Se encuentra usted aquí

Las confesiones de Maluma desde los camerinos del Madison Square Garden en NY

El artista paisa quiso que lo acompañáramos en el que para él ha sido, hasta ahora, el concierto más importante en su carrera.
Fotograma
Fotograma
Por
Mariangela Rubbini

El domingo 25 de marzo del 2018 Maluma se convirtió en el artista colombiano más joven en llenar el Madison Square Garden. Para ser testigos de semejante acontecimiento y seguir cada momento muy de cerquita, viajamos a la ciudad de Nueva York. Estuvimos en el montaje del show, nos colamos entre los miles de fanáticos que respondieron a su llamado, presenciamos un show con un tremendo despliegue de luces, estructuras y pirotecnia, en el que no solamente Maluma se fajó, sino también la gran banda que lo acompaña en vivo bajo la comandancia del venezolano Mike Cerdá. Y presenciamos también, una escena única (ahí sí no nos dejaron entrar la cámara), en la que Maluma reunió a todo su equipo de trabajo: músicos, stage, roadies, productores, manager, familia, amigos cercanos y demás, para agradecerles con las manos aún temblorosas y la voz quebrada por la emoción, por lo que acababa de suceder en uno de los escenarios más icónicos de la ciudad de Nueva York.

Horas antes nos reunimos con él en la tras escena del imponente escenario por el que han pasado los más grandes de la música y del deporte. En esos minutos que tuvimos para estar con él, nos dijo que presentarse en el Madison era, sin duda alguna, el momento más emocionante en su carrera hasta ahora. Que estaba seguro de que después del show iba a llorar como niño chiquito. Nos confesó también que la primera vez que llegó a Estados Unidos casi no lo dejan entrar, y que esta vez en cambio, los agentes de inmigración le pidieron boletas para el show.

Maluma podrá tener cientos de detractores, de padres que quisieran que sus hijos más pequeños jamás escucharan sus canciones, pero también ha ganado millones de seguidores alrededor del mundo entero que lo siguen a donde quiera que vaya. Prueba de ello es que el Madison Square Garden no le quedó para nada grande y agotó la boletería semanas antes del concierto.
 
El de Nueva York fue el tercer show de su gira mundial F.A.M.E., que pasará por cientos de ciudades y de escenarios en los que Maluma siempre había querido presentarse. Como él mismo lo dice, muchos de sus sueños más grandes se están haciendo realidad: incluso el de hacer una canción alusiva al Mundial de Rusia 2018. Desde Shock aplaudimos el crecimiento que ha tenido como artista, así como la fuerza y la confianza que hoy demuestra en el escenario, así sea uno tan intimidante como el del Madison. De ello fuimos testigos el pasado domingo 25 de marzo.
 

 

 


 

Publicidad