Se encuentra usted aquí

.

La gira de Billie Eilish reta a los músicos ¿puede una gira ser ecológica?

¿Se puede hacer una gira amigable con el medio ambiente?
Foto: Gettyimages
Foto: Gettyimages
Por
Redacción Shock

Billie Eilish es hoy por hoy una de las estrellas pop más importantes del mundo. A pocos días del anuncio de su paso por Colombia, la cantante afirmó que su gira, Where Do We Go? 2020, tendrá un componente extramusical adicional. Será una gira ecológica.

Eilish ya se había afiliado a la causa para frenar el cambio climático durante los días en los que la joven activista Greta Thunberg lideró una serie de protestas en Estados Unidos. El video de all the good girls go to hell, lanzado a principio de septiembre, fue construido y acompañado de claros mensajes a favor de las manifestaciones.

En la descripción, venía el siguiente mensaje:

“Hay millones de personas en todo el mundo rogándoles a nuestros líderes que presten atención. Nuestra Tierra se está calentando a un ritmo sin precedentes, los casquetes polares se están derritiendo, nuestros océanos están aumentando, nuestra vida silvestre está siendo envenenada y nuestros bosques están ardiendo. El 23 de septiembre, la ONU organizará la Cumbre de Acción Climática 2019 para discutir cómo abordar estos problemas. El reloj está corriendo. El viernes 20 de septiembre y el viernes 27 de septiembre puedes hacer que se escuche tu voz. Llévala a las calles”

También grabó un video junto al actor Woody Harrelson en el que instan a luchar contra el cambio climático y manifestaron su apoyo a organizaciones ecologistas como Greenpeace y Fridays for Future.

Más recientemente anunció que en su gira tomará una serie de medidas para mitigar el impacto ambiental. Por ejemplo, permitirá el ingreso de botellas de agua con el propósito de “no contribuir con la venta de bebidas embotelladas en plástico”, y también dispondrá de estaciones de recargo de agua. Otra de las medidas será prohibir el ingreso y venta de pitillos o alimentos en materiales no biodegradables.

¿Estarán dispuestas las empresas organizadoras de conciertos a cambiar las clásicas excentricidades de los artistas por acciones para mitigar el impacto ambiental? ¿Se encarecerán o reducirán los costos de los eventos? ¿Están llamados los artistas abiertamente ecologistas a sumarse a estas acciones? ¿Cuál es la responsabilidad de los músicos en la guerra contra el cambio climático?

Más contenido sobre: