Se encuentra usted aquí

.

LoMaasBello le canta a las identidades diversas en ‘Shutup’

El trabajo de esta artista de Buenaventura combina el arte, la música y el activismo.
Foto Cortesía LoMaasBello
Foto Cortesía LoMaasBello
Por
Alfred Lord

Johan Castrillón nació en Buenaventura y vivió ahí hasta los 18 años. Desde su infancia le inquietaba la necesidad de poder mostrarse, de no sentir esa brecha que existe por ser afro y mestiza en una sociedad liderada por blancos en cargos de poder. Soñaba con las imágenes que veía en televisión de la capital y con representar a la gente negra que aparecía en los medios. “Desde pequeñas nos enseñan que no puedes existir de esta forma. Actuar, pensar, y desarrollarnos de una forma que está ligada a tú género genital, mi familia es una familia mestiza y también había mucho rechazo por la parte afro”. – LoMaasBello. 

En Buenaventura vivió hasta el 2009, estudió administración de empresas, e incluso desde sus proyectos de clase se relacionaba con el arte. Creó billeteras con material reciclado. Su primer encuentro con el activismo lo hizo cuando marchó para que la Universidad tuviera su propia sede y consiguiera la propiedad de los lotes donde estaba construida. Pero sin duda el aporte más grande que recibió fue la música, cantaba en reuniones familiares y el folclore de los sonidos del currulao, la chirimía, la salsa y el hip hop que llegaba al puerto marítimo se fijaron a su ADN. “En mi casa también había mucha música popular y de plancha. Me gusta escuchar muchísimos géneros, le doy play a las baladas de Amanda Miguel, Juan Gabriel. También hacen parte de mí, porque me inspiran, ese es uno de mis grandes sueños es poder incorporar toda esa riqueza musical que tenemos los colombianos con el trap y la música urbana” – LoMaasBello.

Se mudó a Cali para terminar su carrera de administración y empezó a estudiar diseño de modas. Conoció y se vinculó a la Fundación Twiggy, y con ellos hizo varias actividades, como un desfile de modas en la Loma de la Cruz para visibilizar problemáticas que hay dentro de la comunidad trans. También trabajó haciendo styling para el artista urbano Jeloz. Quería seguir descubriendo y conectándose con el arte en todas sus expresiones, entonces viajó a Europa durante cinco meses y en una de sus rutas se encontró con el Berlin Queer Fest, que le voló la cabeza. Ahí se encontró con iguales ‘raros’ como ella los llama, personajes fuera de lo común que le mostraron que hay más como ella, y que ser diferente es el camino para tener el poder de inspirar a otros.  
Regresó a Bogotá llena de inquietudes y aunque la música rondaba por la su cabeza, se vinculó con varios movimientos artísticos que estaban relacionados con el activismo. Así empezó a interesarse por las personas que viven y luchan por la diversidad. La Red Comunitaria Trans no solo fue el espacio donde encontró amistad y familia, sino que pudo desarrollar otra de sus pasiones: la poesía. Cuatro de sus poemas hacen parte de un libro que se llama Calle Flamingo Antología Marica, que se logró en uno de los talleres de escritura.    

portada_2.jpg
Pero la necesidad de seguir expresándose se representaba en la música. Ya había probado su destreza con el hip hop en fiestas de amigos, todos le pedían un poco de rap, hasta versiones de Nicki Minaj, era un hobby que venía haciendo desde hace tiempo. Un día probó hacer freestyle en su cuenta de Instagram y se sorprendió cuando algunos productores le escribieron para compartir pistas, o simplemente para felicitarla. Cuando sucedió el incidente en el Centro Comercial Andino sobre la discriminación que sufrió una pareja gay hizo un freestyle, "me beso con quien quiera así me vea tú hijo, me acaricio con quién quiera así esté en el Andino, no compro nada ahí, todito es repetido, porque señoras de clase alta igual estilo aburrido". Después de esto la contactó Lola, una cantante de dancehall colombiana que vive en Nueva York, y le pidió un verso para su canción Teriyaki Remix, y ese fue el primer paso hacia algo profesional. El productor de esa canción, Thiago Montesdeoca, es el mismo de su canción Shutup. 

“Le presenté una maqueta a Thiago. Yo siempre rimo todo el tiempo, saco musicalidad de muchas cosas, y se me ocurrió hacer algo para la gente que siempre está en función de señalarte, ¿por qué te vistes así? ¿por qué te sales de la norma? ¿por qué esto tan raro?”, dice Johan. “Esta canción responde a todo eso: es mi problema, es mi cuerpo, es mi decisión. Yo decido quien decida ser, y tengo la libertad de construirme y de inventarme todo el tiempo. Grabamos la canción, hicimos la postproducción y luego se la mostré al grupo Xtatus para hacer la propuesta visual. Queríamos darle mucha representación al tema de los cuerpos diversos, a la exaltación de las bellezas no convencionales. Como colectivo era importante contar con la representación de tallas, modelos plus size, personas afro, indígenas, desde la perspectiva de la diversidad, entonces se trató de hacer un casting muy diverso. La canción hace un homenaje a las chicas trans del Santa Fe que están en situación de marginación, queríamos mostrar eso, así que grabamos un día a las afueras de la Red Comunitaria Trans. Es gratificante porque esa parte de representación que siempre pensé que faltaba en la escena musical y artística colombiana se está dando a través de esta canción y de esta pieza visual”. 

publicacion_3-4.jpgEn su trabajo también quiere involucrar a personas que representan un discurso de diversidad, por eso para el vestuario del video sumó a Yuu Wearable Art, y también a Mauricio Moreno y Juan José Rodríguez, 
LoMaasBello tiene el poder de interpretarse de la forma que usted quiera, es encontrar la belleza en todo lo que se sale de la norma, no hay límites y sobre todo es libertad de expresión. “Quiero contarlo todo, poder hablar de nuestras vivencias. En la música hay historias de personas que no viven la diversidad, solo suponen cosas que nosotros experimentamos. Yo quiero contar nuestras realidades desde lo que somos y vivimos, el amor y las relaciones de las personas diversas” – LoMaaasBello.