Se encuentra usted aquí

.

Lorena Blume se tomó su tiempo para presentar su álbum 'Cuchara chueca'

La cantautora peruana ha madurado con sus canciones. Un proyecto que la pone en el mapa de la nueva generación de músicos latinoamericanos.
Foto Janice Bryson Cortesía Ramos García Comunicaciones
Foto Janice Bryson Cortesía Ramos García Comunicaciones
Por
Alfred Lord

Lorena Blume tardó cuatro años en sacar un disco que la dejara completamente satisfecha con el resultado. Su álbum debut, Cuchara chueca, reúne 12 canciones a las que le dedicó tiempo para producir y estar pendiente de cada detalle. Ella tenía 17 años cuando compuso las canciones y empezó en la música, una época donde seguramente tenía otros intereses y otra formación musical. Visitó Colombia para participar en Circulart Medellín.

Aprovechamos su paso por Colombia, para hablar de música, del papel de las mujeres, y de lo que quiere comunicar en las canciones.

¿Cuál es esa gran diferencia de las canciones del 2014 a hoy?

Esas canciones las empecé a cantar al comienzo de mi carrera. En esa época no tomaba clases de canto y en estos años he tenido una evolución vocal. Me especialicé en canto popular y ahora cuando llego a grabar, mi voz es otra, está más educada. Por otro lado, ya había tocado las canciones con los músicos, y queríamos conservar esa esencia, lo que ya habíamos mostrado, para que no se sintiera un cambio radical. A la hora de sacar el disco ya tenía claro qué quería decir con mi música, porque empecé el proceso desde los 18 años.

El primer disco devela el artista ¿cree que en su caso fue así?

Trato de ser muy sincera con lo que hago y con lo que digo. Este es un primer disco que habla de mí, es muy personal y habla de lo que he escuchado en todos estos años, sin dejar de expresar lo que pienso.

¿Cómo ve el papel de la mujer en la música actualmente?

Las mujeres tenemos mucho que decir y ahora es un momento especial porque se está hablando.  las mujeres tenemos una voz muy importante porque lo que decimos viene de muchos ámbitos, desde el dolor, desde la lucha. Hay mucho que decir y podemos decirlo, pues estamos al mismo nivel que cualquiera.

En Colombia presentó el sencillo de ‘Alma sola’…

Yo hice esa canción en el 2014 pero hoy en día no significa lo mismo, porque yo pienso diferente, no la cantaría desde el mismo lugar en el que la hice. Nace desde la soledad, del dolor, de la adolescencia y desde la ingenuidad también con la que uno ve el amor cuando tiene 18 años. Después de unos años de trabajar el disco y de encontrarme sola muchas veces, acompañada y a veces mal acompañada, veo que la soledad es importante. La soledad fue el espacio en el que pude hacer este disco.

¿Es importante la soledad para usted?

He aprendido a estar sola, es lo que me hace hacer canciones, darme ese espacio para sintetizar lo que veo, lo que siento, lo que me sucede o les sucede a otros y pasa en el mundo. La soledad es super importante y no le hacemos caso, porque no nos enseñan a estar solos. Al final el video muestra esa evolución, cómo uno está solo y se siente triste, se siente roto y cómo uno se puede sentir completo y libre estando solo.

¿Qué la mueve a componer?

Involucro mucho mis sentimientos en la composición, aunque a veces pienso que no es tan bueno, porque al final te afecta también, pero a mí me ayuda a botar, a seleccionar lo que debo dejar aquí, y me baso en lo que siento y veo. A veces me gusta también trabajar en lo que veo socialmente, en este primer disco trabajé mucho lo personal, lo familiar, el amor en general, pero ahora lo que veo es un todo: cómo lo social me afecta y qué tengo para decir, para eso está el arte.

¿Quiénes están detrás del disco?

El productor de este disco es Matias Chella, ha trabajado con Kevin Johansen y Jorge Drexler, entre otros. Para mí, él fue una pieza clave en este disco, me demoré en sacarlo también porque tenía miedo, era chica y decía “cómo voy a hacer esto”. A nadie le enseñan a hacer un primer disco, y lo hice todo sola, en realidad al comienzo no trabajaba con un equipo.

Fue un proceso bonito porque hubo mucha escucha y me permitió traducir lo que yo había estado tocando en vivo, ya había un nombre y la gente ya quería el disco. Él conservó el sonido que ya teníamos y lo puso en el disco de una manera más elegante, más producida, fue un aliado que respetó mucho lo que yo quería hacer. Con una persona que está comenzando generalmente hay muy poco respeto porque se cree que no sabe nada. Para mí fue alucinante la calidad de respeto a lo que yo quería decir con mi música, que al final es lo importante, y luego Alejandro y María Laura fueron aliados importantes para este trabajo, hace poco hicimos la colaboración con Paz Court de Chile que se llama Caribeña. Ella fue a Lima cantamos en vivo, y el resultado fue esa colaboración.

¿Qué quiere aportarle a la música?

Me gustan mucho los sonidos acústicos en general, me gusta mostrar lo terrenal, dónde estoy, de dónde vengo, me gusta mezclar y jugar con ideas musicales, los contratiempos, a veces toco cajón en los conciertos, me gusta trabajar con eso y desarrollarlo de una manera un poco más moderna, ahora estoy jugando con cosas electrónicas, de hecho, porque la tecnología lo pide y está bueno soltarse y jugar y buscar otros lugares, pero me gusta estar escuchando buena música para llevarme algo.