Se encuentra usted aquí

Las 8 canciones del freelance

Para escuchar entre las cobijas mientras hace su cuenta de cobro.
Getty Images Creative
Getty Images Creative
Por
Chucky García

Mayo es el mes de la madre y de los trabajadores, y este top le canta a lo divino y humano de trabajar en casa y ser un huérfano de la quincena.

Por Chucky García// @chuckygarcia

Libre de Nino Bravo

¿Tiene casi 20 años y ya está cansado de soñar?... Pues tras la frontera está su hogar, y no lo digo yo, lo dice el legendario español Nino Bravo. Hágase freelance, trabaje en casa, sea libre como el ave que escapó de su prisión y que nada detenga sus ansias de volar.

Y no hago más ná de El Gran Combo

“Yo me levanto por la mañana, me doy un baño y me perfumo, me como un buen desayuno y no hago más ná”. Más claro, imposible, El Gran Combo resumió la jornada diaria del trabajador independiente de forma magistral en esta canción de 1983.

La guitarra de Los Auténticos Decadentes

Cualquier empleo es un problema de difícil solución, uno siempre está entre la espada y la pared y aguantando la opinión de la familia. Hasta que uno tiene una revelación: ser freelance. Volverse un Auténtico Decadente, y gritarlo a los cuatro vientos: “Quiero tocar la guitarra todo el día y que la gente se enamore de mi voz”. 

Solo de Ekhymosis

La vida del que trabaja en casa es envidiable. Pero cuando las facturas, el pago de la seguridad social y la renta se juntan, aparecen las preguntas: ¿cómo poder aparentarlo? ¿cómo expresarlo sin sentirlo? ¿Es imposible de lograr, lo sé? Juan Esteban Aristizábal nos recuerda que es duro estar en soledad, y que es demasiado ser el mismo, pero sobre todo, freelance.

Hágalo bien de Sinergia

Esta canción de la banda chilena Sinergia trae a colación el momento sublime en que el trabajador independiente le entrega su trabajo al cliente y el cliente se lo regresa. “No abuse de mi paciencia, no abuse de mi confianza”, “hágalo bien si es que lo sabe hacer”: su letra resume la cantaleta del cliente insatisfecho, ya sea porque el logo de su empresa quedó muy pequeño o porque no era lo que él tenía en mente. ¡Ni telépata que uno fuera!

Dinero de Peste Mutantex

Gran clásico del punk hecho en Medellín (la Medellín de la película Rodrigo D No Futuro, no la de Madonna), esta canción le recuerda al freelance que no importa si el cliente le devolvió el trabajo que le encargó, pues el sistema nos aliena y nos quiere consumir, con promesas de dinero y ambición nos llenará. ¿Dinero?... ¡Angustias! ¿Dinero?... ¡Problemas!... ¿Dinero? ¡Sistemaaaaaa! 

Y de la plata qué de Lisandro Meza 

Después de agrandarle el logo y hacerle mil correcciones, el cliente le dice al trabajador independiente que el trabajo está aprobado y que pase la cuenta de cobro. El freelance la imprime, saca la fotocopia de la cédula y del RUT, y se va para la gerencia de la empresa, como bien lo canta esta canción del maestro Lisandro Meza. Y al igual que en la canción, con tan mala suerte que cuando llega se va la luz, y luego el gerente le dice a la secretaria, “Dile que venga el lunes que estoy en un comité”.

La plata de Diomedes Díaz 

Después de esperar 90 días, el trabajador independiente por fin recibe su pago y entre sus cuentas está no malgastar ni un solo peso. Pero como la vida no es estable todo el tiempo, como cantó el difunto Diomedes, camino al banco a cobrar el cheque se da cuenta de que la vida es un sueño y que antes de morir es mejor aprovecharla. Y por eso la plata que cae en sus manos, la gasta en mujeres, bebida y bailando.
 

 

Temas relacionados: