Se encuentra usted aquí

¡Felices 30 años al apetito por la destrucción de Guns n’ Roses!

Cuando los valores de la rebeldía se acumulan.
Por
José "Pepe" Plata

A sus treinta años, el debut de Guns n´Roses sigue siendo una referencia en el mundo del rock. Un disco que catapultó los sonidos fuertes al mundo del pop y que salió victorioso. Con él se escribió una historia que le dejó otras miradas al rock y que difícilmente podrá repetirse.

Por: José “Pepe” Plata // @owai

Cuando se mira hacia atrás y se buscan cuáles eran las estrellas del rock y del pop en los años ochenta, se tenían situaciones entre lo pulcro y lo hiperproducido. Existía Michael Jackson, quien deslumbraba con sus canciones y rutinas de baile, existía Madonna quien mezclaba pop y dictaba patrones de moda que luego las adolescentes imitaban. Grupos como U2 llevaban mensajes sobre la vida de los inmigrantes y las diferencias entre ricos y pobres; INXS desde Australia tenía canciones divertidas; pero faltaba la chispa musical que dijera que el rock estaba vivo y tenía combustible suficiente.

Si bien existía una camada de bandas con sonidos fuertes tanto en Inglaterra y Estados Unidos como lo eran Iron Maiden, Black Sabbath, Judas Priest, Aerosmith, Metallica o Megadeth, su presencia en medios masivos no era notoria. No rotaban continuamente en MTV y estaban en un circuito propio llamado heavy rock.

Pero con la aparición de Appetite for Destruction aquel 21 de julio de 1987, el mundo se dio cuenta que había alguien que había comenzado algo que ya no tenía vuelta atrás. Tan solo dos años antes, dos bandas que tocaban en los bares de Los Ángeles con los nombres de LA Guns y Hollywood Rose decidieron unirse y armar un repertorio conjunto.

Bajo el nombre de Guns n´Roses apareció la banda en marzo de 1985. Su debut fue impactante y la banda decidió concentrarse en armar un repertorio. Su vocalista Axl Rose se dedicó a escuchar todo tipo de música (pop, rock, funk metal y más) para así ir encontrando cuál sería el sonido que quería que la banda tuviera. Fueron meses intensos en una dieta que incluía alcohol, drogas, fiestas, búsqueda de mujeres y mucha rebeldía.

Luego de varias presentaciones en locales de aquella ciudad, apareció el mini LP Live Like a Suicide, el cual fue publicado en diciembre de 1986. Las diez mil copias vendidas fueron un indicador de lo que podría hacer la banda y que se comprobó en menos de un año.

Aquel primer semestre de 1987, la banda enfocó sus esfuerzos a grabar las canciones del disco debut y que fueron producidas por Mike Klink con las mezclas de Steve Thompson y Michael Barbeiro. Los gunners habían sido ya fichados por sello Geffen y tenían la distribución garantizada con Warner. Las sesiones fueron frenéticas e intensas y fueron el camino a recorrer para luego salir al mundo. Cuando el disco fue lanzado, fue aceptado de inmediato con beneplácito y poco a poco comenzó a escalar posiciones en los listados de popularidad. Axl y sus secuaces mostraban la vigencia de la amenaza rock desde Los Ángeles.

En su primer tiraje, la portada del disco mostraba una escena caricaturesca y controversial. Un robot que acababa de tener sexo con una mujer que estaba recostada contra una barda. La reacción del comité de censura de Estados Unidos fue la de condenar el disco y su contenido; Geffen optó por recoger las copias y lanzarlo con una portada nueva: la clásica cruz en la cual aparecen los rostros en calavera de sus integrantes.

Pero ya el impacto estaba hecho. Las doce canciones de esta producción se habían metido en el subconsciente rockero global y la banda pasó a ser una prioridad de promoción mundial. Tanto así que las ventas no pararían y contabilizan 30 millones en estos años. La banda se encargaría de poner a prueba su vida musical y humana; vendrían incidentes en distintos lugares como bares, hoteles, aviones y conciertos en los que los integrantes tendrían discusiones, peleas y amenazas con autoridades y público.

Aun así, Appetite for Destruction seguía seduciendo a los jóvenes que veían en estas canciones de rock un espejo de diferencia para el pop. Antes de que terminara la década, Guns era el grupo más buscado en Estados Unidos y fuera de él. El disco fue prensado en más de cuarenta países (entre ellos Colombia) y se convirtió en un clásico de la década.

Sus doce canciones no eran un juego de niños. Llegaban para mostrar cómo alguien estaba desenfundando sus cartes y tenía unas cuentas cosas por decir y que dijo así:
 

 

  1. Welcome to the jungle: La más potente canción del disco. La que da la bienvenida; la que nos habla de que estar en la ciudad es estar en una jungla de cemento donde cualquier cosa puede suceder.
  2. It´s so easy: Una que trae la cadencia del funk, pero que tiene las valentía de hablar del ego, de cómo se hace fácil cuando se da gusto.
  3. Nightrain: Aquí la banda detona con rock fuerte y un golpe de batería característico. Axl y sus compañeros nos muestran su poderío con constantes cambios sonoros.
  4. Out ta get me: Una plegaria fuerte que nos muestra a Axl como alguien invencible y como alguien que no se dejará inculpar o atacar porque sí.
  5. Mr. Brownstone: Esta es una de las clásicas maneras de sentir la versatilidad de la banda. Entre un nuevo funk y una guitarra marcada, vamos conociendo la historia de un heroinómano que se levanta a las siete de la mañana y su suplicio comienza cuando sale a buscar su dosis.
  6. Paradise City: ¿Se recuerda el video o la canción? De cualquier modo, esto es un asunto de aprecio intergeneracional. Una canción fuerte en la cual el hedonismo está presente. El recuerdo de un lugar donde siempre hay verde y donde las mujeres son bonitas y que pueda llegar a ser un hogar.
  7. My Michelle: Aún más fuerte y de nuevo con el golpe de batería que es clásico, conocemos la historia de una prostituta que tiene un pasado triste. Y aún así, tiene que sobrevivir y esperar el amor.
  8. Think about you: La intro podría ser algo salsero; pero para nada lo es. Esta es la canción en la cual se habla del recuerdo de un amor y de una vida que no volverá a ser la misma.
  9. Sweet Child´o Mine: El inconfundible punteo de inicio ha permanecido inalterado a través de los años. Esta es una de las canciones que más se recuerda del disco. Tan solo en youtube hay 514 millones de reproducciones registradas (más que la población de América Latina). ¿Cuál podría ser la cifra antes de youtube si sonó ininterrumpidamente por al menos 18 años?
  10. You´re crazy: El toque punk del disco. Aquí la banda habla de alguien que bien loco está y que no se puede salvar.
  11. Anything goes: Todo puede pasar dice el coro. Con un toque de guitarra blues diluido entre la estridencia, pasando por el heavy metal, un gran uso del pedal wah wah, la banda hace un festín sonoro acá.
  12. Rocket Queen: Se cierra acá el disco, con la canción más larga de toda la producción. Una canción en la cual Axl Rose declara su amor por una mujer. Un amor que supera cualquier cosa. Y con el detalle de incluir un orgasmo femenino en la pieza.

Las 30 millones de copias vendidas de este disco, fueron tan solo el inicio de la vida musical que ha tenido tanto de ancho como de corto. Guns n´Roses ha estado siempre en la mira, aun cuando no estuvo tocando. Tuvieron que pasar 17 años para escuchar su nuevo material en el 2008 bajo el nombre de Chinese Democracy. Entre eso, la  banda se separó, Axl engordó, fueron parte del Hall de Fama del Rock y se sintió cómo este disco no envejeció mal.

 

 

 

 

Temas relacionados: