Se encuentra usted aquí

.

Irepelusa: la nueva apuesta de la música venezolana

En menos de dos años, la cantante ha logrado ubicarse entre las nuevas propuestas musicales del R&B, hip hop y neo soul.
Foto Cortesía Irepelusa
Foto Cortesía Irepelusa
Por
Redacción Shock

Irene Lopez, o simplemente Irepelusa, es una cantante que descubrió la música a temprana edad cuando el violín se convirtió en una extensión más de sus brazos mientras en su casa retumbaban las canciones de bandas como Black Eyed Peas, Phil Collins, The Cranberries o Frank Sinatra. En su adolescencia soñaba con liderar una banda y ser como Avril Lavigne o Paramore. Aprendió a tocar guitarra con tutoriales de YouTube y empezó a subir canciones en su cuenta de Instagram cuando un amigo la descubrió y la invitó a participar en su banda, Polyman. Aunque no era la líder, hacía segunda voz y tocaba el piano y el sintetizador, y este fue el punto de partida para lanzarse en su proyecto en solitario. Hablamos con ella de sus comienzos y de la cómo ha logrado aplicar en corto tiempo lo que ha aprendido en su música.

¿Por qué fue tan importante pertenecer a una banda en sus inicios?

Cuando estaba en la banda me decían: Irene ¿no has pensado en sacar tú propio proyecto? Y la verdad yo me sentía muy cómoda tocando en la banda y aprendiendo experiencias nuevas. Pasaron dos o tres años y ganamos un festival en Venezuela que se llama Nuevas Bandas, y conocí a muchas personas y entre ellos a Piso 8, el sello discográfico donde estoy y empecé a conocer el mundo del hip hop, el rap hispanoamericano, el rap español, y con ellos empecé a participar en sus proyectos, en coros y apoyos, hasta que en reuniones en familia dije quiero cantar un tema. Ahí nació Carledos, que es la primera canción de Irepelusa. Comenzó como algo improvisado, era como estar parchando con mis amigos, pero nunca había pensado en algo en serio, porque disfrutaba solo haciendo música.

¿Carledos es su carta de presentación?

Si, decidieron sacar Carledos y ver cómo reaccionaba la gente. Cuando salió la respuesta y el impacto que tuvo me hizo dar cuenta que sí podía hacerlo, y la gente se divierte cuando escucha lo que hago, y con esa canción decidí montarme en el autobús y empezar el viaje. Todo lo que ha pasado desde ese momento hasta ahora me sorprende.

¿Cómo encuentra un sonido propio?

Primero tengo una agrupación que se llama Motherflowers que también es parte de Piso 8. Yo todavía no pensaba en Irepelusa como un proyecto solista. Cada día iba descubriendo sonidos nuevos, venía con las influencias del indie, del rock, de Polyman, y obviamente lo que era el hip hop y el boom bap y componer a través de instrumentales era algo nuevo para mí, y combinar eso con los sintetizadores de los 80. Todo lo step indie con el hip hop y también lo que tiene Motherflowers es que tratamos de mantener el sonido del Caribe, de que se escuche fresco, de que estás en la playa. En Irepelusa trato de ponerle un poquito de cada uno, no lleva violones, pero me encanta la combinación de todos estos sonidos.

¿Qué quiere contar en sus canciones?

De lo que he hablado hasta ahora en mis canciones ha sido de cosas mías, cosas personales, me describo, describo a la pareja que tengo que es prácticamente mi musa, sin temas específicos. Cuando escucho la instrumental o el sonido en el que voy a componer siento que me habla y me dice, mira vamos a hablar de esto. Por ejemplo, me pasó en Spaceman, cuando la escuché por primera vez me llevó a algo espacial, yo también veo la música por colores y digo, esto me suena a algo demasiado verde, morado etc.  Y en Spaceman era como me veía en una relación, pero lo quise hacer como si estuviera contando una historia del espacio, es lo que siento en el momento, lo que me fluya, cada día voy viviendo, voy escribiendo, y voy componiendo.

¿La tomó por sorpresa la respuesta del público?

No creía que podía dedicarme a esto como estilo de vida, y ahora todo ha cambiado. El compromiso es diferente, hemos evolucionado en varias cosas, hasta en la estética, y todos los días me sorprende la cantidad de personas a las que les está llegando mi música, y la forma en que la reciben. Me envían mensajes como, ‘tú música me ayuda, en momentos de oscuridad, de depresión’, me sorprende mucho. Yo no hago música pensando en si lo voy a poder vender, sino en lo que siento en ese momento, lo que me trasmite, lo me sale y me fluye. Hacemos música que se vende no música para vender.

Cada día hay más mujeres en el trap, el hip hop, el rap, ¿cómo ha visto la escena venezolana y latinoamericana?

Anteriormente había más hombres, de cada diez hombres había una mujer, entonces estaba ese recelo de las mujeres de compararse, yo soy mejor que tú, yo canto mejor que tú. Creo que ese es un error, y pongo de ejemplo todos los que salieron del rap y del trap de la industria venezolana como, Neutro Shorty y Adson Alejandro, surgieron y crecieron juntos porque se apoyaban entre ellos, eso no lo había visto en Venezuela. Antes había proyectos femeninos increíbles y poder ser parte de ellos me parece bien, porque sé que influyo en las demás para que le presten atención y salgan a hacer lo que han querido hacer hace rato. Y acabar con ese recelo que hay entre mujeres, demostrar que si podemos. En Piso 8 soy la única mujer de los nueve raperos que hay. Creo que todas tenemos cosas que nos hacen únicas, sería bueno poder combinar el sonido de ellas con mi sonido.

¿Qué planes afectó la pandemia?

Irepelusa está creciendo rápido, me venían un montón de cosas que eran experiencia para mí, eran vivencias que las necesito para poder escribir, para poder crear. El confinamiento me frenó un poco, pero sé que esto va a acabar, estar en casa me ha hecho ver las cosas de otra manera, trabajar más. Los planes eran sacar el álbum en noviembre, pero con los cambios mundiales verá la luz en febrero de 2021. Es algo que necesito soltar, cuando hago una canción paso a la siguiente. Y esperaba visitar Colombia este año, tengo dos colaboraciones con artistas colombianos Lee Eye y Ha$lopablito.

De Carledos a La Fuga ¿Cómo define estas canciones?

Pan con miel, fue el video que me dio a conocer internacionalmente, que cayó en un algoritmo de Youtube y fue increíble. Después saqué otras dos canciones, Pasitos y Spaceman, que tienen el mismo sonido, sin pretender encasillarme, puedo experimentar en cualquier sonido, hasta ahora cada uno de los temas que he sacado tienen un pedacito de Irepelusa. Con Aguacero y La Fuga, salí de mi zona de confort, ambas canciones son un poco más bailables. Pude demostrar que puedo hacer lo que quiera y no me voy a encasillar.

 

Más contenido sobre: