Se encuentra usted aquí

En Colombia tenemos con qué pararnos duro ante la situación política actual

No todos nuestros artistas hacen silencio ante la represión.
Getty Images /  Juancho Torres
Getty Images / Juancho Torres
Por
Redacción Shock

Ante la violencia, la desigualdad perpetua, el desplazamiento, la corrupción y muchos males que azotan este país y Latinoamérica, la música sí se sigue pronunciando con material rabioso y potente. Facciones de realidad a ras de suelo, discursos punzantes que buscan hacer hervir la sangre del público. 

En estos días la discusión se ha abierto a decir que en Colombia no tenemos música o artistas que se paren duro ante la realidad política y social que estamos viviendo. Está bien decir que no crecimos en este país con música protesta, dedicada única y exclusivamente a esto, durante décadas se estigmatizó el movimiento de izquierda bajo figuras de rebelión y de vandalismo, nos pusieron el ejemplo de países que fallaron en este modelo y nos hicieron creer que hablar, protestar y exigir era ir directo al abismo. Nos quedamos en un modelo complaciente, con miedo a la represalias y aceptando todo como llegue. 

Pero no todos tragamos entero. En Colombia sí tenemos artistas que han dedicado canciones y carreras enteras a intentar enviar un mensaje distinto. Golpes raperos, experimentales, metaleros, hardcoreros, salseros, vallenatos, quieren taladrar mentes y abofetear adormilados. Música de estos últimos tiempos, cronista, que denuncia para abolir la apatía, protesta y agita por el cambio. 

Por estos días la discusión está a flor de piel, nuestros vecinos en Chile siguen resistiendo en protesta por la desigualdad social en el país y exigen la puesta en marcha de profundas reformas sociales. En Ecuador los ciudadanos se levantaron por 13 días exigiendo que se acabara con las medidas económicas que quitaban subsidios al pueblo y aseguraban contratos que ponían en riesgo a los trabajadores. Uruguay salió a marchar en contra de los proyectos de ley que avalan crear una guardia nacional con efectivos militares y cambios carcelarios entre otros. 

Y en Colombia nuestros estudiantes  siguen reclamando por la Ley de financiamiento puesta en el Artículo 44 del Presupuesto General de la Nación (PGN) para 2020 que obliga a las universidades públicas a pagar con recursos asignados para educación las sentencias o fallos proferidos en contra de la Nación. Menos presupuesto para la educación y más para la corrupción. 

Todas las marchas, las exigencias y las protestas nos demostraron que es posible pararse duro ante el cambio y que aunque en este el país no estamos acostumbrados a levantarnos de esta manera, ya hay quienes lo están haciendo a través del arte. 

HERIDAS ETERNAS

Motivados por el oscuro panorama nacional, la corrupción reinante, y las ganas de guerra de muchos, Ekhymosis lanzó su sencillo Heridas eternas. Pone el dedo en la llaga y canta sobre un “futuro imposible donde solo hay crisis”. “La venganza no es justicia, ¿para qué sirve derramar tanta sangre?”, recalca entre desaforadas guitarras.

NUESTROS ESTUDIANTES

Lo que está pasando con los estudiantes durante este mes, las protestas y el cambio del presupuesto 2020, se une al paro estudiantil nacional que afrontó el gobierno durante los últimos meses 2018, con la exigencia de más dinero para la financiación de la educación superior pública, que finalizó el 14 de diciembre también agitó artistas y logró que bandas y dj participaran en los plantones. Luego de dos meses de manifestaciones quedó un acuerdo con el movimiento estudiantil para aumentar el presupuesto en 4.5 billones de pesos entre 2019 y 2022. Los estudiantes por su parte adaptaron canciones de reconocidas figuras. En un concierto callejero en el centro de Bogotá hicieron una versión sinfónica del tema El baile de los que sobran de la agrupación chilena Los Prisioneros, con un coro de más de 70 estudiantes. La presentación fue hecha con la intención de narrar la problemática de la educación y tratar de quitar la etiqueta de “tira piedras”, que muchos dieron a quienes marchaban. 

El Taki Taki de DJ Snake con Selena Gomez, Ozuna y Cardi B fue usado y rebautizado en redes como el Taki Taki #Porlaeducación, interpretado entre otros por Andrés Pabón y Lina Benavides. 

EL REGRESO DE LAS FARC 

El noticiero de años atrás y el de hoy parece que fuera el mismo: drogas, muertos, secuestrados, atentados, mutilados, desaparición de testigos, falsos positivos, casas de pique, fosas comunes, La Escombrera, Operación Orión, Jaime Garzón, el patrón de su finca, desaparición de testigos, carros bomba, el hambre en La Guajira, y políticos corruptos. Todo este cóctel está presente en la letra y video de la canción Niño Bomba de La Doble A de Medellín, con dos décadas de rock en su expediente.

El power dúo Gil de Gils (el dúo del guitarrista y cantante Sebastián Villanueva, –Phonoclórica– y la baterista Camila Moreno –Odio a Botero, Papaya Republik–) puso a rodar en noviembre del 2018 un tributo a las víctimas. En el video citan las masacres que ha sufrido la nación desde 1958, los casos de violencia sexual, las víctimas de las minas anti persona, los falsos positivos, entre otros. “Mi tiempo terminó, todo fue una actuación, morimos sin razón, fue culpa del ‘dotor’. Nos usan sin piedad, la carne de cañón, y sus bolsillos ya, de muertos llenos son”, vociferan. 

SU MADRE PATRIA

Remontándonos a las Elecciones presidenciales del 2018 y las que se vienen este 27 de octubre, muchos músicos comprometidos y dispuestos a poner de frente sus opiniones, salieron a la palestra. El santandereano Edson Velandia, siempre frentero y con enjundia social en sus canciones, desde su agrupación Cabuya o con Velandia y La Tigra, publicó Iván y sus Bang Bang, para los que “les gusta más la guerra que el pan”

Velandia volvió a calar de forma profunda en la vena de muchos, desatando un contagioso torbellino en redes con un corte de navidad: Su Madre Patria. En él aparecen políticos y personajes nacionales, y habla de la problemática de la educación; del desfalco a la Refinería de Cartagena (Reficar) por el que la Fiscalía General imputó cargos a sus ex directivos; o de Odebrecht y el millonario y cada vez más macabro escándalo de corrupción de la constructora brasilera que habría pagado millonarios sobornos a sonados políticos nacionales a cambio de contratos de infraestructura en Colombia. “Dele coima al enemigo / cianuro dele al testigo / y dele cuota al paraco”, suena entre carranga la voz de Velandia, al lado de la cantante Adriana Lizcano quien además es defensora de derechos humanos, y una de las gestoras del Festival de La Tigra en Piedecuesta.

En Pereira, la Orquesta Son de Cuba, nueva sangre de la salsa, cantó en su álbum Asunto Social (2018) sobre la desigualdad, la desgracia, el delito y le apostó en sus letras al cambio de mentalidad para que la película sea diferente. La época de elecciones ilustra la carátula de su vinilo. Que la historia quede tatuada en la pista, se baile y se narre vía tornamesa.

Compadres Recerdos pusieron a tronar la canción Colombia, que anunciaron como Compadres Recerdos Feat. URIBESTIA 666 y El propio Mod, diciendo: “nueva canción interpretada por una constelación de invitados de primer nivel: Bad Porky, El Finao, Dos dedos y medio, Ardila el Líder, Sarmiento el Culo, Juanma el Santo, DJ Volvo, Garavito el Bambino, y LA URIBESTIA 666”. ¡Cuidado! Material inflamable.

La banda bogotana del “caribbean rock”, Los Pedros y el Llanero Bolchevique, pregona con guitarrazos y sabor en su disco Arrabalerian Vol. 1. En su canción Alvarito el Paraguayo le dieron el protagónico de su composición a un personaje de nombre Alvarito. En el video de la canción muestran una pantalla que dice “loading… selecciona your dictator” mientras Alvarito va acumulando puntos y calaveras. En el siguiente nivel se pueden escoger para el personaje “la bota para el paraguayo todo terreno, o la croc, suave calzado para discernir en el Senado”. Y al final el juego indica: “selecciona your marioneta, selecciona your chuzada”. ¿Quién ganará? ¿Alvarito será? Game Over.

ADIÓS FISCAL

A comienzos de 2019 ciudadanos y grupos políticos protestaron contra el Fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez, exigiendo la renuncia a su cargo por su presunta relación con el caso Odebrecht. La indignación de la gente tomó fuerza a partir de las revelaciones del fallecido Jorge Enrique Pizano, en las que se da a entender que el Fiscal sabía sobre irregularidades en las licitaciones de la Ruta del Sol II.  La información y los audios de conversaciones entre Pizano y Martínez que dio a conocer Noticias Uno se propagaron por las redes. En noviembre de 2018 el Fiscal fue citado a una plenaria en el Senado para rendir cuentas sobre los señalamientos en su contra: ocultar información sobre el caso Odebrecht. En esa ocasión, Martínez afirmó que solo hasta 2017 pudo estar seguro de que lo hallado por Pizano estaba relacionado con coimas pagadas por Odebrecht. 

 

Más contenido sobre: