Por
Redacción Shock

Por: Jenny Cifuentes @Jenny_Cifu 

Bajo las consignas del vacile, la alegría y el sabor, un grupo joven cartagenero de sangre caliente retumba por estos días  llevando al público por la vía que lleva al baile. Le llaman Yembelé a su estilo y a su banda. Atacan con bajo, guitarra, teclado, dos voces líderes, y con frecuencias del caribe  inyectan aire fresco a la champeta. Irrumpen con su sencillo Makuto Koto, adelanto de lo que será su álbum debut. 

“Nos conocimos en el programa Laso de producción musical del Ministerio de Cultura.  Tenemos diversos gustos musicales y decidimos armar una mezcla de géneros con el soukous, música del campo, sonidos de la costa caribe, también un poco de cumbia y algo de rap.  Hacemos champeta con algo a lo que le llamamos “Afroyembé”,  que es todo lo que tiene que ver con lo afro, con lo caribeño, con lo indígena, con los cantos campesinos que se escuchan por  los Montes de María, con los ritmos afro caribes.

La champeta en Cartagena es pan de cada día y en este momento es uno de los géneros que más se escucha en las emisoras. Nosotros estamos tratando de ponerle algo diferente a la cosa, y queremos además de la música, que las letras sean alegres.  Nuestra canción de adelanto  se llama Makuto Koto y es una fusión muy marcada por el soukous.   El nombre está en un dialecto de Zimbawe llamado shona y significa niño mocoso.  Es una alusión a esos niños que uno ve en la calle, barrigones, que son felices y no les importa si andan sucios o no. Lo propuso uno de los músicos, quien habla esa lengua, por eso el título. 

El video lo grabamos en El Espinal, en Cartagena, una zona en la que últimamente piensan hacer sitios comerciales, entonces quisimos tener un recuerdo de esa parte que aún se ve clásica y antigua, tener una imagen de lo que fue la ciudad en un momento”, dijo el guitarrista y productor Roberto Castillo. Yembelé suena sabroso, con calibre fiestero incita a subir el volumen y a bailar,  para perpetuar en Colombia el alto voltaje de la champeta.  

Temas relacionados: