Se encuentra usted aquí

.

Gil de Gils: ‘la música es un arma de construcción masiva’

Los Giles estrenan ‘Nativo’ su nueva placa discográfica cargada de historias y sonidos del mestizaje universal.
Foto Cortesía Gil de Gils
Foto Cortesía Gil de Gils
Por
Alfred Lord

El dúo colombiano de Sebastian Villanueva (Ensamble Zocoró - Colombia/Paris, Matatitgres, Cumbia y Cardón - Paris) y Camila Moreno (Odio a Botero, La Tenaz, Chongo de Colombia) no para de hacer música y empieza el 2020 con nuevas canciones. Nativo, el EP, reúne cinco temas (en digital) que se hicieron durante viajes, conciertos, al tiempo de otros proyectos musicales. Esta nueva placa discográfica. que también contará con versión fisica que incluirá tres temas más como bonus track, surgió de la investigación y la búsqueda de sonidos tradicionales colombianos sumados al funk y la electrónica de bandas de los 90. Aunque Sebastián está radicado en Europa y Camila en Colombia, no pierden tiempo y están en constante comunicación para hacer música.  El año pasado fueron una de nuestras apuestas musicales, por eso no les perdemos la pista. Hablamos con ellos desde Barcelona acerca de los sonidos y la música que los mueve hoy.

Hay una temática común en las canciones, ¿de qué querían hablar en este EP?

Nativo hace referencia del lugar de donde se proviene y las circunstancias que nos forjan como individuos. Colombia es un lugar con una idiosincrasia particular, donde se demoniza la libertad de expresión, la sexualidad, el credo, y se normalizan las masacres o el asesinato de líderes y la corrupción. Nuestra temática artística puede ser común y habitual para nuestra sociedad, pero no para el resto de humanidad, debemos ser conscientes de que somos una de las naciones más desiguales del mundo. La ultra violencia que vivimos a diario, desde el transporte público, hasta los hogares en conflicto, el desamor tóxico, y muchas cosas más son heridas que debemos trabajar desde todos los aspectos como individuos, como comunidad, y como raza. De eso hablamos, de un personaje, de Gil de Gils, el que siempre comete errores y los cuenta a sus hermanos para que vean el espejo. 

Musicalmente también es rico en sonoridades, ¿cuál es esa propuesta?

Gil de gils suena a músicas tradicionales colombianas traducidas a canciones que hablan de lo cotidiano, que denuncian injusticias, que recuerdan lo que hemos olvidado históricamente, una sociedad que entre sus dificultades sigue adelante, y lucha por sus sueños. Sus letras navegan en armonías, arreglos y melodías inspiradas en los viajes, en las expediciones al currulao, porro y tamborito, en la vivencia de sentirse orgullosamente colombiano. Son letras que resuenan mediante efectos análogos, psicodelia con distorsión, que se entretejen entre la tradición y las músicas actuales. Somos el resultado del mestizaje urbano, sonamos a una nueva Colombia que sigue buscando nuevas opciones para salir adelante.  

gildegilsnativo.jpgFoto Cortesía Gil de Gils

El Diablo es un tema muy bogotano, ¿los sigue inspirando la capital?

Sí, El Diablo por más diablo que sea, se traumatiza en Bogotá, es una de las ciudades del mundo más duras, diversas y desiguales. También es una adaptación de narraciones y leyendas tradicionales.

¿De qué habla esta canción?

La historia es sobre el Diablo quien, buscando cualquier manera de subsistir, se montó a robar en el sistema principal de transporte de Bogotá y un viejo lo “emburundangó”. El Diablo despertó malherido y en un pastal, recordó que a Cali fue, se enamoró de una morena que lo engatusó y lo secuestró entre El cerro de las Tres Cruces y Cristo obrero (en referencia a una conocida leyenda en Cali según la cual un demonio vive en este cerro). Al escapar fue a Medellín y conoció al Patrón, quien lo estafó, y dolido comenzó a contarle su historia a un ladrón que terminó desesperándose por su quejadera, y lo robó. Pobre Diablo, allí hay más diablos que el Diablo, allí es donde roban a los ladrones.

El proyecto de ustedes está articulado en dos lugares, ¿qué les aporta eso musicalmente?

Musicalmente ha generado dos reacciones: una parte técnica genera un diálogo entre músicas del mundo y nuestra interpretación de las músicas tradicionales colombianas, algo que vendrá en nuestro próximo trabajo. Es el resultado de entender el funcionamiento de las músicas tradicionales tanto de Medio Oriente como en Europa y Europa del Este, esto nos permite generar nuevas posibilidades entre las sonoridades que estamos buscando. Esto se traduce en el desarrollo de un show enfocado en el mundo, en la gente, nuestro público.  Comprendimos el poder de transformación que tiene la música, y que sigue siendo el lenguaje más universal que existe. 

El segundo y más importante aporte es que comprendimos que la música es la más poderosa arma de construcción masiva que puede cambiar el mundo. Lo digo porque trabajo también en la calle, en el metro etc…  y lo veo, veo gente llorando cuando le cantas la canción indicada. No sabes cuándo puedes cambiarle la vida a alguien, lo veo en mis compañeros de batalla, y con cualquier colega llegamos a la misma conclusión, nos tienen miedo, por eso el artista tiene la peor condición dentro del sistema. Porque el arte y la música nos unen como raza, nos hacen latir al mismo ritmo.

 Cómo perciben la música desde afuera, ¿han logrado capturar público nacional?

Sí, gracias a la tecnología, y las nuevas dinámicas de globalización hemos podido fortalecer nuestras redes, hemos encontrado el público al que nos queremos dirigir, a los jóvenes y adultos que están generando transformación social, a los que les gustan las músicas tradicionales, pero también les gusta la distorsión, le llegamos al que le gusta bailar y poguear. 

Ha sido grato regresar y ver que referencian a Gil de Gils por la calle, que hay personas que publican y nos mandan fotos de nuestro logo en lugares donde hemos estado, desde México hasta Bretaña, porque ese logo está pegado por todo lado. También vemos que nuevas generaciones muestran interés en nuestro contenido artístico.

Es inevitable sentir a Europa como un centro de intercambio cultural, un punto estratégico en el planeta donde casi todas las culturas del mundo tienen que ver, y nos ha mostrado un horizonte de festivales y escenarios culturales que son fértiles para generar intercambios culturales. Estamos construyendo redes de festivales, bares y medios de comunicación entre España Francia y Alemania, con el fin de facilitar nuestra circulación entre Europa y América y fortalecer lazos con otras bandas en Colombia y en Europa. Ahora las dinámicas entre tecnología y globalización nos permiten saltar el charco con mayor facilidad, soñar sin miedo.

Una anécdota de la grabación de este EP

Este es EP es un proyecto de vida, es un espejo de lo que soy y lo que he vivido y las lecciones que me ha dado luchar por este sueño son: “Dele duro sino viene otro y le da más duro”. Eso me lo enseñó en el Pacífico el maestro Guillermo Rentería, mientras aprendíamos a tocar bombo, si no tocabas bien, llegaba otro y te lo quitaba, y así con todo. Tenemos una vida muy corta, debemos disfrutar el presente al máximo porque no hay nada más.

Sin duda empiezan el año muy bien, nueva música y nueva gira (España, Francia, Bélgica y Alemania). Ha publicado tres videoclips, Me parece mentira, Limonar, y Tres pies". Este dúo ya lleva casi cuatro años, haciendo lo que les apasiona, la música mezclada entre el amor y el dolor cómico, y la sátira política de nuestra realidad.

Más contenido sobre: