Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

blu_red_shock_push.png
¡Sin spam ni problemas! Activen las notificaciones y reciban las novedades realmente importantes del mundo de la música, el cine y las series.
De una
Ahora no

Publicidad

La paradoja de extrañar a la Shakira “de antes”

Una revisión a la Shakira de ahora vs la noventera. ¿Por qué se sigue extrañando a la Shaki de antes?

Shakira Monotonía ensayo canción reacción
Shakira en el video de Monotonía
// YouTube

Shakira es grande, muy grande, y luego de once discos de estudio, tres recopilatorios y cinco en vivo, más giras y presentaciones en los escenarios más relevantes del mundo, puede decirse que ha hecho de todo. Sin embargo, gran parte de su fanaticada espera que vuelva a ser la de antes, así hayan sido composiciones de la primera parte de su carrera y muchas cosas hayan pasado desde entonces. ¿Por qué seguimos extrañando a la Shaki de antes?

Por Juan Pablo Castiblanco Ricaurte // @KidCasti

El pasado miércoles 19 de octubre Shakira lanzó su esperadísimo sencillo Monotonía y en menos de 12 horas ya era #1 en distintas plataformas musicales. No vamos a caer en ese oxidado debate sobre si las cifras son equivalencia de calidad, pero sí sirven para demostrar que la Shakira 2022 es más relevante que nunca y que cada movimiento que da (impulsado por unas magistrales movidas de mercadeo, y un intenso y fiel fandom) es seguido con lupa.

Aunque su producción musical ha bajado cuantitativamente en los últimos años, Shakira ha seguido lanzando sencillos bajo las normas siempre cambiantes del pop –su hábitat profesional, por más que, como lo haya dicho en entrevistas, sus gustos personales sean más roqueros–; es decir, no solo ha cantado al lado de las estrellas de moda como Rihanna, Maluma, Prince Royce, Camilo, Anuel, Black Eyed Peas, David Guetta, Rauw Alejandro y ahora Ozuna, sino que se ha acomodado a los ritmos del momento.

Publicidad

Hoy, con Monotonía, la escuchamos en clave de bachata, pero también ha transitado los caminos del reggaetón, EDM, popetón, merengue, dance, entre otros.

Shakira es, ante todo, una artista pop. Y el pop no es nada más que un sonido-sentimiento-expresión eternamente mutante. Por definición no se puede quedar quieto, porque si lo hace, se muere, se envejece, pierde su capacidad de vanguardia y de ser, quién lo diría, popular. El pop ha estado condicionado por lo que otros géneros le han podido ofrecer, y quienes mejor lo han absorbido son quienes se han podido mantener en la cima. Como Madonna. Como Beyonce. Como JLo. Como Shakira.

Paradójicamente, a pesar de su extensa carrera, Shakira es “presa” de dos discos que lanzó en la década de los 90, cuando su carrera aún no se había internacionalizado, en la era pre-internet, y cuando el rock latino gozaba de un máximo vigor.

De Pies descalzos (1995) y ¿Dónde están los ladrones? (1998) emanaron clásicos en forma de balada y rock que se afianzaron en nuestra cultura popular como Antología, Inevitable, Ciega sordomuda o Pies descalzos, sueños blancos que fueron profundamente atinados en hablar de la vida, la sociedad y, sobre todo, del desamor.

Publicidad

A diferencia de la última década, la Shakira 2022 vuelve a transitar una de las tusas más famosas y documentadas del mundo, y por eso muches fans esperaban que el arco se volviera a cerrar y que la Shaki pelinegra reemplazara a la rubia.

Esta curiosa nostalgia va de la mano de un purismo anacrónico que les castiga a los artistas cualquier movida “comercial” o que implique una desviación de lo que hicieron en tempranas etapas de su carrera. Y no solo le pasa a Shakira; para no irse tan lejos podría pensarse en el caso de Aterciopelados y la añoranza por sus días de El Dorado, La pipa de la paz o Caribe atómico.

Como público, ignoramos que esos artistas también mutan como personas, tienen hijes, crisis existenciales, presiones económicas, anhelos de una vida más estable, exploraciones espirituales, nuevas ideas políticas, o sencillamente empiezan a preocuparse por el paso implacable del tiempo en sus cuerpos. Nos aferramos a un ideal romántico de un arte impoluto, alejado de las demandas del mercadeo, y nos olvidamos que las formas de consumo cultural han cambiado.

Posiblemente Shakira vuelva a sacar una balada antológica en sus próximos golpes y posiblemente vuelva a hacer un dueto con un reggaetonero que no había nacido cuando ella cantaba los éxitos de Pies descalzos en el Show de las Estrellas de Jorge Barón. Misteriosos son los caminos del pop.

Publicidad

🎵 Síganos en Google Noticias y lean sobre lo mejor de la música con Shock. 🎵 Síganos en Google Noticias y lean sobre lo mejor de la música con Shock.