Se encuentra usted aquí

La era de los regresos: ¿Por qué vuelven tantas bandas?

Las giras se han convertido en la principal fuente de ingresos de los artistas.
 Bryan Bedder // Getty Images
Bryan Bedder // Getty Images
Por
Redacción Shock

En octubre recibimos la noticia del regreso a los escenarios de Rage Against the Machine, una de las bandas más icónicas de los 90. Esto lo vimos solo días después de conocer que My Chemical Romance también vuelve a los escenarios después de varios años de ausencia.

Rage Against the Mahcine y My Chemical Romance no son las únicas bandas que han anunciado reunión. Supergrass también hará gira en 2020. Las Spice Girls también tuvieron una gira de reunión recientemente (aunque sin Posh Spice), así como los Jonas Brothers y Hootie and the Blowfish. En Latinoamérica, Charli Alberti y Zeta Bosio de Soda Stéreo anunciaron su regreso. Caifanes también regresó a los escenarios tras 5 años. Los chilenos de Kudai también volvieron con nuevo disco. Y la lista sigue y sigue.

¿Por qué tantas bandas desaparecidas han decidido reunirse? Una razón fundamental es la nostalgia, que ha permeado también el cine (hola versiones live action de Disney), la TV (Nickelodeon con las versiones actuales de sus series clásicas) e incluso la moda (en esta década vimos regreso de los pantalones de tiro alto, las plataformas y las “chokers”). Regresar al pasado ha resultado un gran negocio para el entretenimiento: es más sencillo acercar al público a algo que ya conoce.

Getty Images.

¿Por qué la nostalgia vende tanto en el mundo de la música?

La nostalgia en la cultura pop se siente más que nunca.

Pero existe otra razón de peso, o mejor, de pesos. Las giras son cada vez más lucrativas para los artistas. En 2018, Taylor Swift fue la artista que más dinero ganó, unos 99 millones de dólares, de los cuales 90.0 millones vinieron de su gira de conciertos, según cifras de Billboard. En segundo lugar estuvo Bruce Springsteen quien ganó 53 millones de dólares, de los cuales 50.9 vinieron de su gira.

Otro aspecto relevante es que entre 1996 y hoy, las entradas a conciertos han cuadruplicado su precio, de acuerdo con una investigación de Pollstar (el precio promedio de una entrada pasó de 25.81 dólares a 91,86). Esto también lo hemos visto en Colombia. En 2010, la entrada más costosa para ver a Metallica era de $350.000. Para verlos en 2016, el precio fue de $425.000.

Las giras ya son la fuente principal de ingresos de los artistas, por eso toman la decisión de volver a los escenarios. Y sus fieles fans seguirán yendo a verlos para escuchar esas canciones que han marcado sus vidas. En apariencia, todo el mundo gana. 

Más contenido sobre: