Se encuentra usted aquí

Lady Gaga: el renacer de una estrella tras varias caídas

Nueva residencia de conciertos, futuras películas y nominación fija al Premio Oscar
Photo by Kevin Mazur/Getty Images for NARAS
Photo by Kevin Mazur/Getty Images for NARAS
Por
Redacción Shock

En 2008 en cada rincón del mundo empezó a escucharse en las diferentes radios el nombre de Lady Gaga, una extravagante cantante neoyorquina de origen italiano que empezaba a darle un nuevo aire al pop electrónico y dance. Desde ese momento su fama aumentó por la calidad y difusión de sus sencillos, por su forma de vestir y la manera en que realizaba sus shows en vivo.

Entre ese año y 2012 todo eran #1 para Gaga, millones de ventas, conciertos sold out y premios por aquí y por allá. Pero también por ese tiempo empezó el primer declive de su carrera; el 12 de febrero de 2013 anunció la cancelación de su gira mundial Born This Way debido a un desgarre del labrum en el área de su cadera. A partir de ese momento la carrera y la visión artística de Gaga empezó a tomar un giro de 180 grados.

En este video se puede ver el momento en que Gaga se lesiona y aún así decide continuar con el show. El sufrimiento durante la interpretación de Scheiße es uno de los momentos más dolorosos de su carrera.

Luego de unos meses alejada de los escenarios, Gaga regresó con el álbum ARTPOP al que se atrevió a llamar “el mejor de la historia de la música”. Este álbum no tuvo la misma recepción de sus predecesores, su rendimiento en listas fue mediocre, hubo filtraciones que afectaron el factor sorpresa, algunos videos fueron cancelados, dos conciertos fueron reprogramados por enfermedad de la artista y los trabajos visuales no tuvieron las millonarias cifras en Youtube a las que Lady Gaga y su equipo estaban acostumbrados.

Después llegó una era que mostró a una Gaga más recatada y sobria y donde su voz fue la única protagonista. La era Cheek to Cheek junto a Tony Bennett con la que se ganó el respeto del público amante del Jazz y que la alejó de su fanaticada histérica, joven y amante del brillo y el latex. De su unión con esta leyenda de la música anglo quedó un Grammy a Mejor Álbum Pop Vocal Tradicional y el haber mostrado una de sus facetas más ocultas como artista e intérprete.

En 2015 en medio de una entrevista la cantante afirmó que los problemas que tuvo que enfrentar durante la era ARTPOP la estaban ayudando a escribir nuevas canciones mucho más reales y llenas de sentimiento. Durante esa época se comprometió con el actor Taylro Kinnye y tuvo una asombrosa presentación en los Premios Óscar donde hizo un popurrí de La Novicia Rebelde confirmando una vez más que la Lady Gaga que impactaba a la audiencia con su sexualidad, desnudos y excesos estaba desapareciendo.

2016 también fue un año complejo para Gaga: lanzó el álbum Joanne en el que es protagonista el country y el soft rock y que está extremamente alejado a lo que su fanaticada estaba acostumbrada con The Fame, The Fame Monster, Born This Way y ARTPOP. Este trabajo discográfico, aunque demasiado personal, tuvo cuatro sencillos promocionales, pero sólo uno tuvo reconocimiento radial y mundial: Million Reasons.

Joanne World Tour, la gira que acompaña a este álbum, también tuvo varios percances, pero el principal y más doloroso fue la cancelación de la gira por el dolor muscular que ha aquejado a Gaga en su adultez temprana. De acuerdo con médicos expertos la enfermedad que padece la artista es tratable más no tiene una cura definitiva.

Todos estos años fueron realmente difíciles para la artista, todo eso está archivado en el documental de Netflix Gaga: Five Foot Two donde muestra sus problemas de salud, la nostalgia que le da el estar alejada de su familia, los conflictos amorosos que la aquejan y el sentirse sola a pesar de estar rodeada de tanta gente.

Uno de los hechos que más afectó personalmente a Gaga fue la cancelación de su compromiso y matrimonio con Taylor. Este momento es crucial para su renacimiento como mujer y como artista.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Lady Gaga (@ladygaga) on

Desde 2017 se supo que Bradley Cooper había elegido a Lady Gaga por encima de otras grandes cantantes pop para protagonizar una nueva versión del filme A Star Is Born, icónico en Estados Unidos, y que sería la opera primera del aclamado actor. Durante ese año Gaga estuvo enfocada en sus clases de actuación, pero jamás abandonó la música porque para este proyecto tenía la tarea de ser actriz principal, intérprete y compositora de la mayoría de las canciones.

Gaga confesó que aceptó ser parte de este proyecto porque para ella era importante representar la adicción y la depresión de los artistas en esta obra cinematográfica. La película se estrenó y muchos críticos fueron enfáticos en que la naturalidad de Lady Gaga era lo más relevante de la película porque no se ve forzada y, por primera vez, se le ve alejada de sus tacones de 30 centímetros o de el montón de maquillaje que usaba en sus primeros años.

Con el lanzamiento y consolidación de esta película llegaron los reconocimientos para Lady Gaga; #1 en iTunes histórico por Shallow, le ayudó a Bradley Cooper a tener su primer hit musical, añadió un nuevo trabajo discográfico a su historia, volvió a sonar con fuerza en la radio global y ha ganado varios premios actorales: el National Board of Review y el Washington DC Area Film Critics Association. Además, está nominada a los Golden Globes, Grammy Awards, Satellite Awards y es favorita a ganar su primer Premio Óscar.

Adicionalmente Gaga anunció a finales de 2018 que estaba comprometida con Christian Carino, quien se desempeña como representante de otros famosos. La cantante ha logrado que su nueva relación no sea tan mediática y por ello ha logrado mantener un romance intenso, pero privado.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Lady Gaga (@ladygaga) on

Gaga inicia el 2019 siendo una de las actrices principales de Hollywood, tiene una nueva residencia en Las Vegas llamada Enigma con más de 27 espectáculos, tiene la canción más vendida de una película con Shallow y probablemente se embarque en la aventura de protagonizar más historias para la pantalla grande. A Stephanie Germanotta nada la detiene y lo más seguro es que en un par de meses nos vuelva a sorprender con un proyecto que muestre una nueva faceta suya como artista.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Lady Gaga (@ladygaga) on

Vea también: ¿Por qué Lady Gaga pensó que no sería buena actriz?