Se encuentra usted aquí

La ‘Guerra’ de Carlos Rivera por hacer música inolvidable

El cantante mexicano presentó su más reciente álbum, 'Guerra', una placa discográfica hecha sin la presión de los sonidos actuales.
Foto Cortesía Sony Music, Artista Carlos Rivera
Foto Cortesía Sony Music, Artista Carlos Rivera
Por
Alfred Lord

Carlos Rivera es un artista íntegro y con una carrera que ha crecido a pasos agigantados desde hace más de una década. Desde que ganó el reality de talento en México La Academia en 2004, han surgido muchos proyectos que le permitieron demostrar que había nacido para cantar y para componer. Dentro de todo lo que ha hecho está su participación en musicales como El rey León, La Bella y la Bestia, Mamma Mia, entre otros. Su música también ha estado presente en el soundtrack de varias películas como Maldito Miedo, junto a la banda El Recodo, para Me gustas, pero me asustas, Recuérdame, la versión en español de Coco, y colaboraciones con Franco de Vita, Yuridia, Juan Gabriel, Leonel García, Marta Sánchez, Yuri, Thalía, y la lista continúa.

Con un quinto disco bajo la manga y muchos proyectos realizados, incluido ser el coach de La Voz México, nos sentamos a charlar en una tarde bogotana, para hablar de Guerra y de música, un tema que lo apasiona totalmente.

¿Cuál sería la mejor definición de la palabra ´Guerra’ en este caso?

Guerra es un título con muchísimas definiciones, dependiendo del contexto donde se ponga. Para mí, es una historia de amor, es el apellido de mi mamá, que a mí me enseñó a luchar en la vida. Por eso incluí una canción como Grito de guerra que habla de eso: de tomar las riendas y no dejar que las personas pongan obstáculos a la humanidad, a nosotros, en el trabajo, en la carrera, y en el país.  

He definido este álbum como un disco de amor, no de romanticismo, porque siento que ser romántico limita, y el amor es muy amplio, podemos incluir la familia, los sueños, la vida, Dios etc. De hecho, cuido mucho mis letras para que puedan tener esas posibilidades ilimitadas. Recuérdame, de Coco, es el ejemplo prefecto de una canción de amor universal, pues se la puedes dedicar a quien tú quieras. Aunque yo no escribí esta canción representa muy bien el lenguaje de mi música.

Fotos Cortesía: Sony Music

_mg_1647_r.jpg

¿Y musicalmente cuál es su ‘Guerra’?

Creo que este disco es un disco valiente y atípico, que no se quiso subir a la ola de la moda y que más allá de eso es un disco atemporal, de canciones para toda la vida. Creo que no pensé ni en la radio: cuando escogí las canciones pensé en la gente, cuando descubriera el disco en las plataformas digitales donde hoy tiene la posibilidad de escuchar lo que quiera, no lo que les dicen que tienen que escuchar.

Con este valor, nos fuimos a grabar a Abbey Road con la London Symphony, cuando hoy los discos se hacen con una computadora, que sin duda tiene su mérito cuando se vuelve hit mundial. Sin embargo, el valor de la música real, de una orquesta tocando en vivo, con los músicos tocando sin nada programado me apasionaba mucho. Esa fue mi guerra con este álbum.

¿Cuáles sonidos predominan en esta ocasión?

Hay bolero, ranchera, flamenco, lambada, reggae, baladas. En Regrésame mi corazón, Gipsy Kings son los que tocan las guitarras al revés porque son zurdos, pero no tocan la guitarra zurda, sino la diestra al revés y eso le da el sonido diferente. Fue muy bonito que pudieran participar tanto en los coros, como en las palmas y la música. Andrés Reyes viajaba a Chile para hacer un concierto, yo los alcancé y ellos grabaron esas guitarras que marcan mucho su música, empieza en bolero ranchero y termina en rumba flamenca.

Hay mucho de trova, de esencia del folclor. Si le quitas el decorado o la cubierta de pop encontrarás mucho lo que te digo en los acordes y las melodías. Me gusta mucho y me apasiona este tipo de mezclas, son canciones que yo quería que fueran emotivas, que si me emocionaban a la hora de cantarlas podía tal vez lograr lo mismo con las personas que las escucharan.

sencillomemuero_completa2.jpg

¿Cómo siente su evolución musical a través de cada álbum?

Siempre me he sentido un artista muy libre en cuanto a la creatividad que pueda tener cada disco. El primer álbum que tuve fue primordialmente de canciones que habían escrito para mí, es un disco donde en tus inicios dejas que decidan un poco más por ti. Aun así tuve mucha injerencia, como compositor, siempre lo he hecho desde niño: como no soy el típico autor que trae la guitarra o toca el piano, no toco ningún instrumento, me fue difícil que me creyeran en mi compañía disquera que yo era compositor, pasaron algunos años para que eso ocurriera y tuvo que pasar otro disco más que fue el de Mexicano, donde quise homenajear la música de mí país.

Cuando se cumplieron doscientos años de independencia hubo muchísimos productos que tenían que ver con el nacionalismo: yo me sumé a esa ola y grabé este disco que me hace sentir orgulloso y al final heredó muchos sonidos que yo hago actualmente, la esencia de música tiene mucho de México, mucha raíz, que después en la fusión del pop es lo que lo hace interesante al oído de la música popular. El disco El hubiera no existe ha sido para mí el primer disco, de hecho yo digo que solo tengo tres discos, el primero fue como esa preparación para los que vinieron después. Hoy es bonito ver a la gente que habla de mi música como un todo, saben lo que van a encontrar, que es lo que pasó un poco con el disco Guerra, y fue a partir de El hubiera no existe. Trato de tomar lo mejor de cada álbum y hacer mi propio lenguaje, ser auténtico y tener una identidad propia: eso es lo más difícil de conseguir como artista.

¿Qué cree que le aportan los realities de talento a las nuevas generaciones?

Yo salí de La Academia en México y fue una experiencia muy bonita. Lo difícil siempre es afuera, se llama reality a lo que vives ahí, pero lo verdadero se vive afuera, por eso hay artistas que salieron de estos programas y se han quedado en el camino. La complejidad y lo que se exige en la vida real es muy fuerte, la capacidad de reinventarte, de tener paciencia para no creerte que ya el programa te hizo una carrera porque no es así: eso fue lo que yo más aprendí y lo que me gusta compartiré en el equipo de La Voz en México. Estamos a punto de la final, el 16 de diciembre, pero ha sido una experiencia curiosa, porque la responsabilidad que tienes de que alguien confíe en ti y de repente tener que ir eliminando gente del programa es la parte que me duele a mí, porque yo estuve ahí y ver que en mis manos está la posibilidad del sueño de alguien es lo que más me ha costado trabajo, pero lo que yo les digo es: ganar un programa tampoco resuelve la carrera, hay muchos que no han ganado y son los que más han sobresalido y de hecho en mi programa La Academia, mi caso es singular que al ganador le fuera bien, pero tuvieron que pasar muchos años para que eso sucediera, me gusta mucho compartir eso. La historia lo ha demostrado, aunque es difícil, lo que me gusta compartir es que no se debe poner todas las esperanzas en un programa, ni el La Voz, ni en ninguno, pero si tener fe que ese programa te puede ayudar a comenzar un camino que te puede llevar hasta donde quieras, si lo decides y lo trabajas.

Con una lista tan larga de colaboraciones ¿Quién le falta?

Tengo la fortuna de que muchos artistas me han invitado a hacer colaboraciones. Actualmente Thalía, en Qué ironía y Laura Pausini en La solución, pero por nombrar algunos están Banda el Recodo, Natalia Lafourcade, Yuri, Juan Gabriel, El Puma, y muchos más. La música se hizo para compartir y no para competir, me gusta mucho hacer estos duetos porque son artistas que yo siempre admiré y hoy tengo la oportunidad de compartir con ellos.

2018_01_22_carlos_rivera11358ok.jpg

Hacer colaboraciones pasa mucho en lo urbano y es algo que el pop le tiene que aprender: a quitarse los egos y compartir, eso es lo que ha reforzado su género, encontrar a los más grandes juntándose. Pasa en los youtubers con los instagramers haciendo video, sumando seguidores y se vuelven muy fuertes. Esa es una parte que al pop le hace falta entender. A mí me ha pasado cuando canto con otros artistas: me pasó en Argentina con Abel Pintos, con Axel. Lo que me trajo a Colombia por primera vez fue la gira de Franco de Vita. Eso sí: una colaboración exitosa te puede ayudar, pero si no tienes una base sólida no sirve de nada.

¿Cuáles son los artistas favoritos de su playlist?

Escucho muchos cantautores: Pablo Alborán, Vanesa Martin, Pablo López, Santiago Cruz, Leonel García, Franco de Vita. Hay una colaboración que me hace falta porque yo tengo mis cuatro influencias: Leonel García, Tommy Torres, Franco de Vita, y el único que me falta es José Luis Perales, uno de los artistas que más inspiró mi música, porque mi mamá lo escuchaba mucho, lo mismo que a Franco y de ahí me conecté con sus canciones.