Se encuentra usted aquí

'Formas para perderse o I.D.E.A.S', el eterno retorno según Los PetitFellas

Hablamos con Los PetitFellas de uno de los totes de la música local de este año: su segundo disco, 'Formas para perderse o I.D.E.A.S.'
Foto: Cortesía de la banda
Foto: Cortesía de la banda
Por
Fabián Páez López

Nos sentamos a hablar con Sebastián Panesso y Daniel Pedroza de su segundo disco, Formas para perderse o I.D.E.A.S. Una placa que explora las formas narrativas y las idas y vueltas de la vida.   

Por Fabián Páez López @Davidchaka

Desde hace casi tres años, tras el lanzamiento de su primer álbum, Historias Mínimas, Los PetitFellas se convirtieron en un acto incapable de la movida independiente en Colombia. De hecho, antes de alejarse de las tarimas para concentrarse en su nuevo disco, llenaron hasta la última butaca de los teatros más grandes de Bogotá.

Ahora, vinieron a presentarnos a su nueva placa, una excavación profunda en la vida de un personaje al que le pusieron como nombre Marco, y que quedó impreso en el octavo corte, en el centro del disco, donde narra el escritor Mario Mendoza: “Soy Marco el enamorado, el solitario, el náufrago; pero también soy Jorge, Carlos y Fidel; Amanda, Carmen y Lulú. Soy el aventurero de las dimensiones desconocidas”. Formas para perderse o I.D.E.A.S es la bitácora de Marco. Y Marco somos todos.

Fue lanzado el 8 de septiembre y estrenado en vivo el 23 del mismo mes en el teatro Royal Center. Las 15 canciones del disco hablan de cada uno de los pliegues de la personalidad de Marco. Todo gira alrededor de un concepto claro y nietzscheano: el eterno retorno de lo idéntico. Esa sensación, a veces agobiante y nihilista, a veces resignada y prometedora, de que todo es un bucle interminable y repetitivo, que va y vuelve: de la felicidad a la depresión, de la ansiedad a la calma. Es difícil no identificarse con el alma de Marco.

Mientras Sebastián Panesso le quitaba cuidadosamente el empaque transparente a uno de sus discos para mostrármelo, mirándolo como a su hijo, me desmenuzaba esa idea que hizo que de las seis cabezas creadoras en Los Petit naciera Formas para perderse o I.D.E.A.S. O mejor, que naciera Marco.

“El concepto del disco nace bajo la idea del ciclo. Nosotros nos hacíamos la pregunta, o la reflexión: ¿cómo mierda se levanta uno a trabajar el lunes, destruido del domingo, pero con ganas de que todo va a estar bien? Y estás esperando a que llegue el viernes, porque el viernes te vas de fiesta; y el sábado te enamoras de alguien momentáneamente y, de repente, te encamas con la chica, o el man, o cualquiera con cualquiera, todos con todos. Llega el domingo y vuelves a estar otra vez solo. Vuelve el lunes y vuelve el ciclo. Sucesivamente. Semana tras semana, en todos los años de toda tu vida.  Bajo esa idea empezamos a pensar la historia de Marco y cómo cada canción podría ser reinterpretada o vista en cada día de la semana. Llegando a todas esas ideas, vimos algo muy bonito dentro del ciclo: nos dimos cuenta que va y viene naturalmente. Eso se asemeja mucho a la dualidad del ser humano: el blanco y el negro, el triste y el feliz, el solitario y el emparejado, el melancólico y el reflexivo. Como que todo el tiempo uno está haciendo una dualidad de algo”.

Es un disco al que hay que darle la vuelta, literalmente. Con el álbum recién desempacado, Daniel Pedroza me muestra la caratula, la parte trasera y me explica una de las Formas para perderse.

_dea2297.jpg

“Según esa idea, el disco tiene dos lados. Por eso se llama Formas para perderse o I.D.E.A.S, pero las ideas están al revés. Es un ciclo.  Desde el arte también se plantea esa dualidad. Además, porque la dualidad siempre ha estado representada en la naturaleza. Nuestra manera de concebir todo siempre debió ser natural. Pero la naturaleza no te dice a ti si algo está bien o mal, son cosas que el hombre se ha encargado de darle el visto bueno o malo. Son interpretaciones. 

Yo empecé a pensar en la dualidad cuando escuché a Mario. Él se reunió con nosotros antes de grabar lo que él hizo y hablaba del Eterno retorno de lo idéntico. De ahí yo empecé a pensar en Formas para penderse o I.D.E.A.S para encontrarse. Tenemos canciones hablando de la mierda del mundo y otras donde decimos que todo está bien y hay que tirarle vaina. Entonces entendía que todo estaba relacionado con lo dual. Yo me puse a leer de esa vaina y la conclusión es que todo está planteado en A y B”.

_dea2298.jpg

***

Parece que no hemos hablado de la música. Que, para ser la reseña de un disco, no se ha dicho, por ejemplo, que un tema como Sputnik es para un lunes, como un funk bailable y clasiquero. Que Solo hay una forma de saberlo (On n On) es un sube y baja emocional que suena a blues y a ruido. O que el track numero 14, Formas para perderse, suena a rock puro y duro. Y ni que decir de la narración que escribió Mario Mendoza, Marco, que está en el centro del disco. Pero en un álbum como este la idea está por encima.

“Antes de comenzar a hacer el disco musicalmente, nos sentamos los seis a conceptualizarlo. Voy a decir unas palabras un poco duras, pero en realidad hacer música no es difícil, porque tú tienes todos los elementos para hacer música. Pero transgredir las ideas propias, de tu combo, es más difícil aún, porque no es solo poner un acorde y ya está, sino pensar por qué, qué tiene que ver con la letra. Lo primero que hicimos fue conceptualizarlo. Ya después de que estuviera ese concepto hecho, fue un poco más fácil llegar a las canciones. 

Puede que me regañen los de la banda, pero para mí está más arriba el concepto que la música, que las letras, que todo. Dentro del concepto, cuando creamos estas ideas, obviamente ya veníamos con un bagaje de sonoridades, de géneros, texturas, lenguajes, y queríamos trabajar unas nuevas. Y aunque todos trabajamos en lo mismo para lo mismo, pues somos muy distintos todos. Cuando tú te encuentras con todas estas ideas musicales, te encuentras con una sopa gigante de dientes dispuestos para que los eches. Lo que llegamos a pensar es que no hay ningún límite con la música. Lo que sí es importante para llegar a esa música es el alma de la canción”, cuenta Panesso.  

Puede que por eso sea tan difícil meter a Los Petit dentro de un género. Hay una voz rapeada con lamentos de blues, sobre composiciones de jazz, soul, rocanrol y, hasta este álbum, también rasgueos y distorsiones más sintéticas. Daniel sepulta la idea de los géneros: “En este disco ya no se piensa en géneros, sino en herramientas a las que se puede llegar. Digamos, hay cosas de trap, pero nadie pensó en meter un trap, sino que hay una sonoridad de ahí y la metemos. Y ya”.

Y lo remata Panesso dejando claro que lo importante es cambiar las formas, desestructurar la música para hacer algo nuevo: “Bajo ese pensamiento sobre la música, llegan las ideas del alma de cada canción. Vamos a poner un ejemplo: Marco se levanta a las 8 de la mañana el lunes y dice ‘hoy es un día para meterle onda’, pero tú, más allá de pensar en el género, dices: tiene que ser esta canción la que la gente escuche y diga: ‘me paro a meterle onda en el día de hoy’. O de repente estas en un miércoles, donde la semana comenzó bien y ahora va remal y quieres mandar todo para la mierda. Entonces, a qué sonoridades hay que ir, si por toda esa mierda hay que tocar rocanrol pesado, pues, ¿por qué no? Las texturas de la música, de lo que suena, están porque la idea de la canción nace con un alma, con un pensamiento. En algún momento de la composición llegamos a la conclusión de que eran tres cosas para una canción: el tema, o el fin de la letra, el lugar y el color.

"De repente, la canción Polyrics no más tiene una estrofa de 84 compases. Es como romper las formas. Darle otras vistas. Dentro de esta idea de formas, le dimos muchas formas a las canciones, pero en secuencia. En las canciones es una forma, pero dentro de nuestra historia es otra forma, dentro de las imágenes es otra forma. Voy a decirlo, aunque en realidad no es así, pero es un poco como la estructura de rayuela".

Acá les dejamos, para que le entren ustedes, por donde quieran, a las Formas para perderse o I.D.E.A.S de Los PetitFellas.

 

Temas relacionados: 
Publicidad