Se encuentra usted aquí

Frikstailers nos embarca en un viaje extrasolar en su nuevo disco

‘Extrasolar’ trae de vuelta este dúo futurista cargado de sonidos cósmicos y tropicales.
Foto Cortesía Frikstailers
Foto Cortesía Frikstailers
Por
Alfred Lord

Los Frikstailers tienen una conexión cósmica con todas las galaxias interplanetarias de la música. Su sonido no se parece a nada que exista, siempre están creando algo diferente y experimentando con lo electrónico y sonidos latinoamericanos y de todo el mundo. Durante cuatro años trabajaron en muchas canciones que reunieron en su nueva placa discográfica Extrasolar, donde no solo hacen un viaje sonoro, sino que encontraron alianzas con otros artistas para darle cuerpo al álbum.

Doce canciones que conservan ese diálogo con el público que han mantenido durante muchos años en una era donde la música va a toda velocidad. Rafa Caivano y Lisandro Sona han piloteado sus proyectos desde diferentes lugares: hoy Rafa vive en Portugal y Lisandro en México, siempre han trabajado de esta forma, incluso cuando estaban en la misma ciudad solo se juntaban a producir cuando ya tenían casi listo el track. La creatividad y la musa de la inspiración la mantienen moviéndose por el cosmos.

A Colombia llegaron a presentar por primera vez en vivo su nuevo álbum. Bogotá y Bucaramanga tuvieron la fortuna de caer bajo los efectos sonoros de Frikstailers. Hablamos con ellos sobre este viaje extrasolar y del futuro de la música electrónica.

_ic_2325.jpg

Han explorado muchas sonoridades ¿Cómo encuentran sonidos nuevos?

El asunto era ¿Cómo íbamos a hacer para seguir teniendo una identidad propia y no caer en fórmulas en las que a veces es tan fácil caer? El disco fue una lucha con eso durante todo ese tiempo. Somos de componer mucha música y somos muy selectivos en eso, y hay justamente mucha información. Cada vez que veíamos que algo caía en un lugar medianamente común quedaba descartado, buscamos eso, hacerle honor al nombre de “friki” y que siempre tuviera esa chispa.

Tratamos de hacer cosas que no habíamos hecho antes. Por ejemplo, en la canción con La Yegros, hay un ritmo angoleño que se llama Kizomba que es muy popular en Angola y Portugal, suena en todas las emisoras de radio, es meloso y hay algo en el germen rítmico que nos parece interesante, por eso decidimos probar algo en ese camino que podría estar emparentado con el reggaetón de alguna forma. Sin embargo, tiene otros acentos, y cuando lo metes con una cantante como La Yegros, que tiene un acento del noreste argentino, sur de Brasil, algo litoral, tiene una identidad muy específica y queda bien particular. A nosotros nos gusta mucho, cada vez que la ponemos en un dj set es un reventador de pistas

¿A quiénes más sumaron en este viaje?

Nos animamos a trabajar con vocalistas, no lo habíamos hecho. Con Mateo Kingman fue como un experimento: agarramos algo del mainstream, como un ritmo de twerk y algo muy terrenal se transformó en espiritual. Habíamos grabado unas gaitas aquí en Colombia y quedó como un pequeño loop que está al comienzo de la canción y va entrando de vez en cuando, las gaitas le daban como un viaje. Cuando se lo pasamos a Mateo, él lo llevó directo a la Amazonía y a los Andes. La canción tenía pasajes muy marcados, él logró hacer que no se desperdiciara ni un milímetro de poesía. Para nosotros es uno de los vocalistas favoritos de América Latina y un gran representante de la identidad latinoamericana.

El contacto con Aterciopelados fue por Instagram, ellos empezaron a seguirnos y a darnos likes. Nos pidieron que colaboráramos produciendo una canción del disco Claroscura, Manifiesto colibrí, empezamos a dialogar y fue una relación muy bonita desde el comienzo, porque para nosotros Aterciopelados es una banda mítica latina.  Cuando era un niño recuerdo acompañar a mi hermano mientras estudiaba medicina con la radio puesta, y escuchábamos y repetíamos las canciones. Poder hacer algo con ellos ahora, de una forma tan orgánica, es un sueño, una cosa muy bonita (Rafa).

Después de esta colaboración dijimos “¿Qué tal si hacemos otra para nuestro disco y les mandamos un par de instrumentales? “Ellos eligieron uno, y Andrea encontró toda la inspiración para esta canción que es sobre Sarita Colonia, la santa pagana del Perú, una santa no reconocida de la iglesia que se tiró al mar para liberarse de una violación y a la cual se le atribuyen muchos milagros.

Andrea fue la que encontró el camino en la historia. La canción tenía algo en lo instrumental que era crudo, una cumbia villera dramática, con una violencia en los sintetizadores, ella supo para dónde llevarlo. Quedamos re felices, porque Andrea tiene la capacidad de manejar mucha información, está atenta y conserva esa esencia que la hace única y la aporta en cada colaboración.

¿Dónde encuentran inspiración?

Siempre estuvimos vinculados con lo paranormal. Nuestra musa es extrasolar, no está en este sistema, de alguna manera en vez de poner la inspiración acá la ponemos donde se pueda. Es una capa más de la música, puede haber algo rítmico, armónico, es esa capa. Tratamos de que haya muchas capas que aparezcan según el estado en el que te encuentres, es un tipo de música que la escuchas en cualquier situación y se percibe de diferentes formas.

Siempre decimos que es música electrónica tropical terrestre, ese es como el núcleo conceptual. Desde ahí se pueden tirar puntos hacia distintos lugares, desde que empezamos con el proyecto no hemos tenido límites en cuanto a género. Por ejemplo Afrotrip una de las canciones del disco,  explora un tipo de sonido de ritmo o velocidad que no es normal de nosotros, es la canción más rápida que hemos hecho y aun así está inspirada en afro house de Sudáfrica.  El afro house cae en fórmulas muy rápido: hay 18 mil canciones iguales y el tempo es muy rápido, eso está bueno, pero se nota que ellos necesitan esa energía, esa velocidad. Pero en Sudamérica nos da la sensación que estamos más abajo porque nos gusta encontrar que pasa en cada acento en la música a la hora de escucharlo, hacerlo y bailarlo, me parece que hay algo en la cintura que culturalmente está entre lo que pasa entre beat y beat. Es bastante lento para lo que es afro house pero bastante rápido para nuestro álbum.

mar_5491_1.jpg

Foto Cortesía Marino Submarino

¿Cómo se percibe la electrónica latina desde afuera?

Desde afuera la electrónica latinoamericana y específicamente la sudamericana está en un foco de atención de muchos melómanos, coleccionistas, djs y promotores. Están surgiendo improntas que nunca antes se habían escuchado, hay una creatividad y una madurez que con el tiempo han evolucionado. Cuando empezó la movida de ZZK, que arrancamos poquitos artistas ahí y con el paso de estos años fueron apareciendo más, muchos se quedaron en el camino y muchos demostraron que tenían algo muy especial para proponer. En Colombia particularmente estoy fanatizado con El Cerrero, es como un guerrero de la música Me encanta la gente que hace muchas cosas en la industria, encontró la forma de hacer música en medio de ese caos de trabajo que venía haciendo, es súper sólido, fue hermoso verlo en el Estéreo Beach. (Rafa)

Hay fiesta, pero hay algo más para decir, ¿Quieren comunicar algo?

Cuando empezó Frikstailers andábamos en los veintitantos, había mucha energía y no le dábamos lugar a la contemplación. Con el tiempo, uno se va poniendo más contemplativo, más crítico y más consciente hacia dónde va lo que uno está haciendo. Te focalizas más sobre tus intenciones de lo que quieres hacer y luego aportas vocalistas que también tienen su madurez. Los vocalistas traen esto que pueden hacer una bajada de concepto a palabras que es muy útil para llegar a gente que le cuesta la abstracción de lo instrumental.

¿Qué representa ‘Extrasolar’ para ustedes?

El gran valor de Extrasolar es proponer en un momento en el cual la electrónica latinoamericana  tiene propuestas interesantes pero está cayendo en fórmulas y este disco es muy de anti fórmula. Es un disco que tiene canciones que se pueden escuchar durante mucho tiempo, es atemporal, trabajamos más en las canciones que en buscar el sonido de moda, aunque están esos elementos, hay mucha propuesta en la búsqueda de la atemporalidad, en un momento donde todo es muy instantáneo y tiene que entrarte urgente.

Los artistas van cada vez a lo que está sonando. Por ejemplo, quieren hacer trap, en youtube hay tutoriales, entonces se hace la fórmula fácil. Igual son interesantes los fenómenos musicales, somos productores y a lo que nos dedicamos es a descubrir nuevos truquitos, nuestro trabajo es no caer en las fórmulas, queremos hacer una cosa que sea nuestra. Entiendo que hay gente a la que algo le funciona y repite por ese camino, pero a nosotros nunca nos salió. Cuando lo intentábamos lo llamábamos el hermano tonto de la canción, el hermano bobo. No nos gusta tener copias de canciones nuestras que funcionaron bien, si logras imitar los ingredientes otra vez no sale fresca.

¿Cómo ven el futuro musical de Frikstailers?

Por ahora arrancamos otro proyecto, estamos en paralelo, armando EPs, colaboraciones con otros sellos. Con Klik and Frik estamos haciendo shows por separado, nos vamos articulando, la idea es hacer giras híbridas en el futuro de los dos proyectos, tocar en un escenario Klik y en otro Frikstailers, eso lo hicimos en Costa Rica en un Festival. La idea del futuro es hacer giras híbridas. Tocar en el sitio más oscuro con Klik y en un escenario para todo el público con Frikstailers.

El pasado 31 de mayo los acompañamos a su show en Marino Submarino, la noche lluviosa capitalina tenía algo especial en la atmósfera, sin duda el lugar estaba impregnado de la presencia Frik, el público cumplió la cita y después de la media noche sus beats y su sonido electrónico tropical, no dejó a nadie inmóvil, por primera vez sonaban en vivo las canciones de su nuevo álbum y algunos hits que son infaltables en sus toques, su paso por Colombia hace parte de la gira que los tiene tocando en diferentes partes del mundo.

Fotos Cortesía Marino Submarino

mar_5406_0.jpg

mar_5516_0.jpg

Track by track de Extrasolar

Intro Orbital

Se nota que hay mucha influencia de nuestra época de Boards of Canada. Tiene sonidos con muchas desafinaciones, es una intro típica para hipnotizarte, pero que no te da tiempo porque dura un minuto y cinco segundos, como que te quisiera hipnotizar y no. Tiene ciertas cosas que son como homenaje a México por todo lo que el país azteca nos ha influenciado. Un poema náhual al final.

Cosmic Adress

Retoma cierta parte de lo que veníamos haciendo antes, que es pegar patadas en la cara. Es un tema muy techno con influencia cumbiera en lo rítmico, pero en realidad no se sabe qué es. Tiene los arpegios que son como texturas y al final se interponen unos con otros y en la mitad se vuelve como synth pop.

Brinca

Era una canción que estaba entre un ritmo twerk (algo terrenal) y algo espiritual que venía desde la voz y las letras de Mateo. No por nada es uno de los singles del disco, decidimos hacer videoclip porque tiene una identidad muy especial y tiene la capacidad de llegar a muchas generaciones.

Bungalow

Es un dembow, otra parte que venimos tratando desde los primeros discos, esa impronta acid de los Sintes 303 de Roland. Nos gustó siempre jugar un poco con eso, es muy difícil hacer un reggaetón sin que se sienta que estás copiándole algo a los millones de reggaetones que existen, tenía un desafío muy difícil que era encontrar una identidad propia de lo instrumental, dentro de algo que recae mucho sobre las voces. No por nada el reggaetón no se escucha como un género instrumental, la gente no lo quiere así, en un dj set de reggaetón no hay nada instrumental, todas son de letra, queríamos una que tuviera algo específico que tuviera un corazoncito que sí le permitiera caer en lo instrumental. Por eso incluimos sintetizadores vocales para sopesar eso de alguna manera, en las bajadas de la canción entramos a hacer melodías de voces, coritos que están atrás dando vueltas, pero que no dicen nada.

Telotihuan

El dancehall es uno de nuestros fuertes desde siempre llevado a algo muy tecno al mismo tiempo, es una canción que empezó siendo muy agresiva que se volvió muy amistosa y espacial, jugamos con las vocales. Experimentamos con el micro sampling y armamos otras oraciones que formaron otra identidad. La canción se llama Telotihuan porque rompiendo voces la canción lo dice, y sonaba como un pueblo de México que no existe.

Heridas

Es una kizomba. Es como si Angola se uniera al litoral argentino y se fundara una nación que no existe, gracias a La Yegros que encontró la letra, nos la envió por teléfono y no dijo: ¿qué les parece? La respuesta fue inmediata, hay que grabarla ya. Se fue a un estudio en Francia la grabó y nos la mandó.

La Murga de los gatos

Súper ácida, es la canción más abstracta del disco, juega con ritmos más complejos, más trabados, travesea con los tresillos. Hay algo en el medio que suena como murga de batucada y los sintetizadores son ácidos, pero maúllan. Es como un techo de una casa lleno de gatos.

Persecuta

Este track tiene mucha fuerza, le pusimos persecuta porque tiene algo en la melodía y en el ritmo que empuja y va haciendo ciertas pausas que pareciera que se trata de una persecución. En Argentina persecuta se le dice a paranoia cuando alguien te está persiguiendo, al mismo tiempo nos suena a percusión.

El Mito

Al principio se iba a llamar Sarita Colonia y a mí (Rafa) me pareció que estaba bueno que se llamara El Mito porque la frase que dice al principio: Tumbe el mito fálico. Me parece que es muy central en la identidad de la canción, es un himno feminista, que tiene toda esa fuerza que le puso Andrea, que era una cumbia villera áspera. Ella logró orientarla hacia un lugar de una canción de protesta muy actual que tiene mucho que ver con lo que está pasando en América Latina, está muy fuera de control el machismo, los homicidios, todos los niveles de machismo y no sobra nunca una canción que hable de eso, pero no podemos hacerlo nosotros, porque podemos apoyar una causa, pero no podemos embanderarnos de una causa que es de las mujeres. Es Andrea la que lo está diciendo, algo que nosotros agradecemos mucho porque tomó su causa y la hizo parte de nuestro disco.

Extrasolar

Empezó siendo como un instrumental que veníamos armando, un beat de hip hop con cumbia y tenía unos momentos donde entraban acordes que lo volvían muy soul. Tenía varias secciones que flotaban entre lo soul full, el hip hop y la cumbia. La canción tenía como una flauta que a Lisandro le sonaba extrasolar y durante una semana tenía ese sonido y me puse a escribir, justamente hablamos de esta musa que está en el sistema y se comunica con nosotros y me salió como inmediato, una historia de amor un poco abstracta con un ser de otro lugar como que se conectan, pero no se pueden tocar, salió muy orgánico. Lo más especial de Extrasolar es que Lisandro se animó a cantar, siempre habíamos grabado voces deformándolas, pero nunca habíamos hecho una canción con la voz protagonista. “el ingeniero me dice, no te asustes acabo de poner la voz al frente, casi me muero cuando me escuché fue fuerte” Lisandro.

Afrotrip

Es un afro house rebajado para caderas latinoamericanas.

Last Chance

Desde los primeros discos incluimos una canción que en vez de pegarte mucho en la cintura te pegue un poco en el corazón. Es la canción más emo del disco, cuando pensamos en un vocalista, empezamos a buscar y nos topamos con Marrón. Es un mexicano que vive en Brooklyn hace mucho tiempo. Él la llevó a algo indie pop y un híbrido re loco, muy pop. Para nosotros encontrar una forma de hacer pop que nos guste es muy difícil y salió. Es la que despide el disco y te deja con una sensación linda, después de castigarte por tantos lugares.