Se encuentra usted aquí

¿Deben las figuras musicales opinar sobre política en estas elecciones?

"Es tiempo de campaña y no solo en el vallenato los músicos exponen sus posturas y cuentan sus intenciones de voto".
FOTOS: SHOCK - Captura de Youtube
FOTOS: SHOCK - Captura de Youtube
Por
Jenny Cifuentes

Hace algunos días terminó el Festival de la Leyenda Vallenata en Valledupar; evento que los candidatos presidenciales Iván Duque y Germán Vargas Lleras aprovecharon para su campaña. Mientras tanto músicos de todas las ideologías se están pronunciando abiertamente para apoyar a su preferido. Teniendo en cuenta que millones los siguen e idolatran, ¿deberían tener un porcentaje mayor de responsabilidad ciudadana?

Por. Jenny Cifuentes// @jenny_cifu 

No es nada raro que muchos de los músicos vallenatos abiertamente expongan ante el público sus tendencias políticas, o que den shows identificados con un partido previo a las contiendas electorales. Durante uno de esos días de Festival Vallenato, el político Sergio Araujo Castro invitó a una celebración a Iván Duque y al homenajeado de este año en el encuentro: Carlos Vives.  Como era de esperarse Duque, con su camisa del Centro Democrático, no desaprovechó la oportunidad para tomarse fotos con el artista, que inmediatamente fueron expuestas en la web por gente de su equipo. A muchos, casi les explotan los ojos y tildaron el hecho como el lunar del evento; otros se vanagloriaron del “apoyo a su candidato”, por lo que Vives al respecto publicó en su cuenta de Twitter: “No tengo ningún problema con que los candidatos quieran venir a mi homenaje en Valledupar; lo que sí sobra definitivamente son los uniformes de la campaña política”.

En cambio, salir en foto en redes con el candidato no fue problema para el cantante Iván Villazón, quien posó con él hasta luciendo cachucha con letrero de Duque. Igual lo hizo Silvestre Dangond, que se ha declarado partidario del aspirante a la presidencia por el Centro Democrático. Dangond armó una parranda privada en su casa para el político y en grabaciones se vieron juntos cantando, jugando fútbol e incluso realizaron un video -en el aparece uno de los hijos del cantante-, con el que Duque envió un mensaje en sus redes sociales para el día de los niños.  Mientras tanto, en otra fiesta, Vargas Lleras se subía a la tarima con Jorge Oñate quien además cambió la letra de la famosa canción El Testamento de Rafael Escalona, adaptándola como un tema en pro de que el candidato llegue a ser jefe de Estado.

Vea también: De chavista a uribista: la lógica de Silvestre Dangond

Y como el vallenato y la política siempre viven en romance, antes del festival rodaron por internet videos del compositor juglar Isaac “Tijito” Carrillo (autor de La Cañaguatera, versionada por Carlos Vives y Alfredo Gutiérrez, entre otros),  expresando su apoyo a Gustavo Petro afirmando que no vota desde los años 80 pero que con él le llegó el momento de volver a las urnas. Ese, citando uno de tantos y de diversos casos.

Es tiempo de campaña y no solo en el vallenato los músicos exponen sus posturas y cuentan sus intenciones de voto. El rapero Don Popo (quien se había lanzado por el partido Cambio Radical a las Elecciones Legislativas que se dieron el pasado marzo en el país, sin obtener éxito),  es una de las cabezas del movimiento llamado Abre tus ojos, que se armó buscando que Gustavo Petro no pase en la primera vuelta, y así frenar las que ellos califican como “propuestas irrealizables y mentirosas” del candidato de la Colombia Humana.  A ritmo de rap, además, aparece en un jingle titulado El verdadero cambio y promueve conciertos rotulados con el logo de su partido, como el que se ofrecerá en los próximos días, de nombre Mejor Afro Music, con la aparición de Anddy Caicedo, y Kontent (Gotas de rap), entre otros.

 

A post shared by DonPopo Ayara (@donpopoayara) on

Desde el rock también circulan puntos de vista sobre los postulantes. Bien conocida es la afinidad de la agrupación bogotana Doctor Krápula con las ideas de Gustavo Petro; incluso su bajista David Jaramillo se presentó al Senado de la República en la lista Decentes, que promueve la convergencia integrada por Todos Somos Colombia de Clara López, Progresistas de Petro, la Alianza Social Independiente (ASI), la Unión Patriótica (UP) y el Movimiento Alternativo Indígena y Social (MAIS), sin lograrlo. Manifestando su postura, además, se ha visto a Aterciopelados: Andrea Echeverri afirmando en entrevista que votará por Petro, y a Héctor Buitrago en sus redes publicando la cara de este candidato tapada por un botón de Play (título de la nueva canción de la banda), ligada a #Mételeplay. Con otras tendencias, se ha leído al activista y músico César López apoyando a Humberto De La Calle del Partido Liberal; y a Juancho Valencia de la agrupación Puerto Candelaria, a Catalina García de Monsieur Periné y  Juan Galeano de Diamante Eléctrico, mostrando su respaldo a Sergio Fajardo, candidato de Coalición Colombia.
 

 

A post shared by David Jaramillo (@davidrkrapula) on

Es lógico que en el momento electoral que vive Colombia, los músicos se pronuncien y  expresen sus ideas políticas, es derecho de todos. Es su opción incentivar a sus seguidores a votar por su candidato, o no hacerlo. También es su opción documentarse sobre las propuestas de los postulantes, o dejar de hacerlo y salir especulando en sus comentarios, como dicen por ahí “hablando locuras”. Cada quien sabe a qué está expuesto cuando se es una figura reconocida con fans y con detractores.

A fines del año pasado el acordeonero Juancho De La Espriella, en su cuenta de Twitter expresó su apoyo a Duque y a Uribe Vélez con la posdata: “el que salga con insultos aquí lo bloqueo”, y tantas fueron las críticas, las respuestas salidas de tono e insultos, que furioso borró el trino y siguió polemizando con quienes lo juzgaban.  Hace poco el cantante Poncho Zuleta con sus vivas a Duque, y sus críticas a Gustavo Petro y a los que voten por él, desató un va y viene de pullas entre ambos y entre sus seguidores. Sus opositores le sacaron a relucir el famoso audio de hace años en el que se le oye gritando “viva la tierra paramilitar”, y resultaron atacando hasta a su hermano el acordeonero Emiliano Zuleta, que nada tenía que ver en el bochinche y cansado, tuvo que cerrar su cuenta de Twitter. El caso es que Poncho, terminó diciendo en una emisora que no tenía nada contra Petro, que era una persona a la que admiraba por su inteligencia, que todo fue una cuestión de tragos y mamando gallo, y que lo que pasa es que a “la gente le gusta echarle leña al fogón”.

Otro que no ha parado de formar bulla entre el público en este periodo, ha sido Silvestre Dangond.  Este fin de semana, el cantante estuvo dando un show en Montería en la campaña de Duque, que hasta bailó en tarima. Muy “opinador” sobre política en sus redes  ha estado Silvestre, quien  hace tiempo se calificaba chavista y lucía en vivo camisetas con el estampado: Chavista & Silvestrista, y que también se  declaró Petrista en otra ocasión.  Que en entrevista unos años atrás, nos dijo “estar empezando a creer en el proceso de paz” y que “además de negociar con las Farc, faltaba llevar a la mesa al paramilitarismo, que también atenta contra la paz del país”, y quien hace meses publicó su voto en el exterior por Iván Duque, recibiendo el agradecimiento de Álvaro Uribe. En sus trinos, Dangond, -entre muchas opiniones-, ha aludido a que si gana Gustavo Petro el país estaría regido por el fantasma de Chávez, como se ha hecho costumbre en masa decir, “convirtiéndose en Venezuela”; y refiriéndose a Petro ha escrito: “Abran el ojo…nos va a dejá en la calle. Y el que tiene cómo ayudar, quedará sin opción, porque él le quita al que tiene y le da migajas al que necesita”.

Unos aplauden sus comentarios y se identifican con él. Muchos lo han criticado por sus posturas, por según ellos “afirmar querer lo mejor para el país” y haber saludado a personajes vinculados con el paramilitarismo o procesados por corruptos. Otros, se han mofado de la congruencia del cantante diciendo que seguramente lee las cadenas de Whatsapp, que no tiene ni idea de la historia de Colombia ni de los programas de los candidatos, y que “mejor ni opine de política y se dedique solo a cantar”.

Como sea, informados o no, los músicos tienen derecho a opinar y a apostar por quien mejor consideren. Ser reconocidas figuras y tener miles de seguidores no los obliga a estar documentados ni a callarse. Es opción de quienes los siguen, los escuchan  o los leen, creerles o ignorar sus opiniones y seguir disfrutando su música, o darles unfollow. Uno espera la gente analice cuál es el candidato más afín con sus ideas, y no salga a votar “por el que diga” equis. La tarea de los fans es pensar y no tragar entero. O en el panorama más extremo, quizá, acogerse a la “campaña de pedagogía electoral” de la banda de punk Odio a Botero, que reza: “Por Colombia, por nuestros hijos y nuestras hijas, por la democracia, #votemosporelmenoshijodeputa”