Se encuentra usted aquí

Giorgia Angiuli: nuestra nueva obsesión del techno experimental

Usted solo dedíquese a descubrir los elementos que usa en casa sonido.
Natalia Pedraza Bravo
Natalia Pedraza Bravo
Por
Redacción Shock

Queríamos un artista de electrónica arriesgado y que fuera muchísimo más allá del beat para crear un sonido que nos volviera locos. Lo encontramos, desde hace unos años la italiana Giorgia Angiuli viene dando de qué hablar en Youtube. Empezó de casualidad subiendo videos a la plataforma de videos pues se considera demasiado tímida para estar frente a un cámara, (así lo sentimos cuando nos pidió que esta entrevista fuera en voz y no en video) hasta que un día casi obligada tuvo que hacer una invitación para un show, decidió no mostrar su cara si no la música que hacía y ahí empezó todo.

Desde ese entonces publica videos cortos para presentar sus proyectos y técnicas musicales, siempre vestidas de rosa. Tal vez su color favorito. No tiene muy claro qué significa el rosa en su vida, solo es la tonalidad que le dio a los momentos de claridad, pues según ella ha pasado por varios de oscuridad.

El universo de la música de Giorgia es algo inesperado. No es un techno conservador y melódico, mezcla varios sonidos experimentales y hasta pop, combina instrumentos musicales, voz juvenil, agua y juguetes de todo tipo, sí juguetes. Una mezcla de color y oscuridad como ella misma lo dice: “toda mi música es el resumen de cómo me sentí durante varios meses. Los días buenos eran como una burbuja rosada, entre recuerdos y nuevas experiencias. Pero los malos, lejos de casa, sin tiempo para encontrarme, eran completa oscuridad”.

No tiene muy claro cómo se convirtió en dj, no le gusta que la tilden de dj de electrónica, pues para ella, aunque ha recorrido los festivales más grandes del género, no es su estilo. Sin temor y con la tranquilidad del mundo menciona que no tiene ni idea de lo que es ser dj, ni mucho menos hacer un dj set: “la vida de los djs, tocar bajo una consola o poner un set de tracks es algo muy lejano a mi actitud y mi concepción de la música, aunque es un rol que respeto muchísimo. Yo estudié música clásica en el conservatorio y comencé a tocar en directo en distintas bandas. Siempre he estado centrada en la creación de la música. Estar aquí realmente es el destino”

Creció con música clásica pues su familia estaba metida en ese mundo. Entrar en techno fue un cambio radical pero no difícil “siempre me ha gustado descubrir cosas nuevas y hacer nuevas experiencias. Pero tengo claro que el álbum de Radiohead - Kid A me abrió otras perspectivas. Le pedí a un amigo que me compartiera más música y así encontré a Autechre y Boards of Canada. Fue como una explosión en mi cerebro, me enamoré de los ambientes que surgieron y quería entender cómo hicieron esa música. Mis padres me odiaron, pero dejé caer mi guitarra e invertí en hardware de producción. Al principio, empecé con Ableton, una tarjeta de sonido muy barata y poco a poco compré sintetizadores analógicos” 

Vino a Colombia a presentar su nuevo álbum, In a Pink Bubble y a dar un show memorable en Sónar 2018. De este álbum se rescata que rinde homenaje a su madre fallecida, en una aleación sensible entre las patadas profundas y las imágenes infantiles.   Lo bueno y lo malo del Sónar 2018

 

Vea también: Hercules and Love Affair: 10 canciones para antojarse verlos en el Sonar 2018