Se encuentra usted aquí

.

Estudio sobre el covid-19 busca voluntarios que quieran ir a un concierto

El experimento busca entender cómo interactúan los asistentes a conciertos en espacios cerrados para mitigar el riesgo de contagio.
Getty Images | Yagi studio
Getty Images | Yagi studio
Por
Redacción Shock

Extrañamos los conciertos. Con la pauta de distanciamiento social aplicada por todos los gobiernos como medida de prevención al contagio del Coronavirus afectó directamente a todos los espectáculos en vivo donde se hagan aglomeraciones. Adiós salas de cine, adiós obras de teatro, adiós fiestas y conciertos. 

Pero la ciencia puede ayudarnos a entender cómo volver a los conciertos en esta nueva normalidad que implica mucha precaución al momento de reunirnos en multitudes. Según reporta el medio inglés The Guardian, un equipo de científicos de Alemania se preparan para realizar un experimento con 4000 fanáticos a la música y los conciertos para descubrir cómo se mueve el virus en espacios cerrados de entretenimiento. 

En este momento los científicos están convocando a voluntarios que asistan a un concierto del cantante Tim Bendzko el próximo 22 de agosto. El concierto se hará en un estadio cerrado en la ciudad de Leipzig.

Coronavirus - Ilustración: Gettyimages

La fiesta y los festivales post pandemia: predicciones distópicas

¿Cómo se “reinventarán” la fiesta y los festivales? ¿Cómo se reinventará la normalidad para seguir igual de dañada? Un texto de ficción premonitoria.
 

A los participantes del experimentos se les dará una especie de collar o cadena que rastree sus movimientos transmitiendo una señal cada 5 segundos, así podrán recolectar datos sobre los movimientos de cada uno de los asistentes y la proximidad que tuvieron con los otros miembros de la audiencia. Asímismo, dentro del escenario se les pedirá a los asistentes que se desinfecten las manos con un gel antibacterial fluorescente, diseñado para protegerlos, sí, pero también para que después del evento el equipo científico pueda escanear el espacio con luz ultravioleta y así identificar las superficies más propensas a transmitir el virus. 

Antes de realizar el experimento y para evitar un nuevo pico de contagios, los voluntarios recibirán kits de testeo 48 horas antes del concierto. Aquellos voluntarios que den positivo a coronavirus no podrán asistir al concierto ni ser parte del experimento. Los que sí logren participar recibirán en la entrada una mascarilla con una válvula que les permita respirar, además del desinfectante previamente mencionado. Los organizadores del experimento esperan que con estas precauciones se pueda eliminar el riesgo de contagio, sin embargo son conscientes de que la protección no está 100% garantizada.

El propósito de este experimento, dicen los organizadores a The Guardian, es “identificar un marco de referencia para que los eventos culturales y deportivos puedan realizarse sin provocarle daño a la población asistente”. Stefan Moritz, coordinador del experimento, dice que “estamos intentando descubrir si hay un punto medio entre la vieja y la nueva normalidad que le pueda permitir a los organizadores de eventos contar con la suficiente asistencia a un concierto sin generar pérdidas”.

Más contenido sobre: